‘Filles Uniques’: una historia necesaria, por BeKa y Camille Mehú

Filles Uniques fue publicado el pasado 28 de mayo por la Editorial Dargaud. Para los que no dominamos el francés (por no decir que no tenemos ni la más remota idea) existe una versión digital en inglés disponible en la web de Europe Comics.

Que el cómic es un medio fantástico para contar historias resulta obvio. Esas historias nos proveen un más que necesario escapismo, diversión, y un marco inigualable de expresión artística (con todas las posibilidades que ofrece la combinación de texto y dibujo), pero también algo más.

Filles Uniques es un claro ejemplo de lo útil que resulta la historieta para transmitir mensajes profundos de forma amena y digerible para el público que más pueda necesitarlo en un momento determinado. Esta obra creada por el joven binomio de Beka y Camille Mehú nos ha encandilado hasta lo más profundo y, es más, nos parece completamente necesaria.

Nos explicamos.

Un caso único

Las tortugas marinas son unos animalillos, en verdad, sorprendentes. Desde que salen del huevo, han de enfrentarse a la que quizá sea la tarea más arriesgada de sus vidas: llegar hasta el mar. Una vez afuera del nido donde los depositó su madre, se encuentran con toda clase de peligros: aves, insectos, y pequeños mamíferos que no desaprovechan oportunidad para hincarles el diente (o el pico).

Filles Uniques. Arte de Camille Mehú.
Filles Uniques. Arte de Camille Mehú.

Con las personas ocurre un poco lo mismo. La adolescencia es un periodo difícil, y más para cierto tipo de personas, que a lo mejor no han contado con las mismas ventajas que la mayoría.

Filles Uniques es la historia de Paloma, una huérfana que se pasa los primeros años de vida entre distintos hogares sociales y casas de acogida. Desconfiada, respondona y asocial, parece un caso perdido.

El cómic empieza cuando se le envía a vivir con Liselotte, una trabajadora social especializada en niños conflictivos. Liselotte es distinta a los demás tutores que Paloma ha tenido. Aun así, depositar su confianza en otros no es el fuerte de la protagonista de esta historia. Desafiante en extremo, se dedica a probar sus límites en todos los aspectos de la convivencia. Pero Liselotte no parece ni tan siquiera alterarse.

Filles Uniques.
Filles Uniques.

Las únicas condiciones que le pone a Paloma para quedarse en su casa son que no descuide sus estudios y que haga, al menos, una amiga. Lo primero es bastante fácil, la joven tiene muy buenas calificaciones académicas. Lo segundo… no tanto.

Una lectura necesaria

Cuatro años después, Paloma todavía no ha cumplido con la exigencia de su cuidadora de hacer ni una sola amiga. Pero una amiga de verdad, no una de esas chicas a las que se adoba por un tiempo y las que después deja en la estacada, porque teme estrechar lazos. Aun así, Liselotte no pierde la paciencia.

Filles uniques
Filles Uniques.

Entra Chelonia en escena, una chica de un curso superior que se dedica a reunir a todas las marginadas de su instituto. Su objetivo es crear un espacio propicio para ellas, un club de juguetes rotos, solo para chicas. Entre ellas se encuentra Apolline (la hija de dos literatos a la que solo parecen interesarle el rugby y las otras chicas), Céleste (una empollona que se autolesiona), y Sierra (la más macarra del lugar, malhablada y gritona).

Pese a que todo esto suene a cuento con moralina, lo cierto es que no lo es. Por supuesto que guarda un claro mensaje de solidaridad e inclusión, pero lo transmite de una forma ligera, divertida, y enternecedora. Tanto es así, que hasta unos lectores como nosotros, que solemos prodigarnos en otro tipo de lecturas, cogemos este cómic con interés y sumo gusto.

Filles uniques
Filles Uniques.

Filles Uniques es una lectura rápida, decididamente juvenil, pero también provista de personajes carismáticos y no desprovistos de matices. Ver cómo este variopinto grupo de chicas hace piña y se ayuda a salir adelante interesa y agrada.

Su principal objetivo como conjunto es conseguir que Paloma se les una. Para ello, deben averiguar los motivos por los que recela sistemáticamente de los demás.

¿Qué le ocurrió? ¿Cuál es su historia?

Los tres autores

Filles Uniques sería un cómic perfecto para una chica adolescente. O también un chico, ¿por qué no? Sus personajes son mayoritariamente femeninos, pero los quebraderos de cabeza a los que se enfrentan son universales.

La guionista de esta obra es BeKa, el seudónimo utilizado por un matrimonio de escritores franceses (Bertrand Escaich y Caroline Roque). Juntos han ganado varios premios en su país, entre los que se encuentra el del bd BOUM de 2008, un festival de cómic celebrado anualmente en la ciudad de Blois.

Paloma, Céleste, Sierra, Apolline y Chelonia.
Paloma, Céleste, Sierra, Apolline y Chelonia.

El dibujo corre a cargo de Camille Méhu, una joven dibujante natural de Maryland, en Estados Unidos, que se trasladó al norte de Francia a la edad de cuatro años. Méhu estudió Artes Aplicadas en París y realizó prácticas en diversos estudios de animación en el país galo y en Japón. De este último entendemos que le viene el estilo al dibujar, que se adhiere totalmente al manga japonés.

Dado que se trata de un primer número, esperamos leer otros nuevos muy pronto. Si mantienen el mismo espíritu, no cabe duda de que serán de nuestro interés.

Igualmente, quedamos a la espera de una edición en español.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *