Juárez presentan su nuevo álbum cargado del mejor rock sureño, ‘Luna Menguante’

Que Juárez no es un grupo adocenado por los códigos ‘indie’ es algo que ya quedó plenamente justificado en Entre Palmeras, su último trabajo. Sin embargo, en esta ocasión van incluso más allá lanzando un nuevo álbum apenas quince meses después.

Juárez ofrece en cada uno de sus discos algo que suena diferente a lo anterior, aunque empleando muchos de los sonidos y tendencias que ya los caracterizan. Y es que el ahora quinteto muestra en cada pieza una personalidad instrumental que los hace diferentes. En esta ocasión se engalanan de romanticismo y melodías sencillamente magistrales, siempre inesperadas, inéditas, donde ahondan en las armonías vocales, los desarrollos instrumentales y un sonido más luminoso siguiendo la estela de su disco anterior.

Luna Menguante, de Juárez.
Luna Menguante, de Juárez.

Canciones con sabor a clásico donde las melodías y las armonías mantienen el protagonismo. En Luna Menguante afianzan su trayectoria con un trabajo ambicioso en el que muestran su capacidad para atacar y combinar géneros distintos sin perder por ello la facultad para conjurar esas atmósferas enrarecidas que van del kraut-rock robusto a la psicodelia o del pop al western. Otra colección de canciones donde seguimos sin poder etiquetar (ni falta que hace) a la banda de Pamplona.

‘Luna Menguante’ es cien por cien Juárez. Sube el volumen y dale al play.

Track a track de ‘Luna Menguante’

1. Nébula

Canción-referente al mítico garito de garaje irradiado por la mano del Sagrado Corazón para la creación de situaciones extremas, no aptas para pobres de espíritu. Voces volátiles y sonoridad sucia y optimista con tintes escapistas para situaciones equivocadas. Estados mistéricos naturalmente contradictorios.

2. Duerme entre tú y yo

Referencia intimista a los fieles compañeros que comparten el yacimiento entre dos. Artefacto sonoro y rítmico con potentes balizas sintéticas torneadas por pasajes irídicos. Rasgada y cruda dentellada taylorista de efectos volátiles.

3. Tan lejos de casa

Perfecta melodía optimista de objetivos compartidos. Un grupo de amigos pasando el tiempo de forma armónica y calmada, casi feliz, en el mismo sitio y de la misma manera pero sin llegar a ninguna parte.

4. La historia interminable

Un Baudelaire esperanzado de eternidades afectivas convertidas en refugio. Los paraísos artificiales suponen solo un obstáculo pasajero para un férreo sentimiento mutuo de unidad. Juárez participa mucho del diálogo íntimo de la pareja de creadores de la música y la letra. Muchas de estas remiten a la conjura entre ellos dos, de aquí el título de la canción.

5. Crucificarte

Pasodoble chicano de abandono peckinpahquiano. Sepelio festivo junto a la cruz y la contemplación de la caída y el tiempo perdido. Derrota en tierra de nadie bajo un tiroteo crepuscular.

6. Laberinto sin final

Saltarinas melodías con riffs de sitcom de asonancia de pareja. Cerrando filas la medida se acuerda: nada de que cada cual vaya por su lado, somos un equipo, como en Cosas de casa.

7. Luna fría

Pasaje lúcido-onírico colectivo de salvación bajo el influjo selenita. Timbales de himno. Marcha de la congregación hacia el lugar abrigado, posiblemente interesante y apetecible. Júbilo calmado en el vientre de la madre.

8. Estela

Nuevo orden en el universo acuático. La metamorfosis inesperada de los elementos supone una salida y la conciencia de ésta. Manifiesta dicotomía entre luz y oscuridad, donde la luz es casi un accidente o una referencia a contemplar.

9. La luz de Abril

Vuelta al chamanismo rítmico en el laberinto underground de posada y vino. Destellos polvorientos bajo la disonancia del muelle vibrante. Es fácil perderse, al fondo se puede observar un minotauro con pistola.

Juárez.
Juárez.

10. Invierno

Una obra maestra. La guitarra y las voces son un vimana, el transbordador de espacios cuánticos. Añoranza de melodías mediterráneas donde el amor es la única matria protectora. Sutil y encantadora, como atravesar el Hindu Kush un día de primavera mientras la tibia luz del sol sobre la tez procura esperanza.

11. Caléndula II

Segunda parte de una de las canciones un disco anterior. Cierre de círculo, habla de jugar con fuego. Construida sobre una afligida desnudez, guitarra y voz manifiestan el peligro hedonista que desemboca en episodios pirómanos.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.