‘No place like home’: algo está sucediendo en Kansas

Buceando en el catálogo de Image Comics, nos encontramos con No place like home, una revisión terrorífica de la historia del Mago de Oz.

Desgraciadamente, el cómic no ha sido traducido todavía al castellano, y su primer volumen no cuenta aun con su prometida secuela. Aun así, estamos tan contentos con nuestro descubrimiento que no podemos hace menos que compartirlo con vosotros.

Estamos en Kansas, pero, en esta ocasión los zapatos rojos no van a servirnos de nada.

Sobre el arcoíris

El maravilloso mago de Oz fue un libro infantil publicado en 1900 por Lyman Frank Baum. Desde entonces, ha quedado con uno de los clásicos atemporales del género (a la altura de Alicia en el País de las Maravillas o Peter Pan), y sigue atrayendo a millones de lectores a día de hoy.

En 1939 fue adaptada al cine por el director californiano Victor Fleming, y protagonizada por Judy Garland. La película es tan conocida como el libro (si no más, y me extrañaría muchísimo si alguno de nuestros lectores y lectoras no ha escuchado nunca su famoso tema principal: Over the rainbow (Sobre el arcoíris, en español), compuesta por Harold Arlen, y ganadora de un Oscar en el mismo año 39.

Pues bien, gracias al libro y la película, el mago de Oz se convirtió en todo un fenómeno cultural que ha derivado en multitud de obras que continúan su estela, buceando en tan fascinante mundo.

Una de las últimas es el cómic No place like home, al cual procederemos a echar un vistazo.

Poneos a resguardo, que se avecina un huracán.

En el ojo de la viñeta

Os seré sincero, no siempre es fácil encontrar cómics nuevos e interesantes sobre los cuales hablar por aquí. Y no por falta de material, sino más bien todo lo contrario.

En ocasiones, me dedico a trastear entre los catálogos digitales de distintas editoriales (fundamentalmente europeas y americanas), en busca de historias no demasiado trilladas y que estén provistas del tono que suele ser de nuestro gusto: arriesgado, original, y con un punto transgresor.

Para esto, la biblioteca de Image Comics es un auténtico filón. Rebuscando entre ella, me encontré con una sugerente portada en la que se anunciaban dos nombres que no conocía en absoluto: Angelo Tirotto y Richard Jordan.

No place like home.
No place like home. Arte, Richard Jordan.

El título del cómic era, como os podéis imaginar, No place like home (Ningún sitio como el hogar, que sería en nuestro idioma). De modo que conseguí una copia digital y me puse a leer, dispuesto a dejarlo al primer intento o a dejarme sorprender.

Sucedió lo segundo. Nada más comenzarlo, me llamó muchísimo la atención el dibujo de Jordan, que recuerda un poco al de Darick Robertson (de Transmetropolitan o The boys) o al de Lee Bermejo (100 balas o Joker), con una línea gruesa pero precisa, limpia pero con un marcado deje underground, y un estilo que grita “Vertigo” y “cómic independiente de finales de los años 90 y principios de los 2000”.

De modo que me siento en casa, como Dorothy, pero sin voz melodiosa ni trenzas.

De vuelta en Kansas

La historia no es menos atractiva. Nada más empezar, Tirotto se disculpa con L. Frank Baum por la sangría que ha hecho de su conocido libro. Y es que este cómic es un poco una versión de algunas partes de El maravilloso mago de Oz, pero adaptada al siglo XXI y al género de terror.

No place like home nos sitúa en Emeraldsville, Kansas, en el año 2001. Dee (Dee Dee, para los amigos) es una joven que vuelve a su pueblo, después de haber pasado una década estudiando y trabajando en Los Ángeles, para asistir al funeral de sus padres. ¿La causa oficial de las muertes? Un huracán que asoló el lugar como no sucedía desde finales de los años 50.

No place like home. Arte, Richard Jordan.
No place like home. Arte, Richard Jordan.

Lizzie es la prima de Dee Dee, una chica punk que va a buscarla a la estación de autobuses y la acompaña mientras realiza las visitas de rigor al resto de familiares y amigos. Pronto llega el momento del entierro. La ceremonia transcurre con normalidad hasta que aparece el borracho del pueblo y, entre gritos, insta a la protagonista a abrir los ataúdes y comprobar el verdadero motivo de las muertes de sus padres.

Desde este momento en adelante, Dee Dee se ve envuelta en un macabro misterio que comenzó en 1959, y que envuelve a más habitantes de Emeraldsville. Las tormentas traen consigo algo más que vientos fuertes en esta parte del medio oeste americano. Y entre las sombras, acecha un monstruo, mitad simio y mitad cuervo, hambriento de carne humana.

No place like home. Arte, Richard Jordan.
No place like home. Arte, Richard Jordan.

Un sangriento deleite

No place like home es uno de los cómics más escabrosamente divertidos que he leído en mucho tiempo, todo un descubrimiento. Tanto Dee Dee como Lizzie derrochan un carisma atrevido y macarra, y la trama se disfruta de principio a fin. El cómic tiene un rollo inconfundible a slasher movie y a ficción de serie B, y no me explico como no ha sido detectado todavía por el fino olfato de multitud de plataformas ansiosas de contenido que reciclar y revender. Será cuestión de tiempo, supongo.

El volumen 1 recoge sus primeros cinco números, y fue publicado en una edición de tapa blanda en marzo de 2013. Actualmente es fácil de conseguir por internet tanto en formato físico como digital (eso sí, en inglés).

No place like home. Arte, Richard Jordan.
No place like home. Arte, Richard Jordan.

Desgraciadamente, Angelo Tirotto se dedica, desde entonces, a otras cuestiones, y no ha escrito todavía el volumen 2. A juzgar por el abierto final del primero, sin embargo, estamos seguros de que alguna idea debe tener, y solo nos queda esperar que se ponga manos a la obra, y que Image Comics, o quien sea, esté dispuesto a publicárselo.

De momento, nos conformamos con este sobresaliente descubrimiento, el cual no puede habernos gustado más.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.