Tres series para ver en un fin de semana

Silvia Panadero

A todos nos gusta disfrutar de buen contenido y, en general, todo el mundo aboga por ver antes una serie que le han recomendado como buena, que una de la que se han oído opiniones negativas. No obstante, es innegable que hay series que están pensadas, sobre todo, para entretener y tenernos pegados a la pantalla del televisor.  

Es el caso de las tres series que proponemos hoy. Productos cortos, atrayentes, fáciles de digerir y que tienen una calidad aceptable para cumplir con su función primigenia: entretener.

Estas son tres series para ver en un fin de semana non-stop y que se encuentran fácilmente localizables en Netflix:

Tres series para ver en el fin de semana.
Gambito de dama.

Dead to me

El 3 de mayo de 2019 veía la luz Dead to me. Una dramedia o tragicomedia negra, creada por Liz Feldman y que tiene como protagonistas a Christina Applegate (Jen) y Linda Cardellini (Judy).

Jen ha perdido a su marido en un accidente de tráfico y va a un grupo de apoyo donde conoce a Judy. La relación entre ambas mujeres rápidamente va a fluir y consolidarse. Las dos han perdido a sus respectivas parejas y están pasando por un proceso de duelo interno muy doloroso.

No obstante, la cosa empieza a cambiar, sobre todo de cara al espectador, cuando se va descubriendo que Judy tuvo algo que ver en la muerte del marido de Jen. Se ha acercado a ella impulsada por un fuerte sentimiento de remordimiento.

Las dos actrices principales están maravillosas en sendos papeles. La relación que se forja entre ellas se hace muy real y se transmite a través de la pantalla. Deseando el que lo ve desde fuera que sigan siendo amigas.

Lo que más destaca de la primera de las series, es ese humor negro del que hace gala y la capacidad que podemos tener de empatizar con la historia.

Casi todos conocemos el dolor resultante de perder a ser querido y eso va a causar que sintamos predilección por Jen, pero (y esto es lo genial de la serie) sin dejar de empatizar tampoco con la situación de Judy.

La primera temporada de la serie, es una delicia a nivel estético, de fotografía y musical, si bien tampoco destaca muchísimo en ningún área. Es el conjunto, el producto empaquetado lo que resulta tremendamente atrayente.

Los capítulos tienen una duración aproximada de media hora, lo que la convierte en una de las series perfectas para ver en un día o dos de resaca, manta y sofá. Si te enganchas, siempre puedes continuar con la segunda temporada, disponible desde hace poco en Netflix.

Gambito de dama

Uno de los exitazos de Netflix en 2020. Gambito de dama se estrenó en octubre del año pasado haciendo mundialmente conocida, si es que no lo era ya, a su protagonista, la actriz Anya Taylor-Joy.

La historia no puede llamar más la atención: una niña huérfana prodigio del ajedrez. Está basada en la novela homónima que escribió Walter Tevis en 1983. Aquí la atmósfera creo que juega un papel realmente importante a la hora de enganchar y hacer que no queramos dejar de ver la serie hasta el mismo final.

Parte de esto es gracias a la ambientación, entre los años 50 y 60 del siglo pasado. Los coches, las calles, las casas, los hoteles de lujo y hasta el estilismo icónico de la protagonista, hacen que estéticamente merezca mucho la pena.

El argumento, por supuesto, no se queda atrás. Beth Harmon es una niña que se queda huérfana y acaba en un orfanato donde, por casualidades de la vida, comienza a jugar al ajedrez con el conserje. Este ya ve que Harmon está muy bien dotada para este deporte y le enseña todo lo que sabe, la ayuda y la impulsa a conseguir más.

Además, en este lugar Beth desarrolla adicción a los tranquilizantes que va a acompañarla durante toda la trama, sumándose a esto el abuso del alcohol.

Es muy interesante cómo consiguen hacer de una disciplina tan individualista, especializada, característica y aparentemente aburrida, como es el ajedrez, una competición trepidante.

Resulta muy llamativo que un deporte como este, en el que si no conoces un mínimo las jugadas y ciertos movimientos no te enteras de nada, haya despertado el interés del público general. Una muestra de lo bien hecha y vendida que está la serie.

Aquí no hay segunda temporada, se trata de una miniserie de siete capítulos, con una duración que ronda los 50 o 60 minutos por episodio. Ideal para verla del tirón, familiarizarse con el ajedrez y descubrir a Anya Taylor-Joy.

Lupin

El éxito francés ha conquistado muchos hogares por todo el mundo. Cuenta en el reparto con una de las mayores estrellas de la interpretación de Francia en la actualidad, Omar Sy, que se hizo conocido internacionalmente por su papel en la genial película Intouchables (Intocables) de 2012.

La primera temporada de Lupin se dio a conocer en enero de 2021 y el 11 de junio de este mismo año se ha estrenado la segunda temporada, aunque aquí solo hablaremos de la primera.

El formato es genial, no ya para verla en un fin de semana, sino para verla en un día, pues cuenta con cinco capítulos de unos 50 minutos de duración.

El hilo argumental de la ficción tiene su origen en una serie de libros conocidos en Francia que narran las aventuras detectivescas de Arsène Lupin. Básicamente este personaje es el homónimo francés de Sherlock Holmes y su escritor, Maurice Leblanc, fue precisamente contemporáneo de Conan Doyle.

Omar Sy interpreta a Assane Diop, un padre divorciado que siempre ha estado metido en pequeños chanchullos. El que da inicio a la trama es el robo de un collar en un museo.

El collar, que en principio no tiene más importancia que ser muy caro y valioso, va a resultar pieza cable en toda esta historia. Diop va a basarse en las tácticas del personaje de las novelas de Lupin para cometer sus pequeños delitos y, en definitiva, para salirse con la suya.

La intriga es, en este caso, lo que va a hacer que nos quedemos pegados a la televisión minuto tras minuto. La estructura de los capítulos va a favorecer esto y uno no va a despegar el culo del sofá hasta que termine de ver cada episodio.

Omar Sy lo hace bien, pero tampoco creo que se luzca de verdad (mucho menos si lo comparamos con su trabajo en Intouchables). Realmente considero que, de las tres series que recomendamos, esta es puro entretenimiento y tiene menos chicha que las otras dos. Pero es un hecho que la trama engancha. El thriller y el misterio están presentes y esa aura Sherlock Holmes, de hacer posible lo imposible, son buenos incentivos para verla.

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *