La campana de cristal: la confesión de Sylvia Plath

Sergio Márquez

Impactante y desoladoramente triste, la única novela publicada por Sylvia Plath produce admiración por su gran mérito literario. Os ofrecemos una modesta reseña de “La Campana de Cristal”, esperando que os pique la curiosidad y queráis saber más de esta mujer excepcional.

 Sylvia Plath nació el 27 de octubre de 1932, y se erigió como una de las voces literarias más preclaras del siglo XX. Tristemente, puso fin a su propia vida en febrero de 1963.

Sylvia Plath.
Sylvia Plath.

 De forma póstuma, se han publicado varios libros suyos, incluyendo cuatro de cuentos infantiles, y hasta una decena de poemarios. En vida publicó poemas sueltos y su única novela: “La Campana de Cristal”, bajo el pseudónimo de “Victoria Lucas”.

 En este artículo intentaré hacerle justicia explicando brevemente por qué me impactó tanto su lectura.

Argumento

 “La Campana de Cristal” (“The Bell Jar”, en inglés) es una novela de corte confesional que se basa estrechamente en las experiencias vividas por su autora en la Smith College de Northampton, Massachusetts, donde se graduó con honores en Lengua Inglesa, allá por los años 50.

 Esther Greenwood procede de una familia acomodada de Boston, y tiene la ocasión de trabajar un mes en la redacción de una famosa revista de moda en Nueva York. Durante este tiempo reside en una confortable residencia para señoritas junto a otras compañeras suyas de la universidad. Esther debería sentirse dichosa por haber recibido semejante oportunidad. Sin embargo, no acaba de encontrarse a gusto, y siente que se aleja de su verdadera vocación: la poesía.

 Sus mejores amigas son Doreen y Betsy. La una es un auténtico torbellino que busca exprimir la vida a toda costa, y la otra es una chica de gustos sencillos, sin mayores preocupaciones. Esther no es capaz de emular la actitud de ninguna de ellas, por más que se lo proponga. En lugar de ello, va cayendo paulatinamente en un profundo desánimo.

Portada de La campana de cristal.
La campana de cristal.

 En cuanto a los hombres, intenta entablar amistad con un tal Marco. Este, sin embargo, la agrede sexualmente. Buddy, su novio, es un chico de Boston que tiene intención de casarse con ella. Esther, sin embargo, experimenta sentimientos contradictorios hacia él. Por un lado, le inspira una cierta seguridad y confianza, y por otro, se siente incomprendida por él y juzga hipócritas algunas de sus acciones.

 Cuando Esther vuelve a casa, su ánimo no mejora. Todo lo contrario. De pronto pierde la capacidad de concentrarse a la hora de leer o escribir, sus dos grandes pasiones. Posteriormente, experimenta unas terribles dificultades para dormir.

 Su madre la lleva a un analista, el cual le receta terapia de choque. Esto la inestabiliza todavía más, hasta el punto de intentar suicidarse.

Temas

 La novela sigue a Esther de un sanatorio a otro, sometiéndose a tratamiento tras tratamiento. Es notable la capacidad de Sylvia Plath para imbuir al lector en la profunda tristeza que padece su protagonista. “La Campana de Cristal” oprime, metafóricamente, poniéndole a uno en los zapatos de una persona que es incapaz de encontrarle color alguno a la vida.

 Igualmente, es una crítica feroz a las instituciones de salud mental de la época, así como del papel reservado para la mujer en ciertos estratos sociales.  

 Con un dominio de las palabras propio de una de las mejores poetas de su generación, Sylvia angustia y constriñe. La novela es dura como pocas, y a la vez suscita una enorme admiración por la intensidad de las emociones que provoca.

La mirada trágica de Sylvia Plath.

 “La Campana de Cristal” trata con gran claridad temas tan controvertidos como la violencia sexual o el suicidio, sin perderse en adornos lingüísticos. Tampoco reviste la pena de una heroicidad que no le corresponde. Tan solo la muestra, en crudo, como quien señala a una cosa fría, largo tiempo muerta, en el fondo de un agujero.

 ¿Podrá recomponerse Esther y retomar las riendas de su vida? ¿Y quién está más enferma, ella o los demás?

Adaptación cinematográfica y poema

 Sobre la vida de Sylvia Plath (y su matrimonio con el también poeta Ted Hughes) se estrenó una película en 2003. El film fue dirigido por la neozelandesa Christine Jeffs, con Gwyneth Paltrow en el papel protagonista.

 Aun así, a quien quisiera conocer más sobre esta autora le recomendaría leer “La Campana de Cristal” y, por supuesto, “Ariel”, su poemario más conocido.

 Os dejo con uno de mis poemas favoritos, esperando que os guste.

  “Las colinas se apean en blancura

Personas o estrellas

Me observan tristes, las decepciono.

 El tren deja una estela de aliento,

Oh, lento

Caballo del color de la herrumbre,

 Cascos, campanas dolientes—

Toda la mañana

La mañana se ha estado ennegreciendo,

 Flor marginada.

Mis huesos guardan una calma, campos

Lejanos funden mi corazón.

 Amenazan

Con darme paso a un Cielo

Sin estrellas o Padre: un agua oscura.”

—Como Ovejas en la Niebla

A partir de 3 euros al mes, puedes convertirte en mecenas cultural de Las Furias Cultural Magazine. Si quieres ser un nuevo mecenas PINCHA AQUÍ.

Recibirás beneficios exclusivos como decidir qué publicaremos en los próximos días, relatos o podcast dedicados en los que tú serás el protagonista o la difusión de tu proyecto cultural entre miles de seguidores. Mira todo lo que recibirás siendo mecenas cultural de Las Furias Magazine en Patreon.

Redacción Las Furias Cultural Magazine
Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *