‘Ven y mira’ llega a los cines de la mano de Filmin: La crueldad de la guerra como nunca antes la habías visto

El próximo viernes 7 de mayo se reestrena en cines, en su versión restaurada por Mosfilm, la película Ven y mira, de Elem Klimov. Está considerada una de las grandes obras maestras del cine bélico europeo.

Lo hace coincidiendo con el Día de Europa, para honrar la memoria de las víctimas de la II Guerra Mundial. La película fue producida por la URSS en 1985 para conmemorar el 40 aniversario de la victoria soviética sobre la Alemania nazi. Su restauración fue premiada en 2017 en el Festival de Venecia. Ha sido definida como uno de los alegatos más contundentes contra la guerra, «la película antibelicista más visceral e imposible de olvidar jamás realizada».

La cinta nos cuenta el horror de la guerra desde la mirada del adolescente Flyora. Mientras las fuerzas nazis invaden su pequeña aldea en lo que ahora se conoce como Bielorrusia, Flyora se une con entusiasmo a la resistencia soviética. En lugar de la aventura y la gloria que imaginó, lo que encuentra es una vívida pesadilla de muerte y crueldad inimaginables.

Aleksei Krávchenko en Ven y mira.
Aleksei Krávchenko interpreta a Flyora en Ven y mira.

Ven y Mira: el terror de la guerra

En motivo del 40 aniversario de la Gran Victoria, el gobierno de la URSS le encargó al cineasta Elem Klimov una película sobre la II Guerra Mundial.

La respuesta del director fue adaptar la novela Soy de una aldea en llamas, del escritor bielorruso Alés Adámovich. El autor se inspiró en sus propias experiencias combatiendo en el bando partisano durante la Gran Guerra.

Lo que vieron los ojos de Adámovich (coautor del guion) era de una dureza extrema, lo que provocó que los censores soviéticos tardasen 7 años en aprobar el guion del film. Se calcula que más de 600 aldeas en Bielorrusia fueron quemadas por los nazis en la II Guerra Mundial.

Para el papel principal, Klimov confió en un actor no profesional, Aleksei Krávchenko. «Tuvimos que protegerlo de la tensión y de la dureza de algunas escenas para que no acabase en un manicomio después del rodaje. Por suerte, fue devuelto a su madre vivo y saludable, y con el tiempo se convirtió en un gran actor», recuerda el director.

Aleksei Krávchenko en Ven y mira.
Aleksei Krávchenko en Ven y mira.

Él mismo temía que la dureza de la película provocase que el público no quisiese verla. «¡Pues que no la vean!», le respondió Alés Adámovich durante una conversación: «Esto es algo que debemos dejar como legado, como evidencia de la guerra y como un alegato en favor de la paz».

Ven y mira ganó el Festival de Moscú en 1985. Desde entonces se ha convertido en una obra de culto aclamada por público y crítica. No en vano, tiene un 95% de críticas positivas en Rotten Tomatoes. Actualmente, es una de las 100 mejores películas de la historia del cine según IMDB (con un 8,3 de nota media).

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *