DYLYN y su ‘Skin and Bone’ suenan a lo mejor de los 90

Con influencias que van desde Blondie a Black Sabbath, DYLYN (aka Gwendolyn Lewis) ha creado un estilo único que une la energía cruda del rock n’ roll con ganchos pop contagiosos. Skin and Bone, el nuevo single de DYLYN, explora la rara conexión del alma que hace que el mundo de uno explote. Además de esta idea, Skin and Bone comparte la experiencia de profundizar en una persona, de evolucionar, de conectar, de crecer y de amar de verdad. 

DYLYN.
DYLYN.

En esta colisión de épocas y estilos, estamos viendo a DYLYN cobrar vida ilustrando la hábil manipulación de los extremos a lo largo de cada una de sus canciones. Skin and Bone es el último single recién salido del lanzamiento de su EP, Bring on the Blues.  

Sobre el tema, DYLYN dice: “Skin and Bone trata de una rara conexión del alma que hace que tu mundo explote. Mientras escribía esta canción con Parker Bossley tuvimos una conversación sobre los primeros amores y lo potentes que son. Tu mundo se siente tan colorido y frágil. Todo es tan intenso. En cierto modo, persigues esa sensación del primer amor en la composición de canciones. Es tan nuevo y emocionante. Amar a alguien hasta los huesos. Me pareció una imagen preciosa: nunca se olvida el primer amor“.

Skin and Bone

¿Recuerdas cuando escuchaste por primera vez Gran Turismo, el cuarto álbum de The Cardigans? ¿Recuerdas cuando Gwen Stefani estaba a punto de dejar a sus No doubt para comenzar una carrera en solitario? Era finales de los 90, la década en la que fuimos rebeldes y tristes. Skin and Bone tiene mucho de ese Gran Turismo y de esa inconformista Gwen Stefani.

En los 90 nos hicimos adultos escuchando a The Cranberries, Texas, Radiohead, al mejor U2, Sinead O’Connor, Massive Attack, Nenneh Cherry, Nirvana o Lenny Kravitz. Fueron los años de la Generación X, esa generación de muchachxs cargados de sueños y profundidad. La tecnología todavía no los había sometido. Leían en analógico y escuchaban por igual cassettes y CDs. Se esperaba mucho de ellxs, pero nadie sabía todo lo que llegaria en los 2000…

Antes de que todo cambiara, de que Stephenie Meyer se leyera más que Anne Rice; de las crisis mundiales; de la desaparición de diversas clases sociales; de pandemias y de la pobreza intelectual y cultural a manos del todopoderoso capitalismo; la Generación X de los 90, también llamada, la falsa generación, sentía con fuerza. Vaya si sentía. Esos amores con bandas sonoras oscuras de los Smashing Pumpkies o Portishead, nunca se olvidarán. Quedaron grabados en cartas, puertas, mesas, árboles y almas. La música de esa década nos hizo tantas heridas en nuestro corazón como cicatrices que lo fortalecieron. Se sentía fuerte, claro que sí. Y eso nos lo recuerda Dylyn con su Skin and Bones.

Sobre DYLYN

La música oscila como el tiempo. Los estados de ánimo y los motivos se repiten en diferentes coyunturas temporales mientras moldean el futuro. Una confluencia de épocas, estilos y emociones colisionan en DYLYN. La cantante, compositora y disruptora afincada en Vancouver fusiona momentos de euforia, agonía, éxtasis y triunfo en una sinfonía anacrónica de melodías indie-pop, rock pesado de influencia industrial e himnos alternativos. (Si saliera de la pantalla de alguna película perdida de David Lynch sobre el Lollapalooza 1993, ¡nadie lo cuestionaría!).

En 2018 publicó su EP de debut independiente, Sauvignon, and a Kimono. Impactando en múltiples estratos de la cultura, el single principal, Secret, acumuló millones de streams en Spotify e inspiró miles de vídeos de fans en toda la comunidad del anime, incluyendo Gacha Life, donde recibió su avatar.

DYLYN.
DYLYN.

Siguió siendo prolífica con un par de EP –Let You y Only Us– antes del EP Make It Naked en 2021. Por el camino, ha creado su último lanzamiento, Bring On The Blues. Mientras trabajaba en la construcción, vivía en una colmena creativa junto a otros artistas y seguía escribiendo.

Finalmente, se metió en el estudio con los productores Ryan Guldemond (de Mother Mother) y Parker Bossley (bajista de The Mounties, Hot Hot Heat). De esas profundidades, DYLYN creó un EP que “toca temas con los que la gente se siente un poco incómoda como la ansiedad social, la ansiedad sexual y la depresión“. Revela: “Cuando me escuchas, quiero que tengas una sensación de nostalgia, pero que conectes con las canciones y las apliques a tu vida“, se despide. Skin and Bone es el primer avance de lo que está por venir de DYLYN en el próximo capítulo.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.