El reencuentro de ‘Friends’: de la comedia al drama

Cristina Sierra

Ayer por la noche vi el esperado reencuentro de Friends y, la verdad, me fui con el culo torcido a la cama. La tristeza se me metió dentro y he dormido regular. Se me llenó la boca del estómago de una nostalgia muy chunga, de las malas, de cuando ves a un colega jodido después de muchos años de haberle perdido la pista. En el reencuentro de la sitcom que creó escuela solo parecía estar contento Matt LeBlanc (Joey); todo lo demás fue un poco un cuadro. El siguiente artículo puede contener spoilers. Avisaos estáis.

Friends: The Reunion. HBO.
Friends: The Reunion. HBO.

Como formato televisivo, Friends: The Reunion está entretenido, no te digo que no, pero me da en la nariz que después de tanta espera, la cosa ha quedado bastante floja y la reunión de los colegas se ha quedado bastante deslucida. Era una fecha importante para los fans. El elenco principal, productores, guionistas, directores y algunos de los secundarios más destacados se reunían después de que la puerta del apartamento neoyorkino se cerrase definitivamente hace diecisiete años.

‘Friends: The Reunion’: un dramón de aúpa

Parece que diecisiete años no sean tantos, y realmente podríamos decir que no lo son, pero a la mayoría de los protas de la serie parece que les haya pasado una apisonadora por encima. Y no hablo del bótox y las caras inexpresivas de ellos y ellas, ese es otro cantar y en ese fregao no me voy a meter que cada uno hace con su cara y con su cuerpo lo que le da la gana… El tema es que parecían estar destruidos emocionalmente. Solo parecía pasárselo bien (o intentarlo) Matt LeBlanc. El resto, claramente, no se hallaban en sus cuerpos, la incomodidad era palpable, no tanto entre ellos, sino con la propia situación. Parecía como si sus vidas se hubiesen quedado prendidas de un hilo, en una especie de paréntesis indeseado desde aquel último capítulo de 2004.

Uno de los momentos de Friends: The Reunion.
Uno de los momentos de Friends: The Reunion. HBO.

Creo que el formato elegido para ‘la reunión’ no ha sido el más acertado para disimular las grietas. Quizá el fenómeno fue tan inmenso e intenso que es imposible recuperarse, que pesan demasiado los recuerdos, la necesidad de volver a un tiempo pasado que fue mejor. El caso es que Friends: The Reunion fue un poema, un dramón de aúpa.

El fin de una época

¿Quién no se ha sentido identificado con la serie? ¿Quién no ha querido ser uno de ellos? Esa época en la que tus amigos se convierten en tu familia es el leitmotiv que siguió la exitosa sitcom que ya forma parte de nuestras vidas. Ya lo decía Malala Yousafzai, premio Nobel de la Paz, durante el especial. La activista asegura que se sentía “muy Joey y un poquito Phoebe”. Y es que esa era la magia de esta serie: lograba que quisiéramos mirarnos en ese espejo, ser uno más de ellos, nos veíamos reflejados en ese grupo de amigos que parecía que se iban a quedar siempre allí, congelados en el tiempo.

Una de las míticas imágenes de la serie Friends.
Una de las míticas imágenes de la serie Friends.

Pero eso no es posible y este especial no ha podido ocultar con su halo de buen rollo autoimpuesto que los protagonistas de la serie no tenían ninguna gana de este regreso público. No dudo que se quieran, que se respeten y se tengan mucho cariño después de 10 años de innegable complicidad que ha traspasado cualquier pantalla, pero apetecerles-apetecerles está claro que no les apetecía ni un pijo. Tampoco dudo de la veracidad de las lágrimas de Courteney Cox y Jennifer Aniston al pisar de nuevo el plató en el que pasaron tantos buenos momentos, pero no parece haberles hecho bien el reencuentro. Igual esta reunión no era necesaria, nos ha dejado más penas que alegrías.

Los platos fuertes de ‘Friends: The Reunion’

La serie fue un bombazo difícil de repetir. Un casting pensado al milímetro, unos actores y actrices en estado de gracia y un público que se rindió a los pies de estos personajes desde casi todos los rincones del mundo. La serie ha sido una de las más vistas de la historia de la televisión; además, ha registrado la friolera de 100.000 millones de reproducciones en plataformas digitales y se ha traducido a 18 idiomas. Por eso, la expectación por el reencuentro era máxima. Y aunque el show resultó en una amalgama de movidas bastante inconexas, también nos dejó algunas joyas que merece la pena destacar.

Me resultó bastante interesante que contasen algunos de los intríngulis del proceso de ‘fichaje’ de los personajes. Por ejemplo, antes de entrar a formar parte del reparto de Friends, David Schwimmer (Ross) tuvo una mala experiencia en otra serie y había abandonado la televisión para dedicarse por entero al teatro en Chicago. Los productores tuvieron que insistir bastante para que aceptase el papel porque no veían a otro en su lugar.

Otra de las imágenes más recordadas de Friends.
Otra de las imágenes más recordadas de Friends.

En el caso de Jennifer Aniston (Rachel), la actriz estaba trabajando en otra serie de forma simultánea. Los productores no sabían si podrían contar con Aniston para el resto de la temporada porque estaba sujeta a otro contrato, pero, aun así, se arriesgaron, y la cosa salió bien. La otra serie se canceló por falta de audiencia y el resto de la historia ya te la sabes.

En el caso de Matt LeBlanc (Joey), después de tener que enfrentarse a varias audiciones, consiguió el papel de su vida cuando le quedaban unos ocho dólares en el bolsillo y después de una noche de borrachera. Eso sí, tuvo que competir hasta el final contra el actor Louis Mandylor, que después interpretaría al doble de Joey en un episodio.

Además del tema de los castings, otro de los platos fuertes fue la confesión de Schwimmer y Aniston. Según han contado los actores, el amor también existió en la realidad. Parece ser (o eso es lo que cuentan) que estaban colados el uno por el otro, aunque la cosa no pasó a mayores porque ambos tenían pareja… ¿Te lo crees? Yo no sé qué decirte… Se supone que esta ha sido la gran revelación del especial. No podía faltar algo de salseo en una reunión de viejos amigos. ¿No te parece?

Jennifer Aniston y David Schiwimmer pasando uno de los diálogos durante el reencuentro.
Jennifer Aniston y David Schwimmer pasando uno de los diálogos durante el reencuentro. HBO.

Nueva versión de ‘Smelly Cat’ y secundarios inolvidables

Uno de los mejores momentos del programa fue la versión de Smelly Cat a dúo entre Lisa Kudrow y Lady Gaga. Lisa comenzó con la canción, guitarra en mano, sentada en el mítico sofá del Central Perk. Al poco entraba por la puerta la cantante Lady Gaga y se arrancaban a dúo con el tema de Phoebe Buffay. En el alarde de voz de Gaga la canción gana enteros y el dueto no suena nada mal. Para rizar el rizo, se les une un coro que termina de redondear la actuación.

Otro de los mejores momentos fue la aparición en plató (zona entrevista) del personaje de Janice, interpretado por la actriz Maggie Wheeler. Es una de mis secundarias favoritas de la serie y en su aparición estuvo brillante, aunque fue muy breve. La cara de Matthew Perry (Chandler) lo decía todo…

Otro de los secundarios que apareció de forma fugaz fue el actor James Michael Tyler, el inolvidable Gunther del Central Perk, siempre colado por Rachel. Conectó desde su casa para lanzar un saludo breve y algo forzadillo. También conectaron con Reese Witherspoon, que interpretó a la hermana de Rachel en varios capítulos de la serie o con el futbolista David Beckham. Otras apariciones de famoseo puro y duro fueron las de Justin Bieber o la modelo Cara Delavingne. Una cosa un poco absurda, la verdad.

Chandler: “Sentía que iba a morir si no se reían”

Chandler es el que más ‘cosica’ nos ha dado. El actor Matthew Perry ha confesado que nunca consiguió desligarse del todo del personaje y en Friends: The Reunion asegura que sufrió durante los diez años de rodaje. Sentía que iba a morir si no se reían. Y no es saludable, seguro. Pero a veces decía una línea y ellos no se reían y yo sudaba y simplemente entraba en convulsiones. Si no obtenía la risa que se suponía que debían tener, me asustaba«. A todo esto, Lisa Kudrow le preguntaba que por qué no se lo había contado entonces, “no sabíamos nada”.

Jennifer Aniston y Matthew Perry durante Friends: The Reunion.
Jennifer Aniston y Matthew Perry durante Friends: The Reunion. HBO

El actor no llevó bien la inesperada y repentina fama y ha tenido diversos problemas en su vida privada. En cualquier caso, su tristeza se contagia desde el otro lado de la pantalla y desearíamos recuperar a aquel Chandler de los noventa.

Con este reencuentro se da carpetazo definitivo a la serie y nos despedimos de esos seis amigos, Ross, Mónica, Chandler, Phoebe, Joey y Rachel, que sentimos un poco como amigos propios y que tan buenos ratos nos han hecho pasar. Siempre nos quedarán las plataformas para reponernos la serie cuando queramos viajar de nuevo hasta el apartamento en la esquina de la calle Grove con Bedford. Hasta siempre, Friends.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *