Escritoras olvidadas por la historia: agosto es el mes ideal para descubrir sus grandes obras literarias

La editorial Espinas, proyecto independiente de nueva creación nacido con la misión de descubrir a grandes escritoras olvidadas por la historia por su condición de mujer, propone aprovechar el mes de agosto para dar una oportunidad a las grandes obras literarias nacidas de una mano femenina que, ya sea por su autora o por los temas tratados, no pudieron ver la luz y gozar del prestigio y visibilidad que merecían.

Alicia de la Fuente, fundadora y editora de Espinas, recuerda que “muchas niñas lectoras no hemos contado con la presencia de mujeres en nuestra infancia; el canon literario ha estado históricamente representado por hombres. Esta editorial nace de mi propósito personal de descubrir dónde estaban las mujeres en la literatura. Esta joven editorial está recibiendo una excelente crítica y sus obras rescatadas una buena acogida social: “Cada lanzamiento esun nuevo éxito al dejar al descubierto todos los esfuerzos que se han hecho históricamente para acabar con la literatura de sus autoras, explica, porque la realidad es que Sí había escritoras, solo teníamos que encontrarlas, y con Espinas busco reparar la memoria histórica de las mujeres escritoras a través de reediciones modernas y prologadas que sirven para reparar la violencia institucional -y cultural- perpetrada con el 50% de la población”.

Por eso, anima a todos los lectores a aprovechar el mes de las vacaciones por excelencia para dar una oportunidad a las obras escritas por mujeres, recordando sus cuatro propuestas:

Escritoras olvidadas

La obra de Ana G. Dostoievskaia, Dostoievski, mi marido

la biografía más íntima de Fiódor Dostoievski, que ve la luz gracias al manuscrito que Ana nos dejó y que se publica por primera vez en España. Agotada la primera edición pocos meses después de su lanzamiento, la 2ª edición de estas memorias cuenta con una faja escrita por Elvira Lindo.

 Dostoievski, mi marido, de Ana G. Dostoievskaia. Escritoras olvidadas.
Dostoievski, mi marido, de Ana G. Dostoievskaia. Escritoras olvidadas.

La obra de Mercedes Cabello de Carbonera, Blanca Sol

obra que sirve como inicio del realismo social en las letras peruanas. La obra examina aspectos de la sociedad limeña como la corrupción política, el matrimonio, el papel de la iglesia y, cómo no, el de la mujer en la época.

Blanca Sol, de Mercedes Cabello de Carbonera. Escritoras olvidadas.
Blanca Sol, de Mercedes Cabello de Carbonera. Escritoras olvidadas.

La obra de la asturiana Eva Canel, Oremus

esta novela nunca vio la luz en España a pesar de estar ambientada entre Asturias y Madrid. En ella, y con intenciones muy claras y un lenguaje satírico, la autora nos acerca a textos como La Regenta, de Clarín –del que también fue coetánea- y nos traslada al Madrid del bullicio hipócrita y burgués explorando cuestiones como el adulterio, las relaciones incestuosas, la religión y otros temas filosóficos muy valientes para la época.

Oremus, de Eva Canel. Escritoras olvidadas.
Oremus, de Eva Canel. Escritoras olvidadas.

Por último, la obra de la salmantina Matilde Cherner, María Magdalena

Una obra que inicia el debate de la prostitución en 1880, visibilizando la institucionalización y mercantilización del cuerpo de las mujeres, y reivindicando cuestiones que aún hoy estamos poniendo sobre la mesa. Una obra que, como dice la autora, “si hubiera visto la luz en Francia, habría dado la vuelta al mundo”.

María Magdalena, de Matilde Cherner. Escritoras olvidadas.
María Magdalena, de Matilde Cherner. Escritoras olvidadas.

Los libros, distribuidos por Distriforma S.A., podrán encontrarse en las librerías, en la web de Editorial Espinas y en la plataforma Amazon.

Fuente: Editorial Espinas.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.