‘Estocolmo, Estación Central’: una apuesta sencilla y cautivadora

Jesús Santaella

La nueva ficción de la plataforma FILMIN nos muestra de manera muy clara, que no es necesario inventar temas para ofrecer productos de calidad. Estocolmo, Estación Central es una miniserie sueca con una premisa común en el mundo audiovisual, sin embargo, atrapante.

Un “Nordic Noir” de libro. Una trama de trata de blancas enmarcada en el género policíaco. Hasta aquí nada nuevo o sorprendente, pero con una calidad visual y de interpretación sobresalientes que la colocan en un sitial especial entre sus iguales.

Otra de las claves que hacen de esta serie algo digno de ver, es la capacidad que muestra para no sonrojarse al llamar las cosas por su nombre, pero tampoco cae en el morbo o la exageración para presentarnos temas controversiales.

Una serie sin nada especial, pero con todo lo necesario

Aunque la serie va sobre prostitución, trata de blancas, crímenes y todo lo que engloba una serie policíaca, no se limita a esto. Es decir, el punto de partida no es una muestra exacta de lo que veremos a través de la historia.

La presentación de personajes complejos, subtramas que aportan a la historia de manera correcta y algunos cambios de perspectiva en el desarrollo, convierten a esta serie en una ficción de visionado obligado para los fanáticos del género policial.

Una serie a la que no le sobra nada, pero tampoco le hace falta nada. Es decir, una historia bien contada, sin vericuetos innecesarios para ayudar a su duración, pero tampoco historias cortadas para hacerlas encajar.

A pesar de contar con una premisa más que usada en los últimos años, Estocolmo, Estación Central, logra mantener al público interesado durante los seis episodios que dura la miniserie. Sin duda alguna, algo notable en estos tiempos colmados de series vacías que solo buscan llenar fórmulas comerciales.

En conclusión, Estocolmo, Estación Central es una serie correcta. Con cantidades precisas de drama, incertidumbre y fuerza dentro de una historia contada de gran manera, con un gran ritmo narrativo e interpretaciones magníficas que logran atrapar a cualquiera de manera inevitable.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *