Los peligros de no poner límites a la tecnología

Andrea Ardións

Poner límites a la tecnología es algo así como el reto del siglo XXI. ¿Lo conseguiremos? Depende de cuánto lo intentemos y de cuánto trabajemos para lograrlo. Podemos empezar por hablar de los peligros que supone no hacerlo.

Tecnología y límites: peligros de no establecerlos

La tecnología es amiga si se usa bien, pero también puede ser un gran peligro si no establecemos un control. ¿Dónde debemos fijar los límites? ¿Dónde está el problema?

Todo tiene su lado bueno y su lado malo. Las tecnologías pueden crear una adicción muy dañina y su abuso nos puede hacer verdaderamente dependientes.

Límites en el trabajo

En los tiempos que corren, recurrimos a las tecnologías para todo, para el ocio y para el trabajo. Por eso es importante que exista un equilibrio entre la tecnología y la globalización.

Las personas que trabajan rodeadas de dispositivos tecnológicos lo tienen más difícil para dejar de pensar en la actividad laboral. Es decir, desconectan menos o directamente no son capaces.

En algunos países como Francia ya se han adoptado medidas para que los ingenieros, consultores e informáticos apaguen los ordenadores y teléfonos durante 11 horas diarias. Es por salud, y porque también se ha demostrado que incrementa la productividad.

Las redes sociales

Los límites también deben estar en las redes sociales, dado que suponen un gran peligro en la vida personal o profesional. Incluso se han llegado a producir despidos reales por comentarios un tanto desafortunados.

Los menores

También está el caso de los niños o menores de edad. Es importante establecer las horas a las que pueden conectarse cada día, para evitar una posible adicción. Así como hacer un seguimiento y control de lo que hacen en Internet, sobre todo a edades muy tempranas.

No perdamos el control

En un mundo digital debemos establecer ciertos límites para no perder el control, para que la tecnología no nos domine y podamos seguir siendo libres (en la medida de lo posible). Porque es maravillosa si se emplea bien, pero puede ser dañina o tóxica si se hace mal.

¿Qué otros límites ves necesarios? ¿Crees que nos estamos pasando de la raya con el uso que le damos a la tecnología?

Imagen de portada: Pacifista.tv

Si quieres leer más artículos sobre Tecnoética, visita el siguiente enlace.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *