‘AMA-DAS’: Cuatro historias de supervivencia

AMA-DAS, ópera prima de Marga Gutiérrez, es una de esas películas que te agarran con fuerza y no te sueltan. En poco más de una hora consigue que no pienses en nada más que lo que te está contando. Nos hace testigos de cómo cuatro mujeres viven su discapacidad y el haber sobrevivido a la violencia de género.

Cuando sufres enfermedades discapacitadoras como la esclerosis múltiple o la fibromialgia, crees que ya no te puede ocurrir nada peor. Cuando te lo diagnostican, todo se te hace un mundo. No lo entiendes. Piensas, “¿por qué yo?”, “¿por qué a mí?”.

Cuesta entender que, de golpe y porrazo y sin previo aviso, tu vida va a dar un giro de 180 grados. Pero lo aceptas, no te queda otra. La vida sigue y hay que aprender a vivir con “el bicho”.

El problema comienza cuando te das cuentas de que a esa enfermedad se le pueden sumar otras. De que esa enfermedad no evita otros males, ya sean físicos, psíquicos o sociales. Para los dos primeros, tu enfermedad te endurece, puedes volver a encajar una mala noticia, pero para los males sociales nunca estás preparado y muchas veces pueden ser más discapacitantes que tu propia enfermedad, especialmente si hablamos de la violencia de género.

Idoia en AMA-DAS, de Marga Gutiérrez.
Idoia en AMA-DAS, de Marga Gutiérrez.

AMA-DAS tiene algo que contarte

La cinta de Marga Gutiérrez nos cuenta la historia de cuatro mujeres que viven con una discapacidad y han sufrido, una o en varias ocasiones, la violencia de género.

Idoia, Pili, Rosa y Emma, han sufrido la violencia de una forma injusta e injustificable. Ellas son cuatro mujeres luchadoras y supervivientes de una sociedad, que como bien explica una de ellas, cuando nota tu debilidad, se aparta y te deja sola. Amigos y familia muchas veces dan la espalda a la discapacidad. Quizá tienen miedo de que les pidas ayuda. De que te quejes. De que algún día llores.

Parecen no querer nada de eso en su vida.

En el caso de las parejas afectivas, por desgracia, pueden dar un paso más allá. Su incomprensible conducta puede desembocar en insultos, todo tipo de maltratos y violencia.

Rosa en AMA-DAS.
Rosa en AMA-DAS.

Según OCEMFE (Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica) el 40 % de las mujeres con discapacidad ha sufrido algún tipo de violencia a lo largo de su vida.

La cámara de Marga, alejada del color y siempre colocada en un lugar en el que no les roba el protagonismo a sus protagonistas, es la mejor mirada para entender situaciones como las que esas cuatro mujeres han sufrido.

Sus planos nos dejan ver (sin implicarse, desde la distancia, o desde lugares en los que se aleja de la acción) cómo esas mujeres sienten y viven su propia historia.

El trabajo de generosidad que han realizado ellas al contarlo y la directora al transmitírnoslo es superlativo.

El teatro que nace desde la violencia

Hay una de las historias que no nos la cuenta su protagonista, nos la cuenta una obra de teatro creada a partir de los testimonios de una de las mujeres. La maravillosa actriz Mikele Urroz, es la encargada de escenificar una de las historias más salvajes y crueles de AMA-DAS.

Mikele hace una interpretación soberbia sobre las tablas de ese teatro. Transforma una dolorosa y violenta historia en una obra de arte cargada de belleza, valentía, orgullo y fuerza. Una pieza teatral en la que conoceremos a una mujer poderosa. A una superviviente. A una mujer con una voluntad de hierro, que cantando por Conchita Piquer contagiaba al resto sus ganas de vivir.

Sin duda, la historia que Marga y Mikele nos cuentan a través del teatro, es una de las formas más originales, creativas y bellas de hacernos llegar la dureza de los hechos sufridos por Emma, una de las protagonistas de AMA-DAS.

Mikele Urroz en AMA-DAS.
Mikele Urroz en AMA-DAS.

Fabricando tu final feliz

Cuando has sufrido tanto, cuando quién querías te humilló, maltrató y traicionó, es muy difícil pensar en el amor. Es muy difícil creer que alguien te puede amar, que tú te vas a amar. De todo eso nos habla AMA-DAS.

Marga Gutiérrez con sus preciosas imágenes y la deliciosa música de Paula Olaz son las encargadas de regalarle a dos de nuestros sentidos una experiencia estética cargada de emoción, descubrimiento y visibilidad de una realidad que no nos suelen contar.

Emma es otra de las protagonistas de la película.
Emma es otra de las protagonistas de la película.

La directora, Marga Gutiérrez, considera que “con AMA-DAS hemos querido acercarnos a la rutina de nuestras protagonistas desde la calma y el respeto. Desde una mirada cinematográfica observacional donde los personajes y sus vivencias ponen el color a una apuesta en blanco y negro. Nada que nos distraiga del objetivo: escuchar y que se vuelvan visibles. No de una forma informativa, la información es imprescindible, pero es insuficiente. Con AMA-DAS colocamos la cámara en un lugar donde no se ve, donde pasa desapercibida para que entendamos sin filtros lo que ocurre”.

Este viernes 1 de julio se estrena en Bilbao y pronto llegará a otras ciudades españolas.

Sobre Marga Gutiérrez

Tras licenciarse en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra, Marga Gutiérrez (Pamplona, 1977) inicia su carrera de productora de proyectos documentales como Nomadak Tx (2006), Pura Vida (2012) o District Zero (2015).

Marga Gutiérrez.
Marga Gutiérrez.

Continúa su formación con un máster de Gestión y Administración de empresas culturales (UEMC) especializado en el sector audiovisual. A partir de 2015 y hasta la actualidad, desarrolla su andadura como directora y guionista de proyectos audiovisuales. Compagina esta labor con la docencia como profesora invitada de Documental y Tutoría de Trabajos de Fin de Grado en Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra, así como asesora de proyectos en COOFILM, programa de residencias de cocreación dirigido a mujeres cineastas.

AMA-DAS es el primer largometraje documental que dirige. En 2022 estrenará su segundo largo: Living Kultur.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.