·

Clacowsky, una catarsis a pecho descubierto

Cristina Sierra

Pocos artistas son capaces de espetarte directamente tus vergüenzas a la cara y conseguir que tú les respondas con una sonrisa. Esa es tan solo una de las magias y talentos de Clacowsky, alter ego musical del poeta, compositor y gestor cultural David Sarrión Galdón (Albacete, 1983).

El artista albaceteño despliega sus hermosas plumas de mil colores en el escenario ante las miradas atónitas de quiénes le observan (observamos) ensimismados, como si estuviéramos ante una hermosa, bella y rara criatura que logra hipnotizarnos mientras nos acuna entre sus versos.

Poesía de entraña, suciedad y verdad

David Sarrión Galdón, Henry Clacowsky, Leopoldo DN o Arturo Huesos, son algunos de los nombres con los que este artista generoso, poliédrico y un tanto inclasificable se muestra, o más bien ‘se regala’, ante quienes escuchan hambrientos su poesía de entraña, suciedad y verdad.

Como Pessoa, uno de los poetas a los que admira, encarna diferentes personajes para vivir y morir en tantas vidas caóticas, ricas y al borde de los abismos como le sean posibles. Y esa fuerza, ese maremoto de palabras que salen de su boca, que transmite a pecho descubierto, con su melena y poblada barba al viento, se contagia en una especie de ensoñación colectiva de la que es difícil escapar sin salir herido, de alguna u otra manera, pero también más lúcido y despierto.

El poeta David Sarrión Galdón, Clacowsky. Foto: autor/a desconocido/a.
El poeta David Sarrión Galdón, Clacowsky.

Una criatura salvaje perdida en el asfalto

David Sarrión Galdón es un auténtico animal del escenario; una criatura salvaje perdida en el asfalto; una fuerza que se revuelve entre las raíces heridas de una naturaleza que reclama su espacio perdido; una persona con todas sus letras, un ser humano en el que mirarse y tratar de reconocerse en su verdad, honestidad y valentía. En todo lo que hemos perdido y debemos recuperar con premura si queremos salvarnos, si es que aún existe alguna manera…

Un artista con la pureza por bandera, que se muestra como uno de esos jarrones japoneses que enseñan sus heridas y sus grietas sin tapujos, y que, además, las subrayan con pan de oro.

Una noche inolvidable con Clacowsky

El verano suele ser esa época del año de la que atesoramos más noches inolvidables. Disfrutar de David Sarrión Galdón en el escenario ha sido uno de esos momentos imborrables de este verano que termina. Fue en un escenario al aire libre en la localidad de Tomelloso (Ciudad Real). Una noche de leve brisa en la que descubrí a uno de los mejores poetas a los que podemos leer y escuchar en la actualidad.

Gracias al impulso de la artista multidisciplinar Clara López Cantos, colaboradora de Las Furias Magazine y artífice de la última edición de la Fiesta de las Artes y las Letras de Tomelloso, un reducido grupo de personas (¿por qué no irá más gente a estas maravillas?) pudimos admirar la catarsis de Clacowsky a pecho descubierto, en vivo y en directo, sin corsés, ni límites, ni complejos, sin remilgos y muy lejos de la corrección en la que estamos anclados.

Aquella mágica noche de agosto, Clacowsky estuvo acompañado por el músico Miguel Ángel Gascón. Un tándem perfecto para construir una fantasía sonora y visual mágica, porque la poesía de David está también repleta de sonidos y de imágenes que casi se pueden tocar.

David Sarrión Galdón.
David Sarrión Galdón.

Una poesía de necesidad en un mundo que se va al carajo

La poesía de Sarrión es social, mira directamente a los ojos de la realidad que nos rodea. Habla desde contextos urbanos, desde el realismo sucio y la verdad de quien ha sufrido y vive con sus fracturas. La reivindicación también está muy presente en su obra, por causas sociales, por la memoria histórica o por el simple, pero destructivo, estilo de vida en el que nos hemos acomodado sin cuestionarnos cómo ni cuando saldremos de él.

Pero, lo de David Sarrión (Clacowsky) no es reivindicar para ganar followers en Twitter, Sarrión reivindica a través de la palabra como una necesidad de ser, de sentir, de vivir, de estar en un mundo que trata de igualar y sellar bocas mientras caminamos hacia ninguna parte.

Leer y ver a este poeta en acción es permitirte mirar a través de la venda que nos ciega para repensar, y quizás, desandar los caminos andados, salirse de las carreteras asfaltadas para explorar con los ojos bien abiertos otras realidades posibles.

Su poesía predica, implora, impacta, revuelve por dentro, quita las telarañas de las mentes dormidas y mecidas por el consumismo, por la desidia y el aburrimiento de las clases acomodadas.

¿Quién es Clacowsky? ¿Quién es David Sarrión Galdón?

David Sarrión Galdón ha publicado los libros de poesía El arte de proyectar sonidos invisibles, Hotel Cantábrico, Breve teoría del desastre, Geometría del abismo y, el más nuevo, Alpha Centauri (En Otoño). También ha sido antologado en El peligro y el sueño. La escuela poética de Albacete (Celya), Desde el mar a la estepa. Poetas del sudeste español, Latexo Beat o Perdidos: un lugar para encontrar. 90 disparos fotográficos a la literatura española. Como guionista y actor ha realizado El último poema de Henry Clacowsky (Premio Jóvenes Artistas Castilla-La Mancha), Un hombre sin mundo (Premio ABYCINE Hecho en CLM), Radioheads y Materia oscura.

Coordina diferentes festivales poéticos y gira por toda España con su interesante proyecto músico-poético, Clacowsky. Su primer LP es Antimateria, una maravilla sonora con mucho contenido y que ha contado con colaboraciones como las de la también albaceteña Rozalén.

Para terminar de animarte a que profundices en este autor, terminamos con el poema Pan Duro que abre su último libro Alpha Centauri (En Otoño).

Pan duro

Porque caminas crees que vas hacia delante,

porque puedes hablar, que tu palabra importa,

porque estás dentro del juego crees que participas,

pero siento informarte:

las palabras ya no dicen lo que piensan,

el juego al que tú crees jugar lo están jugando otros,

estás comprando muerte en el supermercado,

se van de vacaciones con todos tus ahorros

los dueños de cien bancos

y que están comiendo en la basura

familias de cuatro, cinco y diez personas

y a ti te da lo mismo.

Me siento triste si te escribo

que está faltando un trato justo

en el concepto de lo humano,

que ya no somos hermanos,

que nos hemos traicionado,

que se ha roto el cristal donde mirarnos,

que los niños ya no entienden a Machado

y que tú solo quieres circo

porque el pan se ha puesto duro.

Se me cae la cara de vergüenza

cuando escucho tus lamentos

mientras gruñen las noticias

como perros que te han acorralado

y tú no sientes miedo

por desear un cambio y no lucharlo,

por esta cómoda presencia, entre mortales

que va al trabajo y viene,

cada día,

asumiendo su mísera fragancia,

su errado porvenir

sin horas que demuestren

lo que has venido a hacer en esta tierra.

David Sarrión Galdón (Pan duro, Alpha Centauri (En Otoño).

Foto de portada: ©Demian Ortiz.

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *