‘Dejarme ir’, de Alima: una elegante forma de decir adiós en clave R&B

Que levante la mano quien lleve bien las despedidas (amorosas). ¿Nadie en la sala? Normal. Requiere mucha valentía y fuerza hacerlo: soltar a alguien a quien has amado. Aceptar el dolor que provoca sentir que algo llega a su fin y que no hay vuelta atrás. De hecho, ojalá todas las despedidas sonaran con el aplomo, la elegancia y la delicadeza que desprende Dejarme ir, la canción con la que Alima nos enseña cómo decir adiós.

La cantante ecuatoriana afincada en Barcelona nos muestra en su nuevo single el anverso de ese doloroso proceso: la lealtad que supone hacia unx mismx el dejarse ir. La valerosa decisión de soltarse de alguien y buscar tu nuevo propio camino. Porque duele que te dejen marchar, pero también duele dejar marchar.

Alima, Soy la primera

Tras casi media vida dedicada a la música, con varios proyectos y bandas a sus espaldas, la quiteña Camila Terán afronta a sus 31 años un nuevo y apasionante capítulo de su carrera artística.

Rebautizada como Alima, lleva desde principios de este año preparando el lanzamiento de su álbum de debut en solitario, Soy la Primera, que verá la luz el 18 de febrero a través del sello ecuatoriano Clvb de pesca. Un trabajo de siete canciones de las cuales ya hemos escuchado tres: la muy sensual Cómemela, Anestesia, que acumula más de 40.000 reproducciones en Spotify, y una sofisticada Trap Romantic.

Ahora conocemos una cuarta, Dejarme ir: una sedosa y elegante balada de R&B, mecida sobre una base de piano y arreglos electrónicos, donde la artista ecuatoriana libera todo el potencial emocional de su voz. Escrita en un momento de máxima conexión consigo misma como mujer, apropiándose de quién es y lo que merece en su vida. 

Alima se muestra real y vulnerable, bebiendo de referencias como Kali UchisJorja Smith o Arlo Parks. Decir adiós siempre es difícil, pero hay formas y formas de hacerlo. En un extremo está el ghosting, y en el opuesto está Dejarme ir.

Conociendo a Camila Terán

Camila Terán proviene de una reputada familia de músicos de Ecuador. En contacto desde muy pequeña con el canto, los escenarios y todo lo que tenía que ver con la música, empezó su andadura profesional con tan solo 17 años.

En sus casi 15 de trayectoria artística ha participado en numerosos proyectos, tanto grabando en estudio como en formaciones de directo. Colaborando con estrellas latinoamericanas como Carlos Vives o Alberto Plaza, así como con artistas ecuatorianos de renombre.

Pronto empezó también a protagonizar su propia música: sacó un primer álbum en 2016 con su banda, Camila y La Máquina de Luz. Lo hizo en un tono experimental sobre base rockanrolera. Poco después creó una nueva formación llamada Nuevo Bravo con la que también publicó un disco en 2017.

De Camila a Alima

En paralelo a toda esa actividad, Camila ha ido dando forma a su proyecto más personal: Alima. Un proceso que ha cocinado a fuego lento y que por fin, en la temporada 2021/22, está listo para ver la luz.

Aquí la artista ecuatoriana da rienda suelta a su versión más intimista, vulnerable y carnal. Dejándose llevar por sus influencias más marcadas y personales en clave soul, R&B, funk y pop, que es donde su voz alcanza todo el potencial que siempre ha demostrado.

Alima.
Alima.

Durante ese trabajo de construcción identitaria musical, Alima desembarca en Barcelona para hacer un máster en musicoterapia, tras haberse licenciado en música en la Universidad de San Francisco de Quito, que tiene un convenio con el Berklee College of Music.

Y es en Barcelona donde su flamante nuevo proyecto ha echado raíces para florecer en todo su esplendor. Durante 2021 ha presentado sus primeros singles, Cómemela, Anestesia, Trap Romantic y Dejarme ir: adelantos de Soy la Primera, un álbum de debut como solista que llegará el 18 de febrero a través del sello ecuatoriano Clvb de pesca.


 

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.