‘El Colapso’ (Filmin), la serie que lleva la lucha de clases al extremo

Cristina Sierra

Durante los últimos años el desmoronamiento del sistema parece inminente. ¿No te da la sensación de estar en tiempo de descuento? Parece que el colapso nos pisa los talones y notamos su aliento en la nuca, jadeante y ansioso por descubrir como la mierda de civilización que hemos construido se va al garete. La serie francesa El colapso (L’Effondrement), relanzada por Filmin tras estrenarse en el país vecino vía Canal+, nos muestra un posible desastre global y cómo las clases sociales sí importan cuando todo se desmorona.

Si ya has visto la serie francesa El colapso-L’Effondrement (Les Parasites, 2019) es posible que te hayas quedado con ganas de volver a visualizarla con más calma, al menos, eso es lo que me ha pasado a mí. Si no la has visto, te animo a que lo hagas. Son tantas las claves y los detalles susceptibles de aplicarse a nuestra realidad y al futuro cercano, que un único visionado no parece ser suficiente para entender y degustar la profundidad de esta serie.

El Colapso es una miniserie que se saborea a modo de menú-degustación, con platos bien escogidos y en pequeñas proporciones para acabar formando un menú perfecto destinado a paladares exigentes. Esta serie se ve del tirón y te dejará con ganas de más.

La actual crisis sanitaria; la amenaza terrorista; una potencial III Guerra Mundial; el riesgo a posibles ataques nucleares; los conflictos que resuenan desde Corea del Norte y Oriente Medio; la crisis climática; las temidas futuras plagas; el empobrecimiento de la población y la consiguiente desaparición de la clase media, en coma inducido desde la anterior crisis financiera de 2008… Todo ello son factores que dibujan un mundo que vive en una permanente inestabilidad. De ahí que la serie El colapso resulte tan verosímil, tanto, que asusta.

©Les Parasites ©Filmin

La serie El Colapso está formada por ocho episodios de veinte minutos cada uno de ellos. Cada episodio nos sitúa en un espacio físico distinto (una gasolinera, un supermercado, un aeródromo, una central nuclear, una vivienda de lujo, una aldea, una isla y un plató de televisión) y en un tiempo diferente que toma como referencia el momento del colapso para mostrarnos sus posibles causas (que no quedan del todo claras, aunque se intuye que tienen que ver con la crisis climática y la falta de recursos). También nos muestra las consecuencias tras el colapso, días y meses después, en las vidas de diferentes personajes de muy distinto pelaje.

Uno de los aspectos más destacados de esta serie es la forma en la que está rodada. Los ocho episodios están rodados íntegramente en plano secuencia, lo que impone al espectador una primera persona fílmica en la que no puede perderse ni una sola de las curvas que plantea esta excelsa serie distópica, sumando así una tensión que se mantiene de principio a fin.

¿Te salvarías si llegase el fin del mundo?

El Colapso muestra de forma descarnada cómo el fin del mundo también está hecho para los ricos. ¿Qué te habías pensado? Ni égalité, ni fraternité, cuando llegan los tiempos del “sálvese quien pueda” muchos ya tienen asiento reservado en primera fila para ver como el mundo se desmorona sin despeinarse.

Al hilo de esto, uno de los momentos cumbre de El Colapso lo encontramos en el tercer episodio, cuando el señor DeMarest, un multimillonario francés, recibe una llamada que le reclama como pasajero del exclusivo y elitista vuelo que pondrá a salvo a un selecto grupo de personas de todo el mundo. Este vuelo únicamente está reservado a aquellos afortunados capaces de pagar la astronómica cifra de un seguro privado al efecto. Dicho seguro permite a las personas más pudientes del mundo huir del colapso de la civilización y mantenerse a salvo en una recóndita e impenetrable isla, mientras el resto las pasa más que canutas.

Puede parecer ciencia ficción, pero este tipo de seguros y búnkeres carísimos existen en realidad y, como no podía ser de otra manera, no son aptos para todos los bolsillos. De hecho, durante la crisis del coronavirus se ha visto incrementada la demanda de este tipo de búnkeres.

Recientemente, Los Ángeles Times publicaba un artículo en el que analizaba el incremento de la compra de refugios en Estados Unidos desde que comenzara la crisis Covid-19. Tal es el despunte de adquisiciones de estos búnkeres y refugios que se está popularizando una corriente denominada survivalismo o supervivencialismo (individuos o grupos que se preparan activamente para sobrevivir ante una posible futura alteración del orden político o social). A esta corriente pertenecen un surtido número de las personas más poderosas del mundo.

También en España y en otros países del mundo como Alemania o Nueva Zelanda se están construyendo resorts subterráneos de lujo y búnkeres para resguardarse del apocalipsis. En declaraciones a S Moda, Dance Vicino, director ejecutivo de la empresa The Vivos Group, asegura que las ventas de este tipo de refugios han aumentado un 400% durante el último año. Por su parte, The New Yorker estima que el 50% de los millonarios del mundo ya tienen preparado algún escondite por si las moscas

Por el momento, puedes ver la serie El Colapso y luego ya vemos dónde nos metemos… Que la disfrutes y nos cuentes tus conclusiones en la cajita de comentarios.

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *