·

Metaverso: se abren las puertas a una nueva forma de hacer cine

¿El metaverso supondrá una nueva forma de hacer, exhibir y consumir cine? ¿Una nuevo amanecer para el séptimo arte más allá de las salas de cine o las plataformas en streaming? Sobre el metaverso todavía no hay casi nada escrito para los mortales de a pie, aunque, según las grandes tecnológicas que gobiernan este mundo nuestro, se abre un mundo lleno de posibilidades.

No sabemos si para bien o para mal en cuanto a la vida humana tal y como la conocemos (o la deseamos) se refiere, pero lo cierto es que esta bola de nieve tecnológica es imparable. Pero no nos pongamos melodramáticos. La empresa española Dare Planet, especialista en VFX, postproducción y servicios tecnológicos, nos da su visión sobre el matrimonio metaverso-cine. ¿Será una pareja bien avenida?

La película Ready Player One (2018), de Steven Spielberg, ambientada en 2045 plantea una vida en una especie de metaverso.
La película Ready Player One (2018), de Steven Spielberg, ambientada en 2045 plantea una vida en una especie de metaverso.

El metaverso ocupará gran parte de nuestras vidas

El metaverso se ha convertido en los últimos meses en el tema de conversación por excelencia. Por un lado, por el avance tecnológico que supone. Por otro, dada la insistencia de Mark Zuckerberg en que este nuevo espacio virtual será el futuro y ocupará gran parte de nuestras vidas. Esto ha puesto en alerta a muchos sectores. Tanto, que muchos no han dudado en ponerse manos a la obra para poder hacerse un hueco en el momento en el que el metaverso se abra definitivamente al público.

Para la creación de este ambicioso plan al que se han sumado los principales gigantes tecnológicos, liderados por Meta -antes Facebook-, es necesaria una enorme cantidad de talento muy especializado. El grupo ya anunciaba en octubre del año pasado su intención de crear 10.000 nuevos puestos de trabajo. Y eso solo en Europa. Todos ellos relacionados con la tecnología y el software. El foco de la experiencia en el metaverso está puesto en cómo lograr la inmersión del usuario a través del análisis de su comportamiento, es decir, satisfacer al máximo a los clientes en un mundo en el que no existen fronteras.

El metaverso y el entretenimiento en España

Aunque el grueso de la actividad para los preparativos del futuro metaverso se concentra principalmente en su desarrollo de la mano de los referentes tecnológicos, ya se están sumando diversas firmas de todo tipo, destacando las financieras y de moda en España.

Pero centrándonos en lo que supondrá una revolución en nuestro ocio, dejando en un cajón aparte el inmenso mundo de oportunidades que se abre para los videojuegos, la forma de consumir cine también podría sufrir un giro de 180 grados.

Los espacios y experiencias deberán adaptarse a la nueva forma de consumir cine, que podría ser en entornos virtuales tanto en 2D y 3D. Este espacio completamente creado abre una amplísima posibilidad para la realidad aumentada y los efectos especiales. De hecho, podrían llevarse a otro nivel en un espacio que ha roto la barrera con la realidad.

Metaverso, una nueva realidad para el cine

Inmersión total y absoluta: adiós a la cuarta pared

La inmersión se convierte así en un término sobre el que pivotan las producciones. Series, películas y cortometrajes podrían producirse en espacios 360º. Se aumentarían las posibilidades de empatizar con las personas en documentales y dramas, y se rompería, de esta forma y definitivamente, la famosa cuarta pared, existiendo la posibilidad de producir contenidos interactivos. Así, el metaverso cumpliría aquello para lo que siempre fue concebido: maximizar la experiencia del usuario a través del conocimiento y estudio de su conducta para lograr el mejor de los resultados.

La nueva «criatura» de Zuckerberg, tal y como él mismo explicó durante su presentación, será un espacio de interacción de máquinas, avatares idealizados y un nuevo mundo virtual. Una realidad artificial donde arte, arquitectura, belleza y ficción se encuentran para socializar, comprar o hacer negocios. Y todo ello, ‘por obra y gracia’ de la realidad virtual y la realidad aumentada.

¿Estamos preparados para un mundo plenamente (o casi) virtual? ¿Lo deseamos o supondrá un colapso? ¿Encontrará el cine una nueva vida en estas experiencias inmersivas o esta transformación digital cambiará su esencia para siempre? En cualquier caso, todo está por descubrir.

Imagen de portada: fotografía de Jezael Melgoza.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.