‘Moving on’: el retrato de una familia surcoreana que podría ser la tuya

“¿Aún echas de menos a mamá?”, le pregunta Okju a su tía. Quizá por aquello de que cuando somos adolescentes no creemos que los adultos tengan sentimientos si no los muestran, a Okju se le hace raro que su tía siga echando de menos a su madre, que murió hace años.

Esta escena es parte del retrato familiar que hace la directora surcoreana Yoon Dan-bi con su película Nam-mae wui Yeo-reum-bam, que se ha traducido al inglés como Moving on y al español, de una forma mucho más poética, como Hermanos en una noche de verano.

El largometraje se ha podido ver en Filmin hasta el pasado 13 de junio y durante el último año ha viajado por varios festivales de cine internacionales, llevándose el galardón como Mejor Ópera Prima en el festival Brightfuture de Rotterdam y estando incluida en la sección Perlas del Festival de Cine de San Sebastián en su pasada edición (donde se recopilan las mejores películas del año, o premiadas en otros festivales, y que no se han estrenado en España).

Moving on: La mirada de la adolescencia

El filme narra la historia de una familia surcoreana compuesta por una hija adolescente, llamada Okju, un hijo pequeño, llamado Dongju, y un padre que está pasando por apuros económicos. De hecho, la primerísima escena muestra una casa vacía porque la familia se muda a la casa del abuelo, con el que los niños parecen no haber tenido mucha relación.

La figura de la madre, por otra parte, está ausente por partida doble. Por un lado, la abuela murió y por otro la madre de la protagonista no ejerce como tal.

Aunque no se destaca muchísimo, no al menos como en la mayoría de películas, Okju es la protagonista absoluta del filme, pero sin acaparar la pantalla y sin que todo gire en torno a ella. Sin embargo, sí destaca sobre los demás y vemos muchas escenas bajo su mirada de adolescente.

Choi Jung-woon interpreta a Okja y protagoniza el drama de Yoon Dan-bi  Moving on.
Choi Jung-woon interpreta a Okju y protagoniza el drama de Yoon Dan-bi  Moving on.

Al principio a ella no le hace mucha gracia lo de mudarse a la casa de su abuelo. Su tía, que está en proceso de divorcio de su marido, acaba mudándose también con ellos y en el trascurso del verano todo va encajando y Okju y Dongju están perfectamente cómodos. Entonces es cuando empieza a pasar la vida.

Relaciones entre padres e hijos y entre hermanos

El espectro de edad que, con tan solo cinco personajes, cubre la historia es prácticamente total. La infancia está representada en Dongju, la adolescencia en Okju, la edad adulta en el padre y la tía y la vejez en el abuelo.

La familia del film, Moving on.
La familia del film, Moving on.

Es un retrato sobre la familia, pero también sobre las distintas formas de entender y enfrentarse a la vida en sus diferentes etapas. Además, muestra las diversas formas que van adquiriendo las mismas relaciones personales a lo largo del tiempo.

Es decir, se nos presentan dos relaciones de hermanos, las del padre y la tía en la edad adulta y las de Okju y Dongju en su etapa más inmadura. Si los adultos han aprendido a comprenderse y a tomar decisiones juntos, los niños eso lo llevan fatal.

Aquí se destapa el drama o conflicto que hay entre los hermanos menores. Okju no quiere saber nada de su madre, ya que esta no ejerce como tal. Pero el pequeño Dongju aún no entiende esto y sí va a ver a su madre, pese a que su hermana le pidió que no fuera.

Al volver de verla, con regalos tanto para él como para Okju, esta le increpa. Trata de quitárselos y la escena se torna en algo profundamente conmovedor cuando las lágrimas del pequeño comienzan a brotar mientras llora desconsolado. Su abuelo es finalmente el que trata de calmarlo.

Dongju y Okju.

Por su parte, los hermanos mayores ya han superado esa fase de no soportarse. Ahora se apoyan y tratan de ayudarse, pero también tienen sus rencillas y ella, que en este caso es la menor, las expresa.

Su hermano, por ser hombre y ser el mayor, ha recibido más ayuda que ella. Especialmente económica, y no va a permitir que se quede con la casa del abuelo cuando este ya no esté porque sería injusto.

La vejez como eje central

Aunque el abuelo sea el que menos habla, el personaje más secundario de estos cinco protagonistas, su importancia es notoria. El abuelo es el lugar al que acuden todos cuando están perdidos, porque el abuelo es casa, es familia.

Tanto Okju como Dongju acaban sintiendo un gran cariño por él y la adolescente se enfada con su padre cuando este y su tía barajan la posibilidad de llevarlo a una residencia y vender la casa.

Cuando somos pequeños tenemos más bien poca o nula tolerancia al cambio. Todo está bien como está y no vemos por qué las cosas han de modificarse sin pedirnos permiso. La verdad es que los cambios no se producen por algo en concreto muchas veces, sino que la vida, con su arbitrario ir y venir, es la que los provoca a voluntad sin que podamos hacer nada para impedirlo.

Moving on.

Moving on: Una vida

Las escenas finales de la película son emotivas, tiernas, dulces y amargas. Comparte el final con Verano de 1993 y es muy acertada. Me atrevo a decir que es complicado ver Moving on y no reconocer, aunque sea someramente, a la familia propia en esta familia surcoreana que nos presenta Yoon Dan-bi.

No me extraña que haya sido tan alabada como uno de los mejores debuts cinematográficos, porque no parece un debut, es una película madura, pensada, en la que no hay ni una escena que esté ahí porque sí. Totalmente recomendable en muchos sentidos, pero sobre todo porque esta película es la vida misma.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.