‘The Old Man Movie’, el Lactoapocalipsis se acerca

Cristina Sierra

¿Qué peligros puedes encontrarte en un verde y apacible campo de Estonia? La película de animación The Old Man Movie nos los muestra de la mano de sus intrépidos protagonistas. Una road movie épica, en la que un abuelo y sus nietos tendrán que enfrentarse a los «peligros» del campo estonio: hippies namasté de un festival rural, enormes criaturas del campo o los no menos peligrosos trabajadores de los aserraderos. Todo ello con mucha sorna y un ritmo frenético. Bienvenidos al Lactoapocalipsis.

The old man movie, animación desde Estonia (de lo más bizarra)

The Old Man Movie ha sido uno de los largometrajes de animación escogidos por el Festival de Cine de Sitges para formar su sección Anima´t. Una arriesgada y muy personal cinta que nos llega desde Estonia para hacernos pasar un rato divertido, un poco de asco y, ya de paso, poner el foco en la explotación ganadera por parte del ser humano.

Un anciano de campo vive a base de ordeñar a su única vaca y vender la leche a sus vecinos, que aguardan ansiosos por su dosis diaria en las puertas de la granja. La vaca, maltratada y explotada, vive atada de forma permanente. El anciano debe ordeñarla todos los días si no quiere que sus ubres engorden hasta explotar (literalmente) como le ocurrió hace décadas a uno de los ganaderos más exitosos del pueblo, convirtiéndolo en un «ser de leche» (literalmente, también).

Nuestro protagonista, el huraño viejo, parece llevar el mismo camino. Un verano, le dejan a sus nietos en el campo. El anciano está decidido a que su descendencia, por la que no siente ningún aprecio, conozca «la simple belleza de la vida en el campo». Después de hacerles trabajar con esclavos en la granja, los niños (enganchados a sus smartphones) deciden soltar a la vaca para que viva en libertad. Sin embargo, el peligro de que sus ubres engorden hasta el máximo, exploten y llegue el Lactoapocalipsis, se cierne sobre ellos y los habitantes del pueblo. Tienen 24 horas para encontrarla. ¿Qué ocurrirá? ¿Llegará el apocalipsis lácteo?

Recomendamos ver la película con el estómago vacío, si eres aprensivo a la leche agria, porque al ver esta peli, casi se huele… Los directores, Mikk Mägi y Oskar Lehemaa, consiguen contagiarnos de ese ambiente rural sobrecargado del que deseamos escapar, igual que los nietos llegados desde la ciudad y la propia vaca lechera. Una película loca, hiper-saturada (en todos los sentidos) y anárquica, que, o te encanta o la aborreces. 88 minutos de comedia de aventuras que sorprende, eso sí. Una animación diferente.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *