·

Trilogía ‘The Woman’: Saga de terror que demuestra que el ser civilizado es mucho más terrorífico que el primitivo

Existe una irregular trilogía de terror a la que cada vez se le unen más adeptos: la trilogía The Woman. Comenzó en 2009 con la cinta directa a videoclub Offspring; continuó en 2011 con The Woman y finalizó en 2019, diez años más tarde de la primera, con Darlin’.

Las tres películas son de corte y calidad diferentes, pero tienen en común (además de compartir ¿villana?/protagonista) el estar basadas en las novelas de Jack Ketchum, un escritor conocido por mostrar el lado más horrible del ser humano. Un autor que ha sido acusado de escribir pornografía violenta y que su novela más conocida, The Girl Next Door, se basa en el asesinato de Sylvia Likens, la chica que en los 60 fue víctima de asesinato, maltrato, brutales torturas y repetidas violaciones.

Por cierto, algunas películas se han basado en el terrible caso de Sylvia Likens, pero la mejor y más fiel es An American Crime, protagonizada por Elliot Page. Una cinta difícil de ver e inolvidable.

Si os gusta el horror físico, no dejéis de leer. Nos encontramos ante una saga de terror que engancha por sus escenas de violencia, sus bizarradas y por mostrar la cara oculta de un ser humano que merecería ser extinguido.

Trilogía The Woman: Offspring (2009, Andrew van den Houten)

Póster de Offspring. Primera parte de la trilogía The Woman.
Póster de Offspring. Primera parte de la trilogía The Woman.

La primera parte de la trilogía es una película de bajo presupuesto que salió directa a videoclub, de la que se pueden rescatar algunas cositas. Para empezar, en Offspring se nos presenta al grupo nómada, primitivo y caníbal que ha vivido ajeno a la sociedad y que está capitaneado por “The Woman” (interpretado por la carismática actriz Pollyanna McIntosh, el alma de la saga).

Offspring nos plantea el origen de ese violento clan. Por lo visto son descendientes de un farero que desapareció en 1858 después del azote de una pandemia de viruela. Este tipo decidió comer carne humana, dando así salida a sus inquietudes antropófagas. Lo hizo en una zona costera entre los EE.UU y Canadá.

Interesante, ¿verdad? Pues olvidaos de lo que os he contado porque de todo eso se utiliza poco. La película va de cómo ese clan caníbal quiere secuestrar un bebé. Para eso debe acechar a una familia “convencional”. Acechar y por qué no, comérsela, mutilarla y violarla.

El clan da pena. Intérpretes de segunda ataviados con unos ropajes cutres y mal hechos, que aparecen en los lugares más insospechados sin previo aviso. La familia “civilizada”, tres cuartos de los mismo, malos actores que no saben lo que hacen dando y recibiendo dolor. Pero, entonces, ¿qué es lo bueno de Offspring? La violencia. Es una película sin miedo a mostrar la violencia humana más salvaje y animal. Veremos como con recursos técnicos muy pobres y rudimentarios, logran sorprendernos con escenas de descarnada violencia.

Además, en Offspring empezamos a ver esa crítica de Jack Ketchum al ser humano civilizado. En este caso esa crítica está representada en un personaje machista y violento pareja de una de las protagonistas.

Trilogía The Woman: The Woman (2011, Lucky Mckee)

Póster de The Woman.
Póster de The Woman.

The Woman, es la joya de la corona. Un nuevo clásico de culto. Lucky McKee, que venía de entusiasmarnos con su May(2002)y Red (2008) (también basada en un libro de Jack Ketchum), contó con un guion escrito por él junto a Ketchum para narrar lo que sucedió con la única superviviente del clan caníbal que conocimos en Offspring.

Para The Woman volvió a contar con Angela Bettis (maravillosa protagonista de May), pero esta vez no sería la protagonista, sería la víctima del mayor monstruo de la película: su marido.

La película nos cuenta como “The Woman” acaba siendo cazada en el bosque por un hombrecillo del tres al cuarto. Un agente judicial de aparente familia perfecta que decide llevar a la salvaje caníbal a su casa para entrenarla, educarla, y por qué no, maltratarla y violarla. Para eso hace cómplice a toda su familia.

Su mujer y sus hijos verán como el patriarcado tiene a una mujer encerrada en una especie de cobertizo privándole de su libertad y no harán nada al respecto. Seguirán manteniendo la farsa de familia feliz.

El personaje interpretado por Angela Bettis es una mujer sometida al miedo de un marido que la golpea a su antojo; la hija pequeña no se da cuenta de nada; la hija mayor intenta proteger a “The Woman”, pero su padre la reprime por eso; y el hijo ve la oportunidad de poder dar rienda suelta a su onanismo y a sus perversiones violentas.

La película muestra diferentes tipos de dolor hacia a las mujeres (salvajes o no), para después realizar una venganza terrorífica hacia unos perturbados padre e hijo y hacia quien lo permitió todo.  

Lauren Ashley Carter y Angela Bettis en The Woman.
Lauren Ashley Carter y Angela Bettis en The Woman.

Lucky Mckee y Jack Ketchum

Director y escritor son los responsables de una historia en la que el malo es el hombre moderno, cristiano y capitalista. Un villano que todos conocemos. Que puede ser nuestro vecino, nuestro padre, o nosotros mismos.

El encierro de “The Woman”, como el de Sylvia Likens, es un ejemplo de hasta qué punto nuestra sociedad ha enfermado. Hasta qué punto el sentimiento de posesión puede llegar a realizar las acciones más terribles e inimaginables a otro ser humano. Especialmente si hablamos de la mujer. Aún hoy sometida por la sociedad, los medios e incluso ella misma, a verse y sentirse como un objeto más que debe agradar al resto para que así la quieran poseer.

The Woman puede tener muchas lecturas, pero deja claro el miedo que podemos sentir si miramos con atención dentro de nosotros o a nuestros vecinos.

Por otro lado, Mckee realiza una cinta indie con una narrativa visual y banda sonora fascinante. Una película con aire de cuento perverso, que junto a cintas Donnie Darko o Brick, representó lo mejor del indie de género americano del siglo XXI.

Trilogía The Woman: Darlin’ (2019, Pollyanna McIntosh)

Póster de Darlin'. última parte de la trilogía The Woman.
Precioso póster de Darlin’. última parte de la trilogía The Woman.

Darlin’ es la película menos interesante de todas. Dirigida por la propia actriz que interpreta a “The Woman”, la película nos cuenta qué ocurrió con las supervivientes de The Woman.

La protagonista es la hija pequeña de la familia que encerró a “The Woman”. La niña se dirige a Urgencias, y de allí la llevan a una especie de convento en el que tendrá que hacer frente a un párroco que cree ser descendiente directo de los apóstoles y que de vez en cuando abusa de las diferentes niñas del lugar, ya que, como él dice (algo así…): “un sirvo de dios tiene permiso para provocarles la primera sangre”. Tremendo.

Mientras la niña está en el convento, “The Woman” la busca por la ciudad. Incluso se une a un grupo de mujeres vagabundas con las que asaltar el convento. Una idea de sororidad un poco extraña…

La película es un sin sentido, tiene tremendos errores de raccord y el guion es terrible. El nivel actoral vuelve al nivel de Offspring, pero como esta, tiene algo que fascina. Su final no tiene ni pies ni cabeza, pero queda abierto a una película más. ¿Se hará realidad? ¿Es necesario? ¿Mejorará la saga? El tiempo lo dirá, o vosotrxs en comentarios.

Saludos furiosos.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.