Entre ‘Lo irreal y lo real’, de Ursula K. Le Guin

Nadie, por buenas razones, ha sido capaz de decir con exactitud dónde comienza y termina la “fantasía”.

Ursula K. Le Guin

Esto lo escribe Ursula K. Le Guin en la introducción de Lo irreal y Lo real, y lo es cierto es que nadie se mueve mejor que ella entre la frontera de la ciencia ficción y la fantasía. Quizá sea esa la razón que hace que sus historias ofrezcan tantas posibilidades.

Ursula K. Le Guin.
Ursula K. Le Guin.

Decenas de novelas, cientos de cuentos. Y de la misma forma, decenas de premios y nominaciones a los grandes reconocimientos de la ciencia ficción y fantasía -Hugo, Nébula o Locus-. Referencia no solo como maestra de ese mundo literario fantástico-científico, sino como maestra de la escritura en sí misma. A día de hoy es imposible pensar en fantasía o ciencia ficción si tener en mente a U.K. Le Guin. Principalmente conocida en su momento por el ciclo de Terramar, llevada en parte al cine por el estudio de animación japonesa Ghibli.

La carrera literaria de Ursula K. Le Guin abarca casi sesenta años y su dedicación ha tenido como resultado esa inmensa cantidad de publicaciones que entran en todos los ámbitos de la literatura y que también le ha permitido explorar y acomodarse entre los límites de los géneros, a veces tan asfixiantes.

Lo real y lo irreal muestra una buena panorámica de su literatura. Una recopilación de relatos construida por la propia autora y que no tuvo que ser tarea fácil teniendo en cuenta la inmensidad de su obra.  

Ursula K. Le Guin: Historias en la frontera

Encuadrarse dentro de algo estrictamente fantástico o en la ciencia ficción que se ha reconocido como ciencia ficción dura, reduce en muchos casos las posibilidades narrativas.

Las historias de U.K. Le Guin extralimitan las distintas categorías. Se pasan los géneros por el forro porque no dejan de ser más que cuestiones de venta. Algo para que tenga más bien claro el que compra, pero poco ayudan al que escribe.

¿Dónde termina la ciencia ficción y comienza la fantasía? Mucho habrá que saber de ciertas cuestiones científicas, por parte del lector entiéndase, para ver que lo que está leyendo supera las posibilidades de la física y nos encontramos ante otra fantasía más, muy bien revestida de ciencia.

Lo irreal y lo real, de Ursula K. Le Guin. Editorial Minotauro.
Lo irreal y lo real, de Ursula K. Le Guin. Editorial Minotauro.

De ahí que la división de géneros sea difícil en cuanto a la necesidad de encasillar algo tan ambiguo como esa realidad taaaan amplia que se encuentra entre lo real y lo irreal. Un lugar que facilita la ficción, pero que de tantas posibilidades que ofrece, a veces es más arriesgado que quedarse en una parcela muy bien encuadrada donde solo hay que seguir normas.

Para la Le Guin la diferencia está en cómo se escribe. Desde dónde uno toma acción define la realidad de ese acto.

La ciencia ficción puede verse como un brillante desarrollo moderno de la fantasía para usar la imaginación dentro de los parámetros de lo racionalmente posible, o al menos lo plausible. (…) En la fantasía puedes inventarlo todo, incluso las reglas de cómo funcionan las cosas, y luego seguir tus reglas fielmente. En ciencia ficción puedes inventar, pero tienes que seguir la mayoría de las reglas de la ciencia, o al menos no ignorarlas.”

Lo científico, lo fantástico, lo HUMANO

Pero hay un lugar intermedio. Un lugar que, frente a la ciencia ficción dura, donde tenemos autores que fueron, o al menos intentaron ser, extremadamente fieles a la ciencia como Isaac Asimov o Arthur C. Clarke, encontramos lo que se ha llamado ciencia ficción blanda.

En esto de la ciencia ficción blanda, donde la fantasía y la ciencia ficción se confunden, el foco no está en todo el armatoste científico tecnológico, sino en la parte más literaria y antropológica; la identidad humana; el enfrentamiento a distintas realidades y posibilidades con un trasfondo mucho más social y filosófico.

De ahí que los temas estrella sean la comunicación, la parte más oscura de sociedades futuras o alternativas, el lenguaje, el destrozo humano o el avance en términos humanísticos entre otros muchos también dentro de esa perspectiva más filosófica y antropológica. Temas que también aparecían en autores como Bradbury o incluso Borges, con las maravillosas Ficciones, también a caballo entre los dos extremos, -incluso en autores más recientes como Ted Chiang, maestro de la ficción especulativa. Se alejan de la frialdad tecnológica, aunque estéticamente encontremos ese ambiente, y resaltan la calidez humana, los cuestionamientos, las dudas irresolubles o los conflictos morales.

Ursula K. Le Guin.
Ursula K. Le Guin.

Con esta recopilación parece que se ha propuesto justo enseñar esas dos caras, que no son tanto como dos caras opuestas y separadas, ya que están fuertemente entrelazadas. Lo real y lo irreal y el lugar donde se cruzan. Hay relatos que empiezan de una forma y se pierden en los límites difusos de la fantasía, como si la ciencia ficción, más clara y exacta, se oscureciera. Es complicado poner el límite entre aquello “real”, es decir lo considerado dentro de la ciencia ficción pura, y lo “irreal”, en el lado de lo fantástico. Los límites son tan confusos, y las posibilidades infinitas, que la propia autora lo deja, finalmente, a elección del lector.

Entre los relatos incluidos, mención especial para El silencio de los asonu, Quienes se marchan de Omelas, Laberintos, El mar es inmeso o El burro blanco, nada que ver entre ellos pero que pasan de manera brillante por todo lo anteriormente comentado. Diversas perspectivas, lenguaje y comunicación, moralidad y realidades oscuras o fábulas fantásticas. Un combo maravilloso que se complementa a la perfección mostrando las mil posibilidades de esos lugares intermedios.

Maestra de la escritura

Pero Úrsula K. Le Guin no es únicamente maestra de la fantasía y la ciencia ficción, sino de la escritura en sí misma. Toda una vida dedica a la escritura, de ahí que su obra incluya desde relatos cortos o poesías, hasta novelones enormes o críticas literarias. Conoce la literatura, conoce la escritura y se da a la fantasía como nadie.

Ursula K. Le Guin.
Ursula K. Le Guin.

A través de esa ciencia-fantasía la Le Guin nos muestra eso que tan bien controla y lo hace a través de historias y recursos de todo tipo. Desde rescritura de cuentos clásicos o mitos, a veces con tono más juvenil y otras con un trasfondo mucho más complejo, conseguido todo unas veces casi en una página otras casi una novela corta.

U. K. Le Guin escribe sobre lugares, construye espacios, mundos inmensos y luego miles de historias pueden seguir sucediendo en esos mismos lugares. De ahí que vuelva una y otra vez con relatos diferentes pero mismas localizaciones. Los escritores que vuelven sobre los mismos lugares que han creado para escribir historias nuevas construyen mundos infinitos -véase Terry Pratchett con Mundodisco. Razón por la que muchos de los relatos son tan potentes y que cuenten con tanta certeza, la certeza que ellos pretenden, ciertas historias. Un trabajo enorme de worldbuilding de los lugares fronterizos entre la realidad y la irrealidad, lugares que permiten una perspectiva única en la ficción y por los que Ursula K. Le Guin se mueve como pez en el agua.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.