¿Cuál será el futuro del cine en España? Lo analizamos con 5 profesionales del sector

Para analizar los retos y oportunidades del cine en España, del 1 al 5 de febrero, se celebrará el encuentro online Saltos de Eje, organizado por la Fundación Iberoamericana de las Industrias Culturales y Creativas (Fibicc).

En este encuentro se reunirán profesionales del sector para dialogar largo y tendido, a través de mesas redondas, actividades, talleres y contenidos exclusivos, sobre el futuro de la industria cinematográfica en nuestro país. Nos adelantamos y hablamos con algunos de estos profesionales para tratar de entender hacia donde se dirige el séptimo arte patrio.  

Estamos en esa época del año en el que el cine nacional e internacional se llena de glamour. Alfombras rojas, photocalls, vestidos de infarto, esmóquines recién planchados y sonrisas de anuncio por doquier. Sin embargo, los números en 2020 (como era de prever) no han sido buenos para la producción cinematográfica y, tras las mascarillas, se esconden algunas caras largas. Poniendo el foco en España, la taquilla ha caído un 72%, la industria del cine ha perdido más de 440 millones de euros y el futuro de las salas es incierto.  

El cine español explora nuevos caminos

Pero, el mundo del cine, lejos de arrugarse, trata de buscar nuevas vías para seguir contando historias que nos hagan reír, nos emocionen, nos permitan vivir otras vidas y soñar con otros mundos. De ahí que, durante el pasado año, a pesar de los pesares, las producciones de ficción, documental y animación nacionales hayan sido de alta calidad, no solo en largometrajes y cortometrajes, sino también en series, ese nuevo dorado que unos opinan que pone en riesgo a la industria, y otros que, por el contrario, ha llegado para darle al cine una nueva vida más lustrosa.

En cualquier caso, es una realidad que el cine va tomando nuevas formas y explorando nuevos caminos para llegar a las audiencias y ser rentable. El auge de las series a nivel mundial y el crecimiento de las plataformas digitales demuestran que los espectadores seguimos ávidos de nuevas historias por descubrir. ¿Y acaso no es eso lo más importante? No sé, yo aquí pinto poco. Dejemos hablar a los y las expertas en esto. Hablamos con Diego Rufo, Elena Subirà i Roca, Fernando Lara, Joan Sala y Marta García Larriú.

Marta García Larriú, Fernando Lara, Diego Rufo, Elena Subirà i Roca y Joan Sala.

¿Hacia dónde se dirige el cine en España?

Digamos que la preguntita se las trae. No es fácil, desde luego, vaticinar una supuesta fórmula de éxito que haga viable la industria a corto y largo plazo. Por eso, le hemos puesto en este aprieto a Fernando Lara, periodista, crítico de cine y exdirector general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA). «Haría falta el Oráculo de Delfos para saberlo. Pero dependerá de que se rompa el círculo maldito actual, compuesto por películas amparadas por las televisiones privadas, que distribuyen compañías multinacionales y son exhibidas por los grandes circuitos, todos ellos de capital no español. Fuera de este círculo, cada vez será más difícil la supervivencia», asegura Lara.

Mi idea es que cada vez será más atractivo un cine apegado a la realidad española, aunque sea utilizando géneros muy codificados que atraigan al público más joven.

Fernando Lara

Ante la pregunta de cuáles serán los nuevos caminos del séptimo arte en nuestro país, Fernando Lara vuelve a desempolvar el Oráculo. «Volvemos al Oráculo. Mi idea es que cada vez será más atractivo un cine apegado a la realidad española, aunque sea utilizando géneros muy codificados que atraigan al público más joven. Y será fundamental la formación audiovisual desde la escuela, que permita el surgimiento de espectadores críticos, preparados y abiertos a nuevos lenguajes».

Oportunidades para el cine

Desde la propia organización de Saltos de Eje, Diego Rufo, realizador, crítico y coordinador del encuentro, pone el foco en las grandes oportunidades que el mundo del cine tiene por delante. «El cine aún tiene muchas reflexiones pendientes y grandes oportunidades por desarrollar. La creación de organizaciones e iniciativas como CIMA, AulaFilm, Another Way Film Festival, Les Gai Cine Mad, DOCMA, Filmin, Federación Pantalla, el talentazo que sale de la ECAM…, no hacen más que mostrar el tremendo momento de ebullición creativa que va a marcar las líneas maestras de los próximos años».

España es cuna de grandes profesionales del cine, creativos y técnicos, que reciben un importante reconocimiento a nivel internacional. En la parte creativa, Pedro Almodóvar, Isabel Coixet, Icíar Bollaín, Alejandro Amenábar y, de forma más reciente, Carla Simón, Óliver Laxe, Lois Patiño o Nuria Giménez Lorang, son ejemplos de esos nombres que han traspasado fronteras.

«No me cabe duda de que el cine en España y en el mundo entero cada vez va a tener más importancia. Al fin y al cabo, el auge a nivel mundial de las series, por ejemplo, muestra el enorme potencial e interés por la ficción audiovisual y el documental. Además, a nivel creativo, creo que en los últimos años el cine en España no ha dejado de mostrar su fortaleza y su enorme talento«, añade Diego Rufo.

Mucho talento, poca pasta

Desde Barcelona, Elena Subirà i Roca, presidenta de Federación Pantalla y responsable de Relaciones Institucionales de DocsBarcelona, apunta en esta misma dirección. «Creativamente, el cine en España goza de muy buena salud. Tenemos a grandes talentos consagrados que siguen haciendo producciones de nivel internacional. Y, además, están surgiendo nuevas hornadas de creadores y creadoras con mucho talento, especialmente, está sorprendiendo el talento femenino; talento que está encontrando una narrativa y una personalidad que está conectando con el público y está consiguiendo mucho éxito de crítica y público. Esto es algo que no puede pasar desapercibido y que, a buen seguro, tiene mucho que ver con lo que será el futuro del cine en España«.

Pero, con la financiación hemos topado. «Sin embargo, al buen momento de la creatividad y el talento, no le acompaña la financiación, tanto a nivel estatal como autonómico. Estamos muy lejos de los grandes países productores europeos como Francia, Alemania, Dinamarca o los Países Bajos. Por eso, el talento permite la supervivencia, pero no brillar como hace décadas se hizo», recalca Subirà i Roca. 

El nuevo orden (o desorden) del recorrido de las películas

Marta García Larriú, directora de Another Way Film Festival, apunta hacia una cuestión interesante a la que no se le suele prestar demasiada atención. «Creo que los recorridos de las películas serán los mismos en cuanto a los elementos, es decir, van a tener que seguir pasando por un año de festivales para obtener una distribución, pero el orden está cada vez menos claro. Estamos en un momento de cierta confusión y plena transformación. Ya nos está pasando que películas que tienen un recorrido online y llaman la atención de los programadores, después pasan al recorrido por festivales y, más tarde, a la televisión. Es decir, el orden de las ventanas por las que va pasando el cine es lo que, curiosamente, está cambiando«.

«Ya no hay una estructura, un modus operandi tan establecido para la distribución y visión de una película, por lo que la labor de selección y filtrado cada vez cobra más relevancia dentro de toda la generación de contenido que está habiendo, y ahí son claves los festivales. El ciclo de vida que tiene un proyecto audiovisual ya no es tan lineal como solía ser. Hay otro orden que irá marcado por la propia película. Esto es muy interesante para el propio espectador, que disfrutará de la máxima libertad, pero nos impone una dificultad añadida a los productores y distribuidores, para atinar, dar con el público correcto y, sobre todo, para lograr la rentabilidad de un proyecto audiovisual. Ahí está el reto, no es malo, simplemente debe haber una exploración«, añade Marta García Larriú.

¿Sustituirán las plataformas de streaming a los cines tradicionales?

«Sin salas, el cine en internet no tiene sentido. No somos el enemigo, sino un complemento”, afirma Joan Sala, editor y programador en Filmin. «Es algo que, desde nuestro nacimiento, hace ya más de 10 años, venimos defendiendo. Prueba de ello es que parte de nuestro crecimiento lo estamos destinando a apoyar películas en producción, en distribución y, sobre todo, a apoyar a las salas. Ahora es más necesario que nunca».

Sin salas, el cine en internet no tiene sentido. Las plataformas no somos el enemigo, sino un complemento.

Joan Sala

«La adquisición y estreno en salas por nuestra parte de una película como Josep, con la cual incluso respetamos los cuatro meses de ventana antes de su definitivo desembarco en nuestra plataforma, es una clara prueba de ello. También los más de 10.000 espectadores que han ido a verla y las seis semanas que ya lleva en cartelera. Pruebas inequívocas de que el público aún confía en las salas y lo seguirá haciendo. Nada puede sustituir la experiencia en salas. Es básicamente donde nace y se gesta la principal magia del cine. Somos muy conscientes de ello».

La convivencia entre cines y plataformas

Por su parte, Fernando Lara recalca la necesidad de una convivencia entre ambos mundos. «Creo que habrá una necesaria convivencia, con cines cada vez más especializados en grandes espectáculos o películas de autor, que las plataformas no tengan -al menos durante un tiempo- en sus catálogos. Las salas tendrán que buscar o bien el acontecimiento o bien la fidelidad de un público cinéfilo. No habrá términos medios».

Elena Subirà i Roca añade que la aparición de las plataformas contribuye a la aportación económica que se hace al cine por parte de las plataformas de mayor volumen, «pero no podemos obviar que marcan unas líneas editoriales muy concretas que no favorecen la independencia creativa de una manera tan amplia como ocurre con los presupuestos públicos. Así que, si esto no lo trabajamos, vamos a seguir viendo esa pérdida de competitividad a nivel internacional».

¿Qué pasará con las salas de cine?

Nos encontramos en un mundo multi-pantalla. Aunque no te consideres muy techie, es muy probable que, en muchas ocasiones, te sorprendas a ti mismo viendo una serie, al mismo tiempo que revisas el correo en el móvil, mientras contestas, casi simultáneamente, mensajes pendientes de WhatsApp. En este mundo en el que el usuario es el rey y las marcas luchan por captar segundos de su codiciada atención, parece que las salas de cine también tendrán que encontrar su propuesta de valor para ser competitivas.  

En un mundo ‘amazonizado’, las salas de cine también van a tener que buscar su lugar, pero no van a desaparecer.

Diego Rufo

«No creo, en absoluto, que las plataformas vayan a sustituir a las salas de cine. Simplemente habrá que hacer una reflexión sobre cuál es el lugar de las salas ante un mundo-pantalla, como decían Lipovetsky y Serroy. Es cierto que las plataformas lo han cambiado todo: el método de distribución, el acceso, la amortización… Y ciertamente, los cines, hasta el momento, han estado protegidos por una legislación, unos modelos de negocio y unas ventanas de exhibición que cada vez se van a volver más líquidas. En un mundo ‘amazonizado’, las salas de cine también van a tener que buscar su lugar, pero no van a desaparecer«, reflexiona Diego Rufo. “De hecho, iniciativas como los cines cooperativos Cines Zoco Majadahonda, Zumzeig o Cineciutat me parecen grandes ejemplos de que las salas de cine seguramente deban repensarse más como punto de encuentro comunitario que como mero lugar de exhibición”, añade.

El futuro del cine en España. Hacia una industria cinematográfica competitiva

«Las ayudas son necesarias. Y pienso que es de recibo decir que se está haciendo un esfuerzo por parte de las administraciones. Creo que hay una toma de conciencia, aunque, hoy por hoy, es insuficiente. Una industria competitiva, además de ofrecer un buen producto, debe estar empoderada. Y ese empoderamiento, además de por la financiación pública y los incentivos para que entre la financiación privada, ha de venir porque pongamos en valor la importancia del cine como industria, como cultura, haciéndole comprender al espectador que es una creación que merece respeto y debe tener un precio adecuado. Es necesaria una acción global que la ponga en valor», afirma Elena Subirà i Roca.

Creo que una industria competitiva, además de ofrecer un buen producto, debe estar empoderada.

Elena Subirà i Roca

Desde Filmin, Joan Sala opina que la industria competitiva ya se ha creado. «Hoy en España se producen películas con mejor factura que nunca, lo cual significa que de alguna manera la competitividad en cuanto a creatividad, en cuanto a desarrollo, implementación tecnológica, en cuanto a nivel de talento en una obra, sea serie o película, ya la tenemos. El tema es cuánto riesgo se quiere asumir. Y, el riesgo no solo lo asumen los creadores, sino quien les produce. Por tanto, si aquel que le va a pagar su creación no es capaz de asumir riesgos, el creador no los asumirá o los asumirá menos. Así que, de alguna manera, aquí, quienes tienen un papel importante que jugar son las plataformas. Son quienes tendrán que retar y exprimir todo el talento y capacidad de creatividad que tienen los directores, guionistas y productores de nuestro país».

Especialización y profesionalización

Por último, Marta García Larriú, señala la especialización y la profesionalización como unas de las claves de futuro. «Me parece que la industria del cine español se está profesionalizando gracias a programas como la residencia de la Academia del Cine, la incubadora de la ECAM o CIMA Impulsa, por poner algunos ejemplos. Por fin ha calado la necesidad de inversión, tanto de tiempo como de dinero, para el desarrollo de un proyecto cinematográfico«.

La industria del cine en España se puede enriquecer muchísimo. Hay vientos a favor y hay que aprovecharlos a través de la unión y la colaboración.

Marta García Larriú

Y añade: «Creo que esta es la manera, profesionalizar la industria y dirigir fondos. Al fin veo que hay un entendimiento entre la relación del cine y el turismo y la imagen de un país. Además, esto me parece especialmente relevante también por el hecho de que España es desde hace unos años un lugar muy potente de producción audiovisual internacional. Cuidarlo, legislarlo, nutrirlo y financiarlo están siendo los métodos para sacarle el mejor partido y potencial. Es una industria que se puede enriquecer muchísimo. Hay vientos a favor y hay que aprovecharlos a través de la unión y la colaboración».

Si quieres saber más sobre los próximos caminos del cine en España, visita el enlace al encuentro online Saltos de Eje. Un evento que, estamos seguros, contribuirá a arrojar luz para encontrar las sendas adecuadas. Abracemos el cambio, aprovechemos las oportunidades.

Imagen de portada: Academia del Cine

Contenido patrocinado.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *