Diana Markosian: desde la Rusia postsoviética hasta el sueño americano

Santa Bárbara es un viaje fotográfico que desempolva los momentos dolorosos olvidados en un rincón de la memoria.

Cristina Sierra

“Cuando tenía siete años y vivía con mi familia en Moscú, mi madre me despertó en medio de la noche y me dijo que nos íbamos de viaje”. Así comenzó el camino de la fotógrafa Diana Markosian hacia el sueño americano, dejando atrás la Rusia sumergida tras el colapso de la Unión Soviética.

Después de una década de carrera en la que ha captado con su objetivo historias en Chechenia, Bosnia y Herzegovina o Cuba, y habiendo publicado en medios como The New York Times, The New Yorker o National Geographic Magazine, debuta con su primera monografía, Santa Bárbara.

‘The Wedding’, de Santa Bárbara, 2019 © Diana Markosian.

Moscú. Año 1996. Poco tiempo después del colapso definitivo de la Unión Soviética, una niña de siete años mira embelesada la tele junto a su madre. Están emitiendo Santa Bárbara en Rusia, una de las telenovelas líderes de audiencia en todo el mundo. Las imágenes de chicas en patines, de grandes bulevares de palmeras interminables y de playas soleadas, nada tienen que ver con su Moscú cotidiano, deprimido y colapsado.

También la familia de la fotógrafa Diana Markosian colapsó en aquellos días. Svetlana, la madre de Diana, con 35 años, totalmente desencantada de su vida, de su país y de su matrimonio. Con unas ganas locas de huir del caos postsoviético, se refugió en la telenovela que hizo famosa a la ciudad costera estadounidense en toda Rusia. Ese rato de ficción conseguía devolverle las ganas de soñar.

‘Primer día de trabajo’, de Santa Bárbara, 2019 © Diana Markosian.

Santa Bárbara de Diana Markosian: familia, decepción y sueño americano

Inspirada por la serie, Svetlana se inscribió en los catálogos de las llamadas ‘novias por correo’, listados que se publicaban en los periódicos estadounidenses. Un hombre mayor, Eli, residente en la ciudad de Santa Bárbara (California) respondió al anuncio que decía: «Soy una mujer joven de Moscú y me gustaría conocer a un hombre amable que me pueda mostrar Estados Unidos». Fue entonces cuando Diana Markosian con siete años, junto a su madre, Svetlana, y su hermano cogieron un avión en mitad de la noche para viajar hacia el dorado sueño americano, dejando todo atrás, también al padre.  

Llegamos a la ciudad costera de Santa Bárbara y nos recibió un hombre mayor que pronto se convertiría en su esposo y ocuparía el lugar de mi propio padre. Y aquí es donde comienza la historia. La idea de tocar algo que se sentía intocable.

Diana Markosian, fotógrafa.
‘Lifeline’, de Santa Bárbara, 2019 © Diana Markosian.

En Santa Bárbara (Ed. Aperture), la fotógrafa Diana Markosian explora los recodos de su memoria y recrea ‘la telenovela’ de su vida, inspirada por la propia serie de los ochenta. De hecho, tanto ha influido la serie en su trabajo, que, durante el proceso de elaboración de esta monografía fotográfica y fílmica, colaboró con una de las guionistas originales de la serie: Lynda Myles, con quien Markosian ha coescrito el guion.

El objetivo era seleccionar con ella a los actores y actrices que interpretarían a su familia y recrearían las imágenes de su infancia. Así, pudo recordar y, en parte, imaginar, su partida desde Moscú y su llegada a la costera y reluciente Santa Bárbara. También la ausencia del padre tiene un papel relevante en esta historia. No volvió a verle hasta casi 20 años después de llegar a Estados Unidos. Con él se reencontró en uno de sus viajes a Armenia donde dio forma a dos de sus proyectos anteriores: Inventing My Father (2013) y Mornings (With You) (2016).

Cómo hurgar en los rincones intocables de la memoria y salir indemne

La última obra de Markosian se compone de una serie de fotografías, un vídeo narrativo y una exposición en el Museo de Arte Moderno de San Francisco, cuya inauguración está prevista para febrero de 2021.

En su monografía debut, Diana Markosian mezcla diferentes formatos para llegar a plasmar una parte fundamental de su vida, a la que no se había asomado con frecuencia. Y le sirve para hurgar en esos rincones oscuros y poco ventilados y purgar viejos demonios. Se mezclan la realidad y la ficción. Las caras reales de las imágenes tomadas del archivo familiar con las escenas de ficción, que también recrean momentos cruciales de su vida con ese halo de fantasía que envuelve los recuerdos más lejanos en la memoria.

‘Mom Alone’, de Santa Bárbara, 2019 © Diana Markosian.

A nivel de estructura, encontramos las imágenes ficcionadas que recrean momentos de la propia telenovela; junto a otras imágenes fijas de películas reales, así como viejas fotos familiares. Con todo ello, Diana Markosian logra verse desde fuera, ver aquel mundo, aquella época con los ojos de su madre, una madre que se sacrificó para poder darles un futuro mejor. Santa Bárbara podría ser Diana a través de los ojos de su madre. Un proyecto que encarna su particular visión del sueño americano.

Una nueva generación de fotógrafas

Markosian se reencuentra con su madre, no como hija, sino como mujer. Observando con detalle Santa Bárbara, solo de esta forma, los recuerdos confusos empiezan a tomar forma y comienzas a entender las decisiones que, de niño, únicamente obedecías. De esta forma, te das cuenta de las debilidades de tus padres, de sus temores, de sus errores. También de la imagen desvirtuada que construimos sobre ellos en la infancia. Y desde tu edad adulta, o lo que debería serlo, comprendes que también han sufrido, que la han cagado y que han sido humanos.

Reconocida por su enfoque experimental, la fotógrafa vuelve a sorprender con una narración con estética de documental, innovadora y muy personal. Markosian es la representación de una nueva generación de fotógrafas que exploran otros lenguajes, otras formas.

Si quieres leer más noticias sobre Arte, visita el siguiente enlace.

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *