‘La cumbre de los infiernos’: tradición y muerte en la Vera de Extremadura

La cumbre de los infiernos es la primera novela de Marta San Román, de la mano de Con M de Mujer, una editorial joven y fresca con un objetivo claro: elevar la figura femenina en el panorama literario nacional.

La Vera de Extremadura es uno de los lugares más hermosos de España. También uno de los más ricos en mitología y folclore popular. En ella, San Román halla terreno fecundo para hacer crecer una historia de intrigas y asesinatos, que se nutre de un relevante mensaje social.

Nos internamos con ella en la Sierra de Tormantos. Envueltos por la oscuridad circundante, nuestro sentido de la realidad se tambalea. En lo denso del bosque, no podemos evitar rememorar un viejo poema, así como la historia que lo acompaña: la de la Serrana de la Vera y su implacable cruzada.

Estatua de la Serrana de Vera en Garganta la Olla.
Estatua de la Serrana de Vera en Garganta la Olla.

La cumbre de los infiernos: Una visión aterradora

Soledad Ventura es una mujer de treinta y pocos años. Inteligente e inquisitiva, ejerce como periodista en Barcelona. La cumbre de los infiernos comienza con ella volviendo a su pueblo natal, Losar de la Vera, con motivo de la boda de su hermana, Guadalupe.

El lugar donde se crio despierta en ella sentimientos contradictorios. Pese al cariño que le tiene, su verde y escarpada extensión contiene el recuerdo de Luis, su amor de adolescencia, el cual se quitó la vida sin motivo aparente.

Desde entonces, Sol (que es como prefiere que la llamen) ha encontrado la forma de salir adelante, desarrollándose académica y profesionalmente, pero no tanto en el aspecto sentimental. Podría decirse que parte de ella también se marchó con el acto suicida de Luis.

Losar de la Vera. el lugar en el que transcurre La cumbre de los infiernos.
Losar de la Vera.

Del mismo modo, Sol se ha acostumbrado a convivir con la noción de no haber cumplido con las expectativas que su familia había depositado en ella. No en vano, el mundo rural no suele ver con buenos ojos a una mujer soltera que decide vivir su vida según sus propios términos.

En su segunda noche de vuelta, Sol sale de un restaurante y mira hacia el Puente de Cuartos, a cierta distancia. Ahí, para su espanto, ve a una mujer de blanco arrojándose desde lo alto. Esto desencadena una serie de eventos que suponen el mayor reto de su carrera periodística… y también su mayor desafío personal.

A lomos de la sierra

Más de una legua había andado

sin revolver la cabeza,

y cuando mal me pensé

yo la cabeza volviera.

Y esto la vi venir,

bramando como una fiera,

saltando de canto en canto,

brincando de peña en peña.

Romance de la Serrana de la Vea. Anónimo.

La Vera es testigo de una serie de muertes que mantiene en jaque a las autoridades locales. Aunque parecen suicidios, comparten un cierto patrón: se trata de hombres con un historial delictivo, y sus víctimas son siempre del sexo opuesto.

A las gentes locales les recuerda muchísimo a la leyenda de la Serrana de la Vera, una mujer con habilidades sobrehumanas que sale de su escondrijo en el bosque para ejecutar a hombres que hayan sido crueles con sus respectivas mujeres. Esta historia está tan arraigada en la región que hasta cuenta con su propio monumento: una estatua a las afueras de Garganta de la Olla, de camino hacia el Monasterio de Yuste.

La cumbre de los infiernos

Como mito, la Serrana de la Vera tiene distintos equivalentes alrededor de toda la geografía extremeña. Como figura literaria, ha sido tratada por multitud de autores, entre los que destacan Luis Vélez de Guevara y Lope de Vega.

Debido a esto, los crímenes de la Vera cobran un interés antropológico para Sol. También para el editor de la revista en que trabaja, que se huele un suculento fotorreportaje. Para ayudarle a elaborarlo, le envía a Yago, un fotógrafo profesional. Natural de Galicia, ha crecido entre historias de brujas, por las que siente predilección.

Yago es, además, un chico tímido que en ocasiones puede resultar arisco, y con un punto macarra. Sin embargo, su fascinación por la figura de la Serrana, así como su afán periodístico, le convierten en el compañero ideal de Sol tras la pista del posible asesino.

Negra y tenebrosa

La cumbre de los infiernos es una novela negra con tintes sobrenaturales que engancha desde la primera de sus 227 páginas, y que tiene algo de Patricia Highsmith y de Emilia Pardo Bazán (ahí es nada). Ágil y despierta, habla en metáfora (y no tanto) acerca del papel de la mujer en las comunidades rurales, así como del mal que algunos hombres les infligen, y lo hace de una forma tan elocuente como amena.

Igualmente, traza un mapa de la región de la Vera que se extiende nítido en la mente del lector o lectora, con varios lugares marcados en rojo: Losara de la Vera, Jarandilla y, especialmente, Garganta la Olla. Estas localizaciones aparecen descritas con sumo cariño, resaltando la riqueza de su geografía y sus costumbres, de las que las mujeres son las principales perpetuadoras.

La cumbre de los infiernos, de Marta San Román.
La cumbre de los infiernos, de Marta San Román.

Y es que son los personajes femeninos los que llevan el peso de la narración, empezando por la propia Sol Ventura y terminando por la Serrana. La identidad de esta, y el misterio de su existencia, empuja a seguir leyendo, aun a través de senderos tenebrosos y difícilmente accesibles.

Recorriendo dicho camino, la protagonista del libro tendrá que hurgar en viejas heridas que nunca han llegado a cerrarse (tanto de la Vera, como de ella misma). La cumbre de los infiernos va mucho de eso, de mirar hacia atrás e intentar colocar todo en su sitio, no sea que en el futuro vuelva a caerse en los mismos errores.

Con M de Mujer

Marta San Román nació el 29 de noviembre de 1990 en Navalmoral de la Mata, aunque se crio en Rosalejo, a no mucha distancia de la cueva de la Serrana a la que debe su debut literario.

Posteriormente se licenció en Turismo en Cáceres, para luego mudarse a Italia, su patria espiritual. Después de pasar cinco años en dicho país, se estableció en Madrid, donde cursó la carrera de Periodismo. Desde entonces se la puede leer en una conocida web de turismo, así como en medios tales como La Vanguardia.

Marta San Román.
Marta San Román.

En plena pandemia retomó su objetivo de escribir una novela, fruto de lo cual tenemos La cumbre de los infiernos. Con M de Mujer se encargó de su publicación en febrero de 2022. Esta editorial nació en Santiponce, Sevilla, con el claro objetivo de “encumbrar la figura de la mujer en la cultura y denunciar las crueles realidades de sobra reconocidas como la desigualdad social, la violencia de género o el maltrato en todas sus fases” (tal y como puede leerse en su propia página). Para ello ofrece la oportunidad de publicar tanto a autoras como a autores, siendo los únicos requisitos el talento y lo femenino como tema central de sus obras.

La cumbre de los infiernos puede encontrarse tanto en librerías como por internet, y es la primera muestra de (estamos seguros) una prolífica carrera literaria para Marta San Román.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.