Mejores series ‘British’ del siglo XXI (Parte 1)

Llevamos más de dos décadas en las que “las series se convirtieron en el nuevo cine”. Cuántas veces hemos oído eso, pero, ¿qué quieren decir cuando lo dicen? Suelen hacer referencia a la irrupción de directores, actores y estrellas de cine en las series de tv. A un aumento de la calidad artística y técnica. A grandes producciones más vistas y esperadas que el nuevo blockbuster de verano. Pero hay un país de países en el que la calidad de sus series siempre ha estado a un nivel equivalente al de su cine y ese es el Reino Unido. Series british que son, la mayoría de veces, de pocos episodios y/o temporadas, lo que las hace muy fácil de disfrutar.

Hemos hecho una selección de las que consideramos las mejores series de este siglo, vamos a verlas:

Para leer la Parte 2 pincha AQUÍ

Black Mirror (2011)

Creada por Charlie Brooker, la serie rápidamente fue un éxito mundial. La serie plantea en cada uno de sus episodios o especiales un futuro distópico diferente. Futuros distópicos tan reales que aterrorizan. Aunque hay algunos que no nos importaría vivir, como el de su episodio “San Junipero”. Imprescindible.

Years and years (2019)

Seguimos con futuros distópicos, en este caso el creado por Russell T. Davies. El futuro más cercano a nuestra realidad, a nuestro presente. Un futuro que, una vez vista la miniserie, dudas de que no sea el que nos tocará vivir. Todo lo vemos desde los ojos de una familia de clase media/alta a la que el paso de los años les deja heridas y situaciones imborrables.

La ciencia ficción es uno de los géneros preferidos de las series british.

Utopía (2013)

No nos vamos muy lejos de los futuros distópicos ya que Dennis Kelly crea una personal, original, fascinante e hipnótica serie en la que el objetivo principal de sus personajes es salvaguardar un cómic de culto que esconde los secretos de las futuras desgracias que aguardan a la humanidad. Actualmente se está ultimando la versión americana de esta serie a la que no le hace falta ningún tipo de adaptación. Una de mis series british favoritas, porque, ¿where is Jessica Hyde?

Broadchurch (2013)

En la localidad costera de Broadchurch aparece un niño muerto en la playa. Ese es l pistoletazo de salida de la creación de Chris Chibnall. Estamos ante un misterioso asesinato en una población de singulares personajes a los que David Tennant y Olivia Colman deberánconocer paraaveriguar si hay algún culpable entre ellos. Es como un Twin Peaks inglés que no podrás dejar de ver. Fue pensada para una temporada y eso es lo que aconsejo ver. Solo la primera.

Happy Valley (2014)

La directora y guionista Sally Wainwright, nos cuenta como Catherine, una policía y abuela monoparental de un pueblo rural de West Yorkshire, se ve envuelta en un duro y misterioso crimen. Protagonizada por la estupenda Sarah Lancashire y rodeada de un plantel de actrices en estado de gracia, no podremos separar los ojos de la pantalla hasta conocer el desenlace del crimen. Muy recomendable.

¿Quién dijo que Mare of Easttown innovaba?

The Missing (2014)

Adictiva serie de 2 temporadas en la que su creador, Harry Williams, nos coloca en la situación de dos padres que acaban de sufrir la ¿desaparición? De su hijo. Durísima y adictiva serie que juega con nuestras emociones hasta dejarnos en un lugar de no retorno en el que no sabremos discernir entra la realidad y lo que nos dice la mente. En 2019 pudimos ver, Baptiste, spin off de la serie.

The Office (2001)

Falso documental de lo que ocurre en una oficina en capa caída por culpa de su jefe, ¿o no? Ricky Gervais y Stephen Merchant llevaron el subgénero “falso documental” utilizado en cine, a las series de TV. Crearon una sitcom cargada de humor negro de la que poco después se realizaría una versión americana protagonizada por Steve Carrell. Me gusta, Steve Carrell, pero el David Brent de Gervais me parece irrepetible.

Southcliffe (2013)

Miniserie sobre las consecuencias por un grave incidente sufrido en una pequeña población rural. Con guion de Tony Grisoni, y dirigida por Sean Durkin (Martha Marcy May Marlene (2011)), Southcliffe resulta ser una obra maestra. Una joya maravillosamente interpretada que nos hará plantearnos nuestra propia moral y ponernos en lugares, para muchos incómodos, pero muy necesarios para poder ver la realidad de la manera más crítica posible. La mejor serie que pude ver ese año.

Extras (2005)

Como no podía ser de otra manera, Ricky Gervais y Stephen Merchant, vuelven al falso documental para contarnos los entresijos de “los extras”. Esos, a veces, actores que aparecen sin frase en cine y tv pero que aspiran a ser una estrella o a dejar de malvivir para poder vivir de su profesión. Triste y cómica a partes iguales, es una serie excelente que te encantará tanto si eres del gremio como si no. Esta cargada de cameos como el de Robert De Niro, por ejemplo.

Peaky Blinders (2013)

Steven Knight es un genio, mi guionista contemporáneo favorito después de Charlie Kaufman. De su mente surge, rescata y recrea la historia de estos mafiosos gitanos de Birmingham de los años 20. Una serie impecable, sin errores, una pieza maestra. Creció poco a poco, el boca/oreja fue acelerando el paso hasta convertirla en el éxito mundial que es hoy en día, porque decidme, ¿quién no quiere ser un “Fucking Peaky Blinder!”? Cillian Murphy y el resto de la familia seguro que también tienen algo de culpa.

The Virtues (2019)

El tándem, Shane Meadows/Jack Thorne, parece tocado por una mano divina. Sus creaciones son maravillosas, como se demuestra en This is England (2006), la joya de la corona. Me atrevo a decir que The Virtues fue la mejor serie del año pasado. Un drama sin concesiones, directo a destrozarte por dentro, con las dos mejores interpretaciones del año. Como los sucesos vividos de niño pueden marcar la vida que tendrás el resto de tu vida.

Una de las mejores series british de los últimos años.

Skins (2007)

Skins es la serie que más se ha arriesgado al contra la vida de jóvenes adolescentes en plena edad del pavo. Es explícita, descarada, brutal y, sobre todo, sincera. Sus creadores, Jamie Brittain y Bryan Elsley, no ridiculizan a los jóvenes, los tratan y muestran como son, sin caricaturas, sin disfraces, con lo que nos gusta de ellos y lo que no queremos aceptar. Si queréis ver una serie sobre jóvenes, mirad esta. A veces duele, pero es la que más se acerca a la verdad de una edad que muchos quieren obviar.

Gangs of London (2020)

Una serie de mafia con un Peaky Blinder protagonizándola, creada por Gareth Evans (Saga Raid) y Matt Flannery. Eso debería ser suficiente para verla. Pero si os digo que nunca la acción estuvo mejor rodada. Que además de acción hay historia. Y que el episodio 5 es el episodio de Gangs of London es mejor rodado del año. ¿No os apetecería verla? A mi sí. La volveré a ver.

Derek (2012)

Esta vez, Ricky Gervais, sin Stephen Merchant, crea una serie tragicómica enmarcada en una residencia de ancianos. En este lugar seremos cómplices de las vivencias de los más variopintos personajes. El propio Gervais interpreta al protagonista que le da nombre a la serie, un “enfermero” con discapacidad mental amante de los animales. Conmovedora, divertida y en ocasiones, triste. Otra genialidad de Gervais. De sus obras, mi favorita.

Para leer las mejores series ‘British’ del siglo XXI (Parte 2) pincha AQUÍ

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *