‘Pure’: sexo en imágenes perturbadoras

¿Cómo sería la vida si nos viéramos acosados continuamente por pensamientos bizarros (en el sentido más francés de la palabra) sobre sexo? Tu mejor amiga montándoselo con tu padre o tú morreándote con tu madre. Esto es lo que le pasa a Marnie, la protagonista de Pure (escrita por Kirstie Swain y dirigida por Aneil Karia y Alicia Macdonald), serie del Channel 4 británico que puede verse en Filmin.

El detonante

Esta dramedia está basada en un libro autobiográfico, y homónimo, de Rose Cartwright. Eso se nota en la ficción por cómo están explicados los trastornos y problemas mentales de la protagonista.

El detonante de la serie está en un discurso que Marnie debe dar ante varias personas en la fiesta de aniversario de bodas de sus padres. Imágenes de sexo empiezan a llegarle a la cabeza y ve cómo el público para el que ella habla se le aparece desnudo y teniendo una orgía.

Marnie colapsa y decide irse, de un pequeño pueblo de Escocia, a Londres para aislarse y poder encontrar una solución al problema que lleva acosándola desde la adolescencia.

Empieza a experimentar sexualmente, a probar a tener sexo con una mujer y a equivocarse muchas veces. Pero también conoce a personas que van a resultar importantes en su vida y logra descubrir qué le pasa. Marnie tiene un trastorno obsesivo compulsivo (TOC) que hace que tenga pensamientos intrusivos sobre sexo y, a consecuencia de esto, unas altas dosis de ansiedad, que le impiden relacionarse con la gente como a ella le gustaría.

El casting está muy bien seleccionado, ninguno de los actores hierra en su papel y las relaciones de amistad, o de sexo, están muy bien contadas. Especialmente la de Marnie (Charly Clive) y Charlie (Joe Cole), que construyen una amistad potente y verdadera en torno a sus trastornos con el sexo.

Cartel de Pure para Filmin

Amistad, sexo y relaciones de poder

Lo que más destaca, sin duda, es la frescura, naturalidad y el acierto con el que se habla del TOC. Se desmitifican muchas cosas de este problema de salud mental, como que los que lo padecen tienen que ser pulcros y obsesivos hasta decir basta. Ahí es donde, precisamente, se nota que Pure está basada en una historia real.

Pero también hay otros temas, como el mencionado de la amistad. Se muestra cómo en ocasiones hay que decir que no a viejas amistades porque simplemente se han vuelto relaciones tóxicas.

Otro asunto importante, que subyace durante toda la trama, son las relaciones de poder, que en algunos casos tiene que ver, además, con el tema del sexo: abusos de poder por parte de jefes, abusos de poder por parte de personajes que se admiran y abusos de poder en algunas relaciones de amistad.

La serie tiene solo seis capítulos de unos 35 minutos cada uno. Se ve prácticamente sola, te pica y el argumento es muy interesante. Sí es cierto que la corta duración, igual que es buena para verla del tirón cualquier domingo, le hace flaco favor al final porque da la sensación de que las tramas no quedan del todo cerradas.

Entiendo que esto sería con la intención de no cerrar del todo la puerta a una posible segunda temporada. No obstante, este año se confirmó que Pure no va a continuar.

Una pena no poder seguir profundizando en el cerebro de Marnie y viendo cómo avanza en su empeño por controlar esos pensamientos perturbadores. Aún así, una serie muy recomendada, interesante y normalizadora. Nuestro thumbs up a Pure.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *