‘Stranger Things 4’: La mejor partida de rol se juega en Netflix

En un momento en el que Netflix sufre del desprestigio y desidia de muchos de sus suscriptores, se estrena la nueva temporada de Stranger Things, el buque insignia de la plataforma. La serie con la que en 2016 enamoró a crítica y público con esa mezcla de Los Goonies, Spielberg, De Palma, Stephen King y el cine de terror de serie B. Buena jugada por su parte, ya que nos encontramos con una temporada más que sobresaliente. Cargada de nostalgia ochentera por un tubo. Seguro que reconciliará a muchos con Netflix.

Stranger Things 4: la criatura se hace mayor

En Stranger Things 4, nuestros protagonistas han crecido y van al instituto. Con todo lo que eso conlleva: bullying, desamor, drogas, fiestas y mentiras… muchas mentiras.

En esta temporada, las mentiras son el motor de muchas de las subtramas de sus personajes. Desde la telequinética Eleven, hasta Nancy Wheeler, pasando por los hermanos Byers o el propio villano de la función. Muchas mentiras y manipulaciones.

La serie continúa la historia de Stranger Things 3. En la que en el último momento descubrimos que Jim Hooper (David Harbour) no había muerto, pero era preso del ejército ruso.

Jim Hooper es David Harbour en Stranger Things 4. Netflix.
Jim Hooper es David Harbour en Stranger Things 4. Netflix.

Eso hará que se vayan creando diferentes líneas argumentales. Una en la que el personaje interpretado por Winona Ryder irá en busca de Hooper acompañada de Baumann (Brett Gelman, el descubrimiento de la tercera temporada); otra en la que Eleven irá en la búsqueda de su perdido poder y otras en la que el (cada vez más numeroso) grupo de jóvenes investigará qué sucede en Hawkins. ¿Está realmente la ciudad maldita? ¿Por qué mueren adolescentes de forma extremadamente violenta y misteriosa? ¿No ha sufrido suficiente la sociedad de Hawkins?

¿Echamos una partida de rol?

Como os decía antes, los protagonistas han crecido. Ahora siguen jugando a rol, pero lo hacen en un club al que se unieron en el instituto: El Club Fuego Infernal (no confundir, aunque compartan el mismo nombre, con el de los cómics de La patrulla X).

El líder de club y máster del juego de rol Dungeons and Dragons, es Eddie Munson, muy bien interpretado por Joseph Quinn. Eddie será el personaje más perseguido de la temporada, ya que se le considera el causante de las extrañas muertes de Hawkins. Principalmente, porque la primera de esas muertes ocurrió en el remolque en el que vive con su tío, pero también por liderar el club de rol.

 Joseph Quinn es Eddie Munson en Stranger Things 4.
Joseph Quinn es Eddie Munson en Stranger Things 4.

Era 1986 y no podemos olvidar que en esa época, los juegos de rol no estaban tan ¿aceptados? como hoy en día. Se les suponía sectas satánicas y otras locuras por el estilo.

Desde la primera temporada de Stranger Things, en la que, después de la sangrienta primera escena, nos muestran a el grupo de jóvenes jugando a Dungeons, los juegos de rol no han dejado de ser referenciados. Si el monstruo más conocido de la serie es el Demogorgon, ahora nos toca pasar miedo con Vecna. Ambos comparten nombres con criaturas y monstruos de Dungeons and Dragons.

Pero si algo se parece a una partida de rol, y enriquece la serie sobremanera, es el hecho de que absolutamente todos sus personajes estén definidos y actúen como si los hubieran creado en una ficha de juego de rol.

El Club Fuego Infernal durante una partida de rol. Netflix.
El Club Fuego Infernal durante una partida de rol. Erica Sinclair (Priah Ferguson) se juega la partida. Netflix.

Para lxs que no sepan a lo que me refiero, lo explicaré mejor: todos funcionan en virtud de lo desarrolladas que estén sus diferentes características y conocimientos. Ya sea, saber karate, idiomas, interpretación, código morse, lógica, informática, valentía, nado, inteligencia… o cualquier otra skill.

Es maravilloso ver como los personajes de Stranger Things 4 están tan bien construidos y llenos de diferentes habilidades con sus respectivos niveles de experiencia.

Las mujeres en los 80

Para poder disfrutar de las distintas habilidades de sus personajes, se necesita una buena historia. Una historia que tenga en cuenta de dónde vienen cada una de ellas y hacia dónde van. Parece que estoy diciendo una obviedad, pero, por desgracia, muchas de las series o películas que se realizan no tienen en cuenta estas consignas.

Stranger Things 4 tiene una muy buena historia. Repleta de iconografía pulp y cariño por lo mejor de los 80, sin prescindir de criticar lo más reprochable de la década.

Ahí están las escenas de ese bullying sin redes sociales tan característico durante esos años, o la dificultad de poder reivindicar tu homosexualidad.

Robin y Nancy. Stranger Things. Netflix.
Robin y Nancy. Stranger Things. Netflix.

Aun así, los Hermanos Duffer hacen una reconstrucción de la época con algunas interesantes licencias. En los años 80 de Stranger Things, una chica homosexual puede hablar con su amigo sobre que le gustan las tetas, y un adolescente decirle a su mejor amigo que está enamorado de él. Algo que en la España de los 80 y exceptuando entornos muy concretos, sería, por desgracia, impensable.

Las mujeres de Stranger Things son las auténticas protagonistas de la serie. No solo por Eleven. Joyce, Nancy, Max, Robin y la joven Erica Sinclair (genial Priah Ferguson), aun sin tener poderes, son las auténticas heroínas de la serie. Ellas no se dejan amedrentar por ningún hombre, ni necesitan la cacareada protección masculina. Son adolescentes y niñas inteligentes e interesantes, con personajes que no están basados ni dependen de la típica relación heterosexual con un hombre. Sus vidas y problemática van más allá de eso.

Stranger Things 4. Netflix.
Stranger Things 4. Netflix.

Además, en la serie encontramos a niñas expertas en informática, o referentes profesionales como, mujeres policía de alto rango y psicólogas.

Stranger Things 4: homenaje al terror

La nueva temporada de la serie entusiasmará a los fans de Pesadilla en Elm Street, por varios motivos. Que el villano de la serie se meta en la mente de sus víctimas en busca de sus tormentos para, desde ahí, asesinarlos, es algo que Freddy Krueger sabía hacer muy bien en los sueños de los adolescentes.

La legión de seguidores de las novelas de Stephen King también está de enhorabuena. Hawkins la ciudad maldita de Stranger Things, nos recuerda al Jerusalem’s Lot de las novelas de King. Un pueblo maldito en el que todo el mundo tiene una cruenta historia que contar. Incluso podríamos decir, que la casa en la que habita el villano de esta temporada, nos recuerda, y mucho, a la casa en la que vivía el vampiro de la novela Salem’s Lot.

La casa de Victor Creel (¿quién será?) en Stranger Things 4. Netflix
La casa de Victor Creel (¿quién será?) en Stranger Things 4. Netflix

Por otro lado, el diseño de Vecna, el monstruo, parece surgir de la unión de La cosa del pantano, Jeepers Creepers, Skeletor y el Némesis de Resident Evil. Aunque seguro que muchxs pensarán que puede resultar cutre, que Vecna sea un actor caracterizado con un traje de látex y algo de CGI, en vez de ser 100% digital, ayuda a que tu viaje nostálgico sea aún más certero y especial.

Esperamos que el volumen 2 de Stranger Things 4, que se estrenará el 1 de julio, esté a la altura de este volumen 1, que, sin duda, ha superado las expectativas. ¡Viva los sintetizadores!

Saludos furiosos.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *