·

25N: un grito global contra la violencia de género

El 25 de noviembre (25N) se ha convertido en una fecha señalada en la lucha contra la violencia de género. Este día, conocido como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, no solo conmemora a las víctimas, sino que también celebra la fortaleza y la capacidad de resiliencia de las mujeres en todo el mundo. La relevancia de esta fecha se refuerza año tras año, evidenciando la necesidad continua de luchar por un mundo libre de violencia y discriminación.

¿Qué es el 25N y qué se reivindica en esta fecha?

Para encontrar el origen y el significado de la elección del 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, tenemos que ahondar en las raíces de la historia feminista. Esta fecha fue elegida en honor a las hermanas Mirabal, tres activistas dominicanas que fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del dictador Rafael Trujillo. Sus vidas y su sacrificio se han convertido en un símbolo de la lucha contra la opresión y la violencia de género.

Las hermanas Mirabal, también conocidas como “Las Mariposas”, son figuras emblemáticas en la lucha contra la opresión y la violencia de género. Sus vidas y su trágico final han tenido un impacto profundo en la historia contemporánea, especialmente en Latinoamérica y en la lucha global por los derechos de las mujeres, pero no se puede negar que su influencia se ha extendido a todo el mundo.

Emanuel Bustos Orellana (Ilustración) 25N
Ilustración de Emanuel Bustos Orellana.

Vida y activismo de las hermanas Mirabal

Las hermanas Mirabal eran cuatro hermanas dominicanas: Patria, Minerva, María Teresa y Dedé Mirabal, aunque en la mayoría de las ocasiones se obvia la existencia de Dedé, ya que no se encuentra entre las hermanas asesinadas.

Nacieron en la provincia de Salcedo, República Dominicana, en una familia acomodada. Desde jóvenes, se involucraron en actividades políticas y sociales, especialmente en oposición a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, que gobernó la República Dominicana con mano dura desde 1930 hasta su asesinato en 1961.

Minerva, en particular, fue muy activa políticamente, y se convirtió en un símbolo de resistencia. Ella y sus hermanas se unieron al Movimiento Revolucionario del 14 de Junio, un grupo que buscaba derrocar a Trujillo y establecer un gobierno democrático en la República Dominicana.

25N: el asesinato de las hermanas Mirabal y su Legado

El 25 de noviembre de 1960, Patria, Minerva y María Teresa fueron brutalmente asesinadas por agentes del Estado, bajo órdenes de Trujillo. Su vehículo fue interceptado mientras regresaban de visitar a sus parejas, quienes estaban encarcelados por actividades políticas. Los cuerpos de las hermanas fueron encontrados al fondo de un acantilado, en un intento por hacer pasar el asesinato como accidente. Dedé, la cuarta hermana, no estaba con ellas en ese momento y sobrevivió.

El asesinato de las hermanas Mirabal causó indignación tanto a nivel nacional como internacional, y se considera, además, como un catalizador para el derrocamiento de la dictadura de Trujillo. Se convirtieron en mártires y símbolos de la resistencia contra la opresión dictatorial y la violencia de género.

En 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 25 de noviembre, aniversario de su asesinato, como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en su honor.

Hermanas Mirabal
Las hermanas Mirabal.

Figuras clave en la lucha vontra la violencia de género en el 25N

Como activistas internacionales destacadas, en el ámbito internacional, numerosas mujeres han sido pilares fundamentales en la lucha contra la violencia de género. Figuras como Malala Yousafzai, quien sobrevivió a un ataque talibán por abogar por la educación de las niñas en Pakistán, y Rigoberta Menchú, defensora de los derechos indígenas y de las mujeres en Guatemala, son solo algunos ejemplos. Estas mujeres, a través de su valentía y activismo, han inspirado a generaciones enteras a alzar la voz contra la injusticia.

El papel de las organizaciones internacionales como las Naciones Unidas juegan un rol crucial en la lucha contra la violencia de género. A través de sus diversas agencias, como ONU Mujeres, impulsan programas y políticas para proteger los derechos de las mujeres y promover la igualdad de género a nivel global. La declaración de este día como internacional es un claro ejemplo de su compromiso con la causa. Aunque, ¿podrían hacer más? Posiblemente, sí, ya que las cifra siguen en aumento.

La lucha en España: figuras y movimientos claves

Las activistas españolas en la lucha contra la violencia de género ha estado encabezada por figuras destacadas como Lidia Falcón, fundadora del Partido Feminista de España, y Clara Campoamor, quien luchó por el derecho al voto de las mujeres en España. Sus esfuerzos, junto a los de otras mujeres españolas como Juana Doña, Dolores Ibárruri, María Teresa León o María Lejárraga, han sido cruciales para impulsar cambios legislativos, culturales y sociales en el país.

Con todas las pestes que echamos muchas veces sobre nuestro país, también hay que reconocer que España ha sido un país pionero en la implementación de leyes específicas contra la violencia de género. La Ley Integral contra la Violencia de Género, aprobada en 2004, es un hito en la legislación española y ha servido de modelo para otros países. Además, movimientos como el #MeToo, han encontrado un fuerte eco en España, promoviendo una mayor conciencia y acción social contra la violencia de género.

Un camino hacia el futuro

La educación y la concienciación social son vitales para erradicar la violencia contra la mujer. Por este motivo, es fundamental promover una educación basada en la igualdad y el respeto desde edades tempranas. Asimismo, es crucial continuar con la sensibilización social y la denuncia de todas las formas de violencia de género.

El 25N no es solo un día para recordar a las víctimas, sino también una oportunidad para reafirmar nuestro compromiso como sociedad con la erradicación de la violencia contra la mujer. Cada acción, no importa lo pequeña o nimia que parezca, contribuye a construir un mundo más justo y seguro para todas y todos. Porque en esto estamos todos y todas a una, ¿no? Al menos, así debería ser.

Imagen de portada: Emanuel Bustos Orellana.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *