‘Catastrophe’, una desastrosa historia de amor que consigue enamorar

La televisión está llena de historias de amor que demuestran que las relaciones de pareja no son todo romanticismo y momentos bonitos. También son peleas, descubrir cosas desagradables de tu pareja, tener que aguantar sus manías raras, sus malos olores, sus estupideces y obsesiones hasta el punto de darte vergüenza ajena. O incluso, asco. Así lo vemos en Catastrophe (2015), la comedia británica, protagonizada por Sharon Horgan y Rob Delaney. Una serie escrita por ellos mismos, que no tiene reparos en mostrar que el amor también es caos, vergüenza y asco, mucho asco.

Una comedia negra, deslenguada y sucia

Sharon y Rob se conocen una noche en un bar de Londres. Él es americano pero está en Reino Unido por un viaje de trabajo. Durante una semana, Rob y Sharon fornican sin parar. Cuando Rob vuelve a Estados Unidos recibe la noticia de que Sharon que está embarazada. Dada su edad y sus bajas posibilidades de volverse a quedar embarazada, Sharon decide que va a tener el bebé. Entonces, Rob vuelve a Londres donde improvisa, junto a Sharon, una nueva vida.

Sharon Horgan y Rob Delaney en Catastrophe.
Sharon Horgan y Rob Delaney en Catastrophe.

Catastrophe es puro humor negro al más puro estilo británico pero, ¿qué la diferencia del resto de series inglesas? Que es sumamente deslenguada, es comedia sin límites, ni escrúpulos. Empezando por la misma Sharon, que siempre dice lo primero que le viene a la cabeza, y siguiendo por los personajes secundarios, a cada cual más estrafalario y desagradable: Chris (Mark Bonnar); un hombre en la crisis de los 40 que es homófobo pero se acuesta con mujeres trans; Fran (Ashley Jensen), una mujer anulada cuya felicidad se basa en contar las anécdotas de su hijo actor; y Dave (Daniel Lapaine), un misógino adicto a las drogas.

Para que veáis lo sucio y desagradable que puede ser el humor de esta serie, hay una escena en la segunda temporada en la que Rob descubre que Dave ha sufrido una sobredosis. Le hace el boca-boca para reanimarlo y este le acaba vomitando en la boca. Así todo.

Catastrophe.
Catastrophe.

El amor es caos

Este tipo de humor va mucho con la definición que esta serie tiene del amor. Catastrophe es una comedia anti-romántica. No hay ni una escena de amor que no te genere rechazo al mismo tiempo que te gusta. Por ejemplo, cuando Rob va a pedirle matrimonio a Sharon (un momento típicamente romántico) Rob recibe un golpe y el anillo cae junto a una chica borracha que está haciendo pis. Él, por supuesto, coge el anillo meado y ella se lo pone igual.

Las escenas sexuales también son bastante poco románticas pero quizá, lo que llama más la atención, es que siempre acaban juntos por motivos más prácticos que emocionales. Cuando rompen en la segunda temporada, Rob le pide volver con ella porque la quiere pero, sobre todo, porque irse a vivir él solo a un piso es muy caro. Sharon acepta porque hay un ruido raro en casa por las noches y le da miedo estar sola.

En un Londres sucio y desagradable, donde no se goza de la libertad que se debería, el amor también apesta y a veces funciona por motivaciones egoístas y deshonestas más propias de un niño pequeño que de alguien adulto. Si queréis echar un vistazo a esta comedia anti-romántica y anti-todo, podéis encontrar sus tres temporadas en Movistar. Nunca os parecerá tan normal vuestra relación de pareja.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.