Dismorfia del selfie: la obsesión por parecerse a los filtros de Instagram

Los adolescentes perciben como cercanos e imitables cuerpos que ven en redes sociales y que no son del todo reales. Así aparece un nuevo tipo de trastorno dismórfico corporal (TDC), la dismorfia del selfie: operarse para parecerse a sus propias selfies irreales. Pero, ¿es este un fenómeno que solo afecta a las y los adolescentes o, en realidad, es un trastorno extendido también a la edad adulta?

Dismorfia del selfie.

¿Qué es la dismorfia del selfie y cómo puede afectarte?

La dismorfia del selfie es un trastorno, descrito por primera vez a finales del siglo XIX y conocido entonces como dismorfofobia. Se trata de una percepción distorsionada de la imagen que se tiene de uno mismo. Las personas que lo padecen (en torno al 2% de la población, con ligera prevalencia de hombres sobre mujeres) ven o creen ver defectos en su físico que les hace desarrollar comportamientos obsesivo-compulsivos.

El primer pico del trastorno dismórfico corporal (TDC) aparece antes de la mayoría de edad, a los 16,4 años, según se desprende del estudio sobre TDC elaborado por la Universidad Católica de Chile. Son cifras que componen la realidad actual. Las redes sociales, tal como apuntan los expertos, aumentan y agravan los casos de TDC. En especial, afectan las más visuales, como TikTok o Instagram. Son las que más han agudizado este problema.

Qué es la dismorfia del selfie. Dismorfia facial y dismorfia corporal

Dismorfia del selfie: más pacientes para la cirugía plástica

El Boston Medical Center habla de un nuevo fenómeno conocido como dismorfia del selfie para referirse a un nuevo tipo de pacientes que están acudiendo cada vez más a las consultas de los cirujanos plásticos. Su petición: parecerse a las fotos que publican de sí mismos en redes sociales después de filtros varios.

“Las redes sociales, junto con la publicidad, son los medios que más favorecen la exposición pública de cuerpos y la categorización de estos. Y funciona bien esta categorización porque de alguna manera hemos sido sus consumidores pasivos y la hemos llegado a normalizar”, explica Mireia Cabero Jounou, profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). En las redes sociales se publican “nuestras mejores fotos en nuestros mejores momentos y mejores posiciones”, añade, “lo que hace que tomemos una dimensión diferente de nuestros cuerpos”.

Yo, mi selfie y yo, un retrato de Elle Hunt, tomado con luz natural en una cámara digital; un selfie, tomado con un iPhone sin filtro; un selfie, con un filtro de Snapchat. Fotografía Linda Nylind. Elle Hunt
Yo, mi selfie y yo, un retrato de Elle Hunt, tomado con luz natural en una cámara digital; un selfie, tomado con un iPhone sin filtro; un selfie, con un filtro de Snapchat. Fotografía Linda Nylind. Elle Hunt

Dismorfia facial y dismorfia corporal. ¿Cómo afecta a mujeres y hombres?

Según el estudio Core Clinical Features of Body Dysmorphic Disorder de la Universidad de Oxford, las áreas que más preocupan a mujeres afectadas por el TDC suelen ser nariz, muslos, caderas y piel. En los hombres, cabello (alopecia), músculos y genitales.

Asimismo, las asimetrías presentadas en ojos y fosas nasales se convierten en una obsesión para estos pacientes, que suelen estar infradiagnosticados y terminan pasando por quirófano cuando lo que necesitan es terapia psicológica. “Este es el riesgo: que la operación se entiende como un medio para la resolución del problema cuando el problema es psicológico”, indica Cabero. De hecho, los resultados de la operación suelen agrandar la frustración en lugar de eliminarla.

Síntomas para detectar Trastorno Dismórfico Corporal (TDC)

  • Conductas de camuflaje que alteran su día a día, con maquillaje o adoptando ángulos o posturas que les favorecen.
  • Comparación con uno mismo y con los demás.
  • Verificación (se miran compulsivamente al espejo).
  • Aseo e higiene excesivos.
  • Pellizcarse la piel.
  • Inseguridad.
  • Baja autoestima.
  • Conductas evitativas (cancelar citas, por ejemplo, para no ser juzgados).

La búsqueda de referencias irreales

Según los expertos, el TDC puede agravarse entre quienes lo padecen o puede afectar de manera especial a adolescentes debido a esa exposición continua en las redes sociales, lo que entraría en el concepto de esta dismorfia del selfie. Esa búsqueda de la perfección comparándose con rostros y cuerpos que no son reales es crítica en la adolescencia. “En esta etapa es básica la comparación con otros. Buscas grupos de iguales, buscas tu lugar. Los referentes externos son muy importantes. Si en esa búsqueda tienes referentes que no son reales, estamos perdidos: te comparas con algo que no existe y tu nivel de exigencia es tremendo“, indica Montserrat Lacalle Sisteré, profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC.

dismorfia del selfie

Y este es uno de los grandes problemas: la nueva publicidad se cuela camuflada a través de los influentes en las redes sociales. Son personajes que publican fotos retocadísimas y tras los cuales hay, a menudo, profesionales que los visten, peinan y maquillan. Lacalle considera que el TDC puede afectar a más gente o agravar los casos ya existentes: “Nos muestran como un ideal algo que no es perfecto y que no es la realidad. No me estoy comparando con la modelo de cuerpo perfecto, sino con un montaje de Photoshop“.

La sociedad del envase: cuando el envoltorio es lo único que importa

La dismorfia del selfie hace que los investigadores cambien su foco: han interiorizado el ideal de delgadez y la insatisfacción corporal “que nos afecta a todos, pero que empieza a ser TDC desde el momento en el que modifica tus conductas”, explica Lacalle. Este consumo activo (interacción en redes) frente al pasivo de la era analógica también afecta de manera diferente a los usuarios de redes. Esta cercanía con los famosos los hace más alcanzables, ya que nos comunicamos en un mismo plano, de igual a igual.

Con respecto a Instagram, es bien conocida la polémica que rodeó a Mark Zuckerberg cuando The Wall Street Journal publicó en septiembre de 2021 documentos internos que habían alertado al magnate de lo tóxica que es esa red social para las adolescentes. Aun sabiendo que Instagram (una red basada en juzgar el aspecto físico de otros) empeoraba la relación con su cuerpo en un tercio de esa población o que elevaba los niveles de ansiedad y depresión, Zuckerberg decidió mantenerlos ocultos.

la sociedad del envase

La prima de belleza y la penalización por fealdad

Ese ideal de perfección no viene de la nada, sino del sesgo de aceptación que implica ser bello. Existen dos conceptos, “prima de belleza” y “penalización por fealdad”, acuñados por el economista Daniel S. Hamermesh. A lo largo de su vida, las personas más bellas reciben salarios más altos (se estima en unos 230.000 dólares más). Por el contrario, las personas menos agraciadas reciben una penalización económica por el hecho de serlo.

Iris Bohnet, profesora de Harvard, habla de un salario hasta un 13% más bajo en hombres occidentales. En el caso de las mujeres, la brecha es menor, pero en Oriente la bajada de salario en ellas puede sobrepasar el 31%. “Se ha construido socialmente una exigencia hacia el cuerpo de la mujer, cosificada y prototipada por la publicidad y la cultura patriarcal“, indica Cabero.

Las mujeres de entre 16 y 25 años pasan hasta cinco horas a la semana tomando selfies, retocándolas y compartiéndolas en redes sociales, algo que comporta un alto riesgo para la autoestima y la autopercepción. También se indica que las personas que necesitan elevar su autoestima suben selfis con más frecuencia. Ese choque con la realidad (verse en el espejo y compararse con las selfis retocadas) agrava los trastornos de dismorfia.

El TDC necesita de terapia psicológica, pero la aceptación de uno mismo se puede trabajar, dicen los expertos. Montserrat Lacalle es clara al respecto: “Tenemos la responsabilidad social de proteger a los adolescentes. Aprender a aceptarse es vital, y las redes sociales en este sentido solo traen insatisfacción. Hay que cuidar la salud mental y aprender a gestionar los conflictos viendo las redes sociales como lo que son, un mundo de apariencias“.

Fuente: UOC

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.