‘Parliament’: el despiporre del Parlamento Europeo

Parliament, o Parlement, se estrenó el 24 de noviembre en Filmin. La serie tiene como escenario el Parlamento Europeo en Bruselas y como protagonista un joven, Samy (Xavier Lacaille), que llega a Bélgica como asistente de un diputado francés.

Como el propio espectador, Samy no tiene ni idea de cómo funciona el Parlamento Europeo ni para qué sirve. Parliament trata de explicarlo de una manera socarrona y satírica, sin filtros y, precisamente, no siendo nada políticamente correcta.

Parliament: Incautos e incompetentes

Lo primero que se nos cuenta, grosso modo, del Parlamento es que allí los que trabajan son los asistentes. El diputado francés de Samy, directamente y a cara perro, huye por los pasillos cuando alguien le llama.

Así es como Samy acaba teniendo que hacer un informe por él, del que se deriva una enmienda, que va a ser el hilo conductor de la trama y nos va a ayudar a entender cómo va la movida de Bruselas a Estrasburgo.

Sammy haciendo (o intentándolo) el trabajo que debería hacer su eurodiputado. Parliement.

Los protagonistas son los asistentes de los eurodiputados. Hay uno en concreto, interpretado por Liz Kingsman, que es genial. Es una asistente que está hasta el moño de su jefa, una mujer británica que se ha pasado al bando del Brexit y que cada lunes hace una fiesta para celebrar la salida de Europa.

Una incompetente total, al igual que el diputado de Samy, que no tiene ni idea de política y simplemente se deja llevar por el fluir de la aplastante burocracia europea.

¿Para qué sirve Europa?

Es una pregunta que no se plantea directamente, pero que subyace durante toda la serie. Samy intenta que su enmienda se apruebe, va hasta Estrasburgo, sortea todos los escollos que se le presentan y, cuando por fin lo consigue, la aprobación de la enmienda es solo el primer paso de una larga lista.

En el capítulo 9, uno de los personajes secundarios tiene una revelación ante el espejo, digamos que se alecciona a sí misma, y es simplemente maravilloso. Hace una radiografía cruda y nada diplomática sobre Europa y los países que la integran. Curioso que menciona a casi todos, excepto a España, signo inequívoco de nuestra importancia dentro de la Unión Europea: ninguna.

La realidad supera la ficción

No podía irme sin comentar esto. Justo la semana pasada salió una noticia sobre un eurodiputado en una orgía. Queremos pensar que fue una cosa aislada, pero claro, cuando yo me vi ese inicio de Parliament, que empieza con una fiesta (la del Brexit), alcohol y desquite pensé: oye, que igual estamos pasando del Parlamento Europeo cuando no se estaría tan mal trabajando allí.

Fiestas, tener un asistente que te hace el trabajo, alcohol, orgías… No sé, llamadme loca, pero yo creo que estamos perdiendo el tiempo en nuestros trabajos y hay que empezar a hacer carrera política cuanto antes.

Ya fuera de coñas, la serie merece bastante la pena, es ligera, aunque yo hay cosas de cómo funciona el Parlamento que no he entendido, se deja ver muy bien y es bastante graciosa. El crisol de culturas que se ven, aquí sí incluidos los españoles, da mucho juego a los chistes y bromas que hacen, siempre de manera irónica y caricaturesca.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *