‘Post Mortem’ tesis psicológica sobre la muerte

Miguel A. Bernao

Sitges 2020. ¿Alguna vez has visto un fantasma o has sentido la presencia de espíritus a tu alrededor? Puede que el mundo sobrenatural te sea ajeno y no sientas ningún temor, pero lo cierto es que este tipo de sucesos paranormales inspiran miedo. Pues bien, Post Mortem, cuarto largometraje de Péter Bergendy, lo logra con una solvencia más que meritoria. Con una creatividad y existencialismo característicos de las gentes húngaras.

Programada en la sección Oficial Fantàstic Competición, Péter Bergendy, nos traslada al frío y desolador invierno de la llanura panónica, para mostrarnos un espeluznante y austero film de fantasmas que asusta.

Escrito por Piros Zánkay (basado en una historia que desarrolló con Péter Bergendy y Gábor Hellebrandt), el guion se basa en una proposición cinematográfica fantástica.

Como resultado de la destrucción causada por la Primera Guerra Mundial y la gripe española, innumerables espíritus asolan las tierras húngaras. Tomás, joven fotógrafo de difuntos, papel interpretado con método espartano por el actor Viktor Klem, llega a un pequeño pueblo húngaro durante el crudo invierno de 1918. Después de conocer a una niña huérfana, Anna, (Fruzsina Hais) (encantadora y enigmática interpretación). Ambos deciden investigar las intenciones de los fantasmas y buscar la manera de librarse de ellos.

‘Post Mortem’: Más allá de la muerte, sin pretensiones, sin alardes de grandeza

Destacan elementos como el enclave paisajístico (museo al aire libre de Hungría en Szentendre), fotografía, efectos de sonido y una ardua dirección de Bergendy en no más de 41 días de rodaje.

PostMortem’ una película que, más allá de su bajo presupuesto, nos guía por senderos de realidad, por historias arraigadas, miedos y leyendas. Haciéndonos pasar realmente miedo. Sin grandes alardes de grandeza y, quizá este es el éxito de la película, la vistosidad y el encanto de su historia y la manera cruda de contarla.

Post Mortem

No defrauda, te atrapa, con esa sobriedad atrayente del blanco y el negro de las fotografías, la revelación de la existencia de sombras fantasmales, o el chirriar de los muebles de las casas viejas. Intenciones que nos alcanzan, nos hacen estremecer en la butaca y nos anuncian la presencia de la muerte cerca de nosotros.

Un conjunto de piezas hábilmente colocadas que, en su totalidad, hacen que el film merezca su visionado.

Pero cuidado, si experimentas un terror extremo a los fantasmas y espectros en general o, mejor dicho, a lo que interpretas que puede ser una manifestación fantasmagórica, olvídate de ella, estas avisado. ¡No dejes que crucen el umbral de tu puerta, te atraparán!

Queremos más, amigos ‘furiosos’, y esto acaba de comenzar…

Aquí estamos para traerte calentito todas las novedades de Sitges 2020, acompáñanos, tenemos muchas más cosas que comentarte.

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *