Sitges 2021: ‘Demonic’, no despiertes los demonios de tu madre

Demonic es la última película del sudafricano Neill Blomkamp (que hoy recibió el premio Time Machine), un director que nos deslumbró a todos con su ópera prima, District 9, una excelente joya de la ciencia ficción.

Más tarde, sin llegar a las cotas de la calidad demostradas en District 9, nos ofrecería otras dos cintas de ciencia ficción muy disfrutables, Elysium y Chappie. La primera protagonizada por Matt Damon y la segunda por el duo musical sudafricano Die Antwoord.

Ahora nos trae, Demonic, su primera película de terror, pero con algún que otro rastro sci fi. Rodada en pandemia con actores desconocidos y de forma completamente independiente. ¿El resultado? Una película en la que el único rastro de su director se encuentra en sus créditos.

¿De qué va Demonic?

En Demonic veremos como un científico contacta con la hija de una asesina en serie para proponerle participar en la prueba de una extraordinaria tecnología experimental.

El objetivo es introducirse en la mente de su madre, que en la actualidad se encuentra en coma, para comunicarse con ella. Pero el experimento no sale según lo planeado y acaba despertando los demonios del pasado de una forma demasiado literal…

Carly Pope a punto de entrar en la mente de su madre.
Carly Pope a punto de entrar en la mente de su madre.

La joven acaba liberando demonios terroríficos cuando las fuerzas sobrenaturales en la raíz del conflicto de décadas entre madre e hija se revelan sin piedad.

Escrita, la sinopsis puede parecer interesante, ¿verdad?, pues por desgracia la película no lo es tanto.

Neill Blomkamp lleva años realizando una serie de excelentes cortometrajes en los que une la ciencia ficción con el terror y que podemos ver AQUÍ, en el canal de YouTube de su estudio de cine independiente, Oats Studios.

Además, estuvo a punto de encargarse de la continuación de la saga Alien de Ridley Scott, con Sigourney Weaver a la cabeza, algo que a sus fans nos habría encantado, pero que por algún misterioso motivo o la mala recaudación de Chappie, no se hizo realidad.

Por esos motivos, Demonic, parecía ser el proyecto perfecto donde exponer lo aprendido en sus experimentales cortos y la película que relanzara su carrera de nuevo. Pero por desgracia, eso no va a ser posible.

Fue un camino extraño, diferente a lo que he hecho hasta ahora, la pandemia paró mi trabajo y me tuve que reinventar. Demonic está completamente financiada por mí y mi hermano, rodada durante el confinamiento y aprovechando los recursos que tenía al alcance para explorar los elementos que me interesa.

Neill Blomkamp.

¿Qué te ha ocurrido Blomkamp?

Esa pregunta es la que se me pasaba por la cabeza mientras veía su película. Demonic, es una película llena de imperfecciones. Su reparto está compuesto por un puñado de actores sin ningún tipo de carisma o talento destacable. La fotografía de la película es pobre, triste y barata, especialmente en los planos de la inquietante clínica Therapol en la que madre e hija se unen en una especie de videojuego que tampoco resulta muy convincente…

Una de las mejores imágenes del peculiar 'videojuego mental' de Demonic.
Una de las mejores imágenes del peculiar ‘videojuego mental’ de Demonic.

La cinta resulta tediosa y aburrida. Merecedora de estar el la lista de las peores películas de Sitges 2021. Se hace pesada y no consigue darnos miedo de ningún tipo. El demonio es un tipo con un traje de gomaespuma y cabeza de cuervo que hace más risa que otra cosa.

En una escena, la mejor amiga de la protagonista está poseída por el demonio y como en The Medium, volveremos a ver por enésima vez a una mujer poseída yendo a cuatro patas como si hiciera el puente en Yoga. Ya está bien, algo de innovación, por favor.

Por mucho que busquemos señas de Blomkamp por algún sitio, no hay forma de encontrarlas. Demonic es una cinta errática, sin la originalidad y el lenguaje cinematográfico de un director que cuando apareció en 2009 parecía destinado a convertirse en el encargado de revolucionar el cine de ciencia ficción.

Quizá el hecho de que la protagonista se comunique con la madre utilizando como medio ese tipo de videojuego creado en una agencia místico militar, podría ser un argumento digno del Neill Blomkamp que conocíamos, pero lo que deja claro Demonic es que el actual Blomkamp se deshizo de esa mochila cargada de talento que cargó durante tantos años. Quizá le pesaba demasiado.

Saludos Furiosos.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.