‘Daredevil Born Again’ y los trabajos con Sienkiewich: Frank Miller (Parte 3)

Xesco Simón

Había una vez un joven con muchas ganas de contar historias en el 9º arte. Ese chico, gran aficionado a los cómics, sería uno de los encargados en darle la vuelta al género superheroico en los años 80 con obras que aún hoy siguen siendo un claro referente, ya no solo para el mundo del cómic, sino también para el del cine, literatura e incluso artes plásticas. ¿Su nombre? Frank Miller.

Frank Miller

Click AQUÍ para leer la (PARTE 1)

Click AQUÍ para leer la (PARTE 2)

Frank Miller vuelve a Daredevil. Primero de forma tímida, para no asustar, con la historia Badlands dibujada por John Buscema en el número 219, una historia en tono de western. Más tarde coescribe con Dennis O’Neil otro cómic, 7 números más tarde, introduciéndose en la serie para crear a partir del siguiente número, la obra cumbre de Daredevil. El arco argumental de 7 números, Born Again.

Miller se limitó a escribir (de qué forma) y cedió los lápices al joven dibujante que dibujaba la serie antes de su retorno, David Mazzucchelli. Mazzucchelli, maduró artísticamente en esos 7 números, haciendo que no te puedas imaginar Born Again de la mano de ningún otro dibujante. Hizo suyo el personaje. Su dibujo, realista, serio, duro y con una sorprendente capacidad para mostrar las expresiones de los personajes de forma cuasi humana junto con su destreza para mostrar movimiento, consigue que leer Daredevil Born Again se parezca a estar viendo una temporada de The Wire.

Born Again‘: Frank Miller, Daredevil, Dios y América

Daredevil Born Again, está en mi top 3 de los mejores cómics Marvel de todos los tiempos. Miller consigue desde el primer número hacernos olvidar todo lo leído desde su marcha. En esos números veremos la caída de Daredevil y de Matt Murdock de una forma en la que lo perderá todo y se tendrá que plantear su propia existencia y reformular como continuar con su vida. Desde entonces, eso ha ocurrido muchas veces en la serie. Esta fue la primera vez y nunca se hizo mejor. Brian Michael Bendis o Ed Brubaker estuvieron cerca. Otros, como Kevin Smith, solo se limitaron a copiar lo que hizo Miller en Born Again.

La caída de Daredevil y Matt Murdock, no le queda ni el traje.

Los personajes secundarios nunca fueron tan importantes. Kingpin se convirtió en su mayor enemigo, siendo el artífice de su caída y demostrando una frialdad e inteligencia intuida en su anterior etapa y aquí incuestionable. El periodista Ben Urich, casi le roba el protagonismo a Murdock y Karen Page resurge desde un personaje que pasa de un mundo de drogas a un nuevo lugar más esperanzador.

Karen Page enganchada a las drogas. Haría cualquier cosa por un chute.

La madurez de Daredevil. Su hijo se hizo mayor en Born Again

Tanto los personajes como la historia no tienen ningún tipo de comicidad o infantilismo. Es un cómic claramente para adultos, por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. No verás muchos personajes en mallas en este cómic. Matt Murdock resulta tan héroe como Daredevil. Hay un momento en el que parece superhéroes y Mazzucchelli los dibuja entre tinieblas, da la sensación de estar viendo dioses. En ese momento te das cuenta de que no estás leyendo un comic de superhéroes al uso, al sorprenderte de ver uno, ya que a Daredevil lo crees tan real como a tu profe de literatura.

La visión de Mazzucchelli y Miller de los superhéroes.

Las mujeres de Miller son fuertes y empoderadas como demuestra la subtrama de Karen Page, las monjas que cuidan de Matt, la mujer de Wilson Fisk, o su creación, Elektra.

La religión también está presente en este arco. Cada uno de los números comienza con Matt Murdock tumbado en una cama desde un punto de vista cenital. Si ponemos todas esas páginas seguidas podemos hacernos una idea muy exacta del viaje por el que pasa su protagonista.

Un ejemplo de lo comentado arriba.

Miller también se guarda una bala para la cultura norteamericana, representada en este caso por el personaje que creó junto a Mazzucchelli, Nuke.

Nuke, o el militarismo del imperialismo de EEUU.

En definitiva, Miller lo volvió a hacer. Born Again fue para Daredevil lo que fue Dark Knight para Batman, un nuevo punto de partida para sus personajes y el mundo del cómic de superhéroes.

Miller y Sienkiewicz, no apto para todos los gustos.

Al acabar Born Again, Frank Miller quiso redondear el mundo de Daredevil. Junto al artista Bill Sienkiewicz crearon la novela gráfica Daredevil: Love & War y la Elektra Assassin, una miniserie de 8 números para el sello Epic. La primera profundizaba en los cambios de Wilson Fisk, Kingpin y la segunda nos contaba parte del pasado de Elektra. Ambas obras son excelentes y gráficamente, Sienkiewicz, les otorga cualidades pictóricas. Quizá ese fuera uno de los motivos para no llegar a la popularidad de su anterior trabajo.

Dos joyas de Frank Miller y Bill Sienkiewicz.

Frank Miller quería repetir el éxito de Daredevil: Born Again, y como trabajó a las mil maravillas con Mazzuchelli, pensó que podría repetir formula en DC.

Continuará…

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *