El cine de Wong Kar Wai a través de tres películas

Silvia Panadero

Wong Kar Wai (Hong Kong, 1958) es uno de los directores de cine más reconocibles por el estilo que tienen la mayoría de sus películas. Predominancia de una paleta de colores verdosos y rojizos, fotografía cuidada, cámara lenta con algo de distorsión o la mezcla de escenas a color con otras en blanco y negro son algunos de sus principales rasgos.

Fallen Angels de Wong Kar Wai
Fallen Angels de Wong Kar Wai

En cuanto a las temáticas, todas las películas de Wong Kar Wai que he visto, y de las que vamos a hablar aquí, tienen de fondo el amor.

2046

Para entender esta película hay que ver primero Deseando amar (2000). Uno de los filmes más alabados del director hongkonés por su belleza estética, las grandes actuaciones de Tony Leung y Maggie Cheung y la banda sonora. La película trata del amor entre los dos personajes principales, pero un amor que crece poco a poco, sutil e irrealizable.

2046 se estrenó cuatro años después de Deseando amar, en 2004, y es una secuela de esta y de Días Salvajes (1990). Se la califica como película de ciencia ficción, pero yo no lo veo así. La única parte de ciencia ficción es la que tiene que ver con un tren que, realmente, forma parte de un relato que está escribiendo el protagonista.

Todos los personajes de las películas de Wong Kar Wai que vamos a tratar viven hacinados en habitaciones de hoteles o casas compartidas con lo justo para sobrevivir. El personaje de Leung decide quedarse en la habitación 2046, porque era donde se veía con Maggie en Deseando amar, pero acaba en la 2047.

Tony Leung vuelve a tener el papel principal. Mientras va de una mujer a otra, sin atarse a ninguna de ellas, se entiende que el personaje está buscando el mismo amor que sintió en la primera película. Ese amor que dejó escapar y de lo cual se arrepiente.

La verdad es que creo que, como secuela, es totalmente innecesaria. Deseando amar acaba justo como tiene que acabar y no creo que la secuela aporte mucho. Además, solo se centra en él y los sentimientos de él, pero no sabemos absolutamente nada de ella.

A pesar de esto, la película tiene partes muy poéticas y profundas al estilo de Wong Kar Wai. Como el hecho de que el protagonista escriba un relato sobre un lugar llamado 2046 al que la gente va porque quiere recuperar recuerdos, pero del que nunca se vuelve.

Todos los que van a 2046 comparten el mismo objetivo, quieren recuperar la memoria perdida, pues en 2046 no cambia nunca nada. Nadie sabe realmente si eso es cierto o no porque nadie ha regresado nunca.

Chow Mo-wan

El protagonista inventa un futuro que no cambia, que ni siquiera se sabe si existe y que remite irremediablemente al pasado.

Happy Together

Esta película de Wong Kar Wai es del año 1997. Narra la historia de amor entre Lai Yiu-Kai (interpretado de nuevo por Tony Leung) y Ho Po-Wing. Ellos son de Hong Kong, pero se mudan a las antípodas, a Buenos Aires, para empezar de cero.

La relación entre ambos es bastante tóxica. Lai va detrás de Ho Po-Wing, que le deja cuando quiere y después vuelve con él diciéndole: “¿Volvemos a empezar?” A lo que el otro siempre responde que sí.

Pero las cosas van cambiando poco a poco y en Lai crece el deseo irremediable de volver a Hong Kong y olvidarse de todo. El problema es que deberá quedarse un tiempo más en Argentina hasta que reúna el dinero suficiente para volar de vuelta a su ciudad natal.

La película tiene el mismo estilo que el resto, pero la dirección de Wong Kar Wai quizá es un poco más loca. Pasando muy a menudo del blanco y negro al color y viceversa, usando cámara lenta y planos aberrantes, entre otras cosas.

Hay dos protagonistas etéreos que son la ciudad de Buenos Aires y las cataratas de Iguazú. Estas últimas son importantes porque al inicio del metraje, la pareja está intentando llegar allí para verlas, pero se pierden y no lo consiguen.

Al final de la historia, Lai, ya solo, liberado y a punto de volver a casa, decide viajar hasta las cataratas. Despidiéndose así de su relación tóxica con Ho Po-Wing y de la ciudad que ha sido su hogar durante unos años, Buenos Aires.

Los últimos minutos de la película están dedicados a Hong Kong. Mientras se ven planos de la ciudad se escucha la canción de The Turttles Happy Together, que da título a la obra. Interpreto esto como que Hong Kong es símbolo de felicidad, destino, fin de un viaje largo, cierre de una etapa tortuosa. Creo que esta película de Wong Kar Wai es bastante redonda y, aunque pienso que no llega al nivel de belleza estética de Deseando amar, ha sido la que más me ha gustado de las tres que he visto para hacer este artículo.  

Fallen Angels

Fallen Angels es de 1995 y narra dos historias de amor paralelas e irrealizables, mezcladas con sicarios, asesinatos y en fin, que en algún momento he pensado que estaba viendo alguna de Tarantino. Es una historia mucho más oscura que las anteriores. Eso se refleja en la atmósfera y los colores, donde predomina el negro, pero también los tonos rojizos y verdosos.

Un sicario quiere dejarlo y habla con su socia (con la que no tiene trato personal y no ha visto o ha visto muy poco) para dejarlo. Esta está enamorada de él, pero no hace realmente nada para estar con él, más allá de rebuscar en su basura y descubrir el bar al que va a tomarse algo después de acabar su trabajo.

Por otro lado, está el hijo del dueño del hotel donde vive la socia del sicario. Este es un personaje peculiar, que decide ser su propio jefe colándose por la noche en los negocios de los demás y obligando a la que gente que pasa por la calle a que se corte el pelo, a consumir helado o a lo que sea.

Él se enamora de una chica que solo habla por teléfono y llora y a la que ha consolado en alguna ocasión prestándole (literalmente) su hombro para llorar. Este chico no habla y al darse cuenta de que está enamorado su pelo va cambiando de moreno a rubio espontáneamente.

Entre que me ha parecido la menos estética de las que he visto de Wong Kar Wai y que no le veo mucho sentido a parte de la trama, Fallen Angels ha sido la que menos me ha gustado con diferencia y, creo, que la que menos refleja el espíritu del director hongkonés.

Deseando amar sigue siendo la más bonita en todos los sentidos de las aquí mencionadas. Creo que es una muy buena idea aproximarse al cine de Wong Kar Wai a través de esa historia de amor irrealizable.

Obviando esta, de las tres comentadas en profundidad Happy Together es la más redonda y la que, a mi juicio, merece más la pena ver. Pero, como siempre, juzguen, vean y opinen por ustedes mismos.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *