‘El Terrat: Los primeros 30’ o cómo no hacer una serie documental

Silvia Panadero

En El Terrat: Los primeros 30, conoceremos la historia de El Terrat, la marca tras la cual se esconde la producción de programas de televisión y radio como Nadie sabe nada, La Resistencia, Late Motiv o LocoMundo y series de ficción como Mira lo que has hecho. Los nombres detrás de El Terrat, o más bien, el nombre que todos conocemos es Andreu Buenafuente.

A Buenafuente le tocó vivir una de las mejores etapas de la televisión y los medios de comunicación en nuestro país (luego también le tocaría vivir la peor, pero él ya tendría un nombre) y en esas que con 17 años se metió en la radio y la rueda comenzó a girar hasta que creó su propia productora en 1989, El Terrat.

Los comienzos de Buenafuente y El Terrat. El Terrat: Los primeros 30
Los comienzos de Buenafuente y El Terrat

Este aparato logístico ha sido responsable de la creación de unos 300 programas. Primero para la televisión autonómica catalana, luego para cadenas privadas (Antena 3, La Sexta) y finalmente para la televisión de pago (Movistar +).

La historia de esta empresa audiovisual se puede conocer con detalle en Filmin, a través de una serie documental dirigida por Frankie De Leonardis, y compuesta por cinco capítulos de una media hora de duración.

Demasiados nombres y poco dinamismo

Durante los cinco capítulos de este repaso a la historia de la productora, Buenafuente mantiene una conversación con De Leonardis, que trabaja también en El Terrat.

Como se ha comentado, la empresa ha sido responsable de la producción de 300 programas, muchos de ellos en la TV3 catalana. Para alguien que haya nacido poco después de 1990, y que no sea catalán, es imposible enterarse de la multitud de cosas que se mencionan durante el metraje. El batiburrillo de nombres y títulos de programas de tele y radio es tal que el espectador más ajeno a eso desconecta.

Andreu Buenafuente en los tiempos de Sense Títol.

Ojo, no porque no interese, sino porque tanto Andreu como Frankie dan por hecho cosas que para ellos son lógicas y se pueden omitir, porque lo han vivido, pero para alguien que nunca ha tenido acceso a la tele catalana o que simplemente no conozca la historia previamente, es complicado enterarse de la etapa en la que surgió la empresa y Buenafuente comenzó a hacerse grande y conocido en Cataluña.

A esto se suma que De Leonardis, que dirige y conduce la conversación, no hace ninguna de las dos cosas bien. La dirección consiste en un plano abierto y fijo que muestra a ambos sentados a cada lado de la mesa, combinando esto con algún primer plano de Buenafuente o de él.

Mientras que el dinamismo en la conversación, por parte del argentino, brilla por su ausencia. No sabe bien cómo conducir al catalán hacia donde quiere y este último tampoco es que se deje conducir muy fácilmente. Parece como si hubieran querido imitar la serie de Scorsese y Fran Lebowitz (Supongamos que Nueva York es una ciudad), pero claramente mal hecha.

El Terrat: Los primeros 30: Un desastre a nivel técnico

Me parece guay que hayan elegido desarrollar la historia de El Terrat con un rollo intimista y pausado, pero entre lo comentado antes en cuanto a la falta de dinamismo en la dirección y el conductor, y el desastre del sonido (que petardea y no se escucha nítidamente) a nivel técnico la serie documental no vale nada.

No entiendo cómo es posible que hayan hecho algo tan básico. Parece que no han querido esforzarse en la parte más visual, quizá pensaron que el relato era ya lo suficientemente interesante. Y lo es, quitando la parte del principio, cuando hablan de la televisión de Cataluña, el resto se entiende bien y es efectivamente interesante. Pero ya que han hecho un documental audiovisual y no un programa de radio, qué menos que hacer algo más dinámico. Invitar a más gente, no solo a Andreu. Tener la visión de los “talentos” descubiertos por Buenafuente como Berto Romero, Jordi Évole, Silvia Abril, David Broncano o Miguel Maldonado, por citar algunos.

Es obvio que Andreu está en el centro de todo porque él es el motor que mueve la rueda de El Terrat, pero habría estado bien tener otras visiones. Tanto de los mencionados anteriormente como de personas que empezaron en El Terrat y siguen en él a día de hoy.

Andreu Buenafuente en A Bodes Em Convides el especial de fin de año de 2006 para TV3.

Buenafuente parece tan pagado de sí mismo que solo con contar su vida ya estaría. Ya que tienen los medios y la posibilidad, y puesto que están haciendo algo conmemorativo, lo suyo habría sido currárselo más. Que no parezca que lo están haciendo sin ganas y para salir del paso.

El relato en sí me ha parecido interesante, sobre todo en los últimos capítulos, pero he de reconocer que este documental ha sido, en general, una decepción. Incluso, me siento un poco engañada como espectadora. No es lo que uno espera viniendo de alguien que lleva trabajando en la tele toda su vida.

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *