·

Entrevista a IDOIA: Cantando historias para no olvidar

Hablar de la voz de IDOIA (Idoia Asurmendi) es hablar de la verdad. Hablar de historias imperecederas tan reales como tu propia vida. Su voz es el mejor canal posible para hacernos sentir en la piel de sus protagonistas.

Su aire y calidez es capaz de transportarnos a recuerdos que pensábamos haber olvidado, a sensaciones cargadas de una emoción difícil de sostener.

No importa si IDOIA nos canta en euskera o castellano, su lenguaje está por encima de cualquier lengua. Su forma de transmitir es inmediata e indiscutible.

Ilun eta Abar, es su primer disco y desde que lo escuchamos, sus melodías no dejan de sonar como banda sonora de muchos de nuestros recuerdos. Cada una de las canciones del disco es un viaje hacia diferentes destinos que siempre querrás repetir. IDOIA y su sonido folk, de la tierra y directo, han llegado para quedarse.

Habamos con IDOIA

– ¿Dónde estudiaste?

Ahora estoy cursando tercero de pedagogía musical en Donosti. Con la música comencé cuando era muy pequeña. Estudié en la escuela de música. Después pasé por el conservatorio de Vitoria y más tarde, cuando terminé Bachillerato, me vine aquí. Ya solo me queda un año para terminar la carrera.

– ¿Eres de Vitoria?

No, soy de un pueblo que está al lado de Vitoria que se llama Aramaio.

– ¿Cuándo sentiste que esto de la música era lo tuyo?

Como te decía antes, desde muy pequeña empecé en el mundo de la música. De hecho, no recuerdo exactamente cuando empecé, pero ya de pequeña cantaba en el coro de mi pueblo y comencé a estudiar piano en la escuela de música.

Cuando estaba en el instituto, con 15 o 16 años me di cuenta de que no veía la música tan solo como un hobby, así que decidí prepararme más, tener una formación musical más sólida. Fue cuando decidí entrar en el conservatorio de Vitoria. Eran estudios más exigentes y requerían de una disciplina.

Iba todos los días al insti pero, además, iba tres tardes a la semana hasta Vitoria al conservatorio. Allí es donde me di cuenta de que la música sería algo más que mi hobby.

Cuando terminé Bachillerato decidí apostar por ello y fue cuando descubrí la carrera de Pedagogía Musical, que me parece muy atractiva.

– ¿Piensas dedicarte a la pedagogía o a tu carrera como cantante y música?

Pues no lo sé (risas). Todavía no lo tengo muy claro. Con 15 años, más o menos, empecé a cantar versiones de otros grupos, a dar conciertos acústicos en mi pueblo y en los pueblos de alrededor. No fue hasta hace dos años que empecé a cantar mis propias canciones.

Fue un poco como de rebote, porque vine a Donosti y me concedieron una beca de Kutxa Kultur para desarrollar un proyecto. Yo llevaba un par de años componiendo mis canciones, pero nunca me había planteado sacar un disco. Cuando me dieron esta beca lo vi posible y saqué el disco. De repente me vi en otra posición. Ya no era como cuando hacía mis conciertos de pequeña, ahora estoy presentando mis canciones y soy una artista frente al público. Fue un cambio de chip, pero todavía no lo tengo del todo claro.

Me gustaría descubrir aún más opciones que ofrece la música. Es cierto que muchas veces, cuando escuchamos que eres músico, directamente lo relacionas con el artista que está encima del escenario, pero gracias a la carrera, estoy descubriendo que hay muchas más opciones. Aún no lo tengo muy claro, la verdad.

IDOIA. (c) S. Farizano.
IDOIA. (c) S. Farizano.

– ¿Siempre has tenido claro tu estilo o ha sido un camino de búsqueda?

Desde pequeña siempre he escuchado mucha música. Mis padres me han puesto mucha música distinta. De hecho, mi hermana también es cantante. Creo que eso se ve reflejado en mi primer disco. Cada canción te lleva a un sitio distinto en cuanto a estilo musical.

No sabría definirme con un solo estilo. De hecho, para mí es una de las preguntas más difíciles que me pueden hacer. Considero que todavía estoy probando distintas cosas y de momento me gusta que sea así.

– ¿Quiénes son tus referentes musicales?

Esa es otra de las preguntas más difíciles (risas). Tengo muchísimos y muy distintos. Creo que va por épocas. Ahora mismo estoy escuchando mucho a cantautores, bueno, realmente desde siempre, ya que mi madre me puso mucho a Silvio Rodríguez. Ahora me gusta mucho Silvia Pérez Cruz, a la que considero una de mis referentes y luego pues, los Beatles, Pink Floyd, que me los ponía mucho mi padre y Morgan, otro de mis referentes.

Igual ahora te digo estos y mañana me preguntas y te digo otros cuatro referentes nuevos. Lo bueno es tener muchos para recoger de cada uno lo que se pueda.

– A la hora de componer, ¿qué temas son los que más te gusta tocar?

Muchas letras no son mías. De hecho, empecé a componer con una amiga poeta que conocí en el instituto, María Osés. Ella escribía alguna letra y luego yo le ponía la música.

A veces creamos y componemos un tema entre las dos o empezamos a escribir la letra las dos juntas. Nos entendemos muy bien.

Una de mis dudas cuando empecé a componer con ella era que, al igual, al no ser mía la letra, quizá no la sentiría tanto, no la haría tan mía y sería más difícil. ¿Si tú no te la crees, como vas a convencer a la persona que te está escuchando? Pero desde el primer momento conecté mucho con sus letras.

Siempre me ha gustado colaborar con diferentes artistas y estoy muy a favor de ello. Para mi música es muy enriquecedor tener sus letras y para sus letras tener mi música.

Las letras que he escrito yo, son historias que me rodean e inspiran. Me inspira mucho la gente que tengo alrededor. Ellos y sus historias. Tengo una canción que habla sobre la historia de mi abuelo… Sí, creo que es una de las cosas que más me inspiran.

El mensaje de mis canciones es claro y potente. Le doy mucha importancia a la letra.  

– ¿Euskera o castellano? ¿Dónde te sientes más cómoda a la hora de componer y cantar?

De momento estoy con los dos. Suelo cambiar de idioma dependiendo del tema. Por ejemplo, si voy a escribir una canción sobre mi abuelo y él hablaba en castellano, pues seguramente que esa canción me salga en castellano.

Tampoco hago una elección a la hora de escribir los temas. Normalmente suelen tener una frase, una palabra o un concepto y tiro de allí. Entre esos dos idiomas me da igual. Ojalá conociera más, creo que los idiomas son algo muy enriquecedor para la música.

– ¿A quiénes escuchas cuando nadie te ve (ni te oye)?

(Risas) Pues… tengo una faceta de la que mucha gente se asombra: todavía sigo cantando en coros. De hecho, hace dos meses estuve con el coro en un concurso, ganamos, hice una publicación en Instagram y mucha gente me escribía como que no le cuadraba que cantase en un coro. Es otro mundo totalmente distinto.

Me gusta mucho la música coral y la música clásica. Así que cuando estoy sola en casa, suelo ponerme ese tipo de música. Hace nada, estuve escuchando una sinfonía de Mendelssohn. Es mi faceta más escondida (risas).

– ¿Esperabas la buena acogida de tu primer disco?

Ha sido una sorpresa, la verdad. Antes de publicar el disco estuvimos dando unos conciertos por aquí, y todo fue muy extraño. Vino mucha gente, los conciertos se llenaron… yo decía, esta gente está apostando por mi música y vienen a mis conciertos sin saber cómo es mi música realmente, porque hasta entonces no había publicado nada. Me alegró de que la gente apostara por ello a ciegas.

Una vez que saqué el disco, pues igual. Estoy enormemente agradecida, porque está teniendo una acogida súper buena. No sé si me lo esperaba o no, pero yo soy de no pensarlo demasiado. Que llegue si tiene que llegar.

La verdad es que estoy muy contenta, sobre todo porque estoy llenando muchos conciertos, y todos sabemos que eso no es fácil en los tiempos que corren. Todo eso es gracias a esa gente que me escucha.

IDOIA. (c) S. Farizano.
IDOIA. (c) S. Farizano.

– ¿Qué sueños tienes para este 2022?

Este año estoy marcando varias casillas en mi lista de sueños y algunos se harán realidad el año que viene. Para mí, tocar en Madrid era uno de los sueños que tenía como artista y lo vamos a hacer.

Cantar con una orquesta siempre había sido un sueño para mí, y en primavera daré unos conciertos con una orquesta dirigida por Fernando Velázquez.

Esos son algunos de los sueños que se van a cumplir. Tampoco me he puesto ningún objetivo mucho mayor para el año que viene porque, como te he dicho, soy más de que vayan llegando las cosas. No me quiero anticipar porque prefiero vivir todo lo que vivo como si fuera lo mejor que me está pasando.

Cuestionario Furioso de IDOIA

Película favorita: Los chicos del coro, de Christophe Barratier.

Serie favorita: La casa de papel, de Netflix.

Libro favorito: Déjame que te cuente, de Jorge Bucay.

Cómic favorito: No he leído muchos cómics.

Cantante, grupo o músico favorito: The Beatles.

Artista plástico favorito: Gustav Klimt.

Miedo tecnológico: Estar tan expuesta todo el rato.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.