‘Espíritu Sagrado’: Ovnis, arlequines y techno

Espíritu Sagrado es como tomar un Calippo de lima en plena canícula estival cuando acabas de escupir un chicle de cola Boomer al salir de la piscina de tu pueblo. Algo que te llena de recuerdos llenos de costras en las rodillas, nidos de hormigas, visitas al curandero y la vez que viste inexplicables luces en el cielo.

La película hará las delicias de los seguidores de directores como Carlos Vermut o Pablo Hernando. Rodada en 16mm y utilizando a actores no profesionales con perfiles no muy cinematográficos, Espíritu Sagrado se une a propuestas como la genial, Destello Bravío, para contarnos una historia hiper realista cargada de verdad, conspiranoia y personajes de esos con los que nos hemos cruzado en numerosas ocasiones, pero que pasan completamente desapercibidos en el día a día de cualquier ciudad o barrio.

Espíritu Sagrado nos cuenta la historia de José Manuel, el dueño de un pequeño bar llamado, como no podía ser de otra manera, “Charlie” (“Piscis” o “Cano” tampoco habrían sido malos nombres). Un tipo de treinta y largos o cuarenta y pocos, soltero y que vive con su madre. José Manuel pertenece a la asociación ufológica Ovni-Levante.

Jose Manuel (al lado de la chica) junto al resto de la asociación ufológica Ovni-Levante. Espíritu Sagrado.
José Manuel (al lado de la chica) junto al resto de la asociación ufológica Ovni-Levante.

Los miembros de la asociación, un grupo de inadaptados sociales, amantes de las conspiraciones, lo paranormal, los extraterrestres, Fernando Jiménez del Oso, Año Cero o Cuarto Milenio, se reúnen semanalmente para intercambiar información sobre mensajes extraterrestres y abducciones.

Julio Expósito, dueño de la inmobiliaria en la que se reúnen y escritor de varios libros sobre sus experiencias con los extraterrestres, es su líder. Sin que sepamos cómo, Julio muere inesperadamente. José Manuel pasa a ser el presidente de la asociación y único conocedor del secreto cósmico que puede alterar el porvenir humano.

Mientras tanto, en España se busca a una niña que desapareció hace semanas.

Espíritu Sagrado, obra de culto instantánea

La película de Chema García Ibarra es una gozada. Puede que algunos urbanitas o espectadores de la ruralidad más profunda no acaben de disfrutar de todas las referencias que componen Espíritu Sagrado, pero los que nos hemos criado en barrios obreros del litoral ibérico, seguramente reconozcamos y nos hayamos cruzado con cada uno de sus personajes en nuestros barrios.

Su historia se localiza en Carrús, el barrio de Elche en el que se crio el propio director. Un barrio pobre de esos a los que los ayuntamientos no les renuevan ni los contenedores de basura. Los pisos en los que se desarrolla la película son las típicas viviendas de finales de los 70 y comienzos de los 80.

Jose Manuel con su madre, que antes fue vidente, médium y amante del leopardo. Espíritu Sagrado.
José Manuel con su madre, que antes fue vidente, médium y amante del leopardo.

Pisos con su característico gotelé, que mantienen los mismos muebles con los que fueron amueblados en su momento. Me encantó ver cómo estaban decorados, con esas fotos familiares de bodas y comuniones y los cuadros y pequeñas esculturas de arlequines en las habitaciones de las niñas. La habitación de mi hermana era exactamente así.

En Espíritu Sagrado parece no haber pasado el tiempo: esos bares de obreros reconvertidos en bares de viudas; cajones llenos de los primeros ejemplares de la revista Más Allá (recuerdo que con el primer número te regalaban una tabla de ouija); discos de los canticos indios de Sacred Spirit; ropajes que recuerdan cuando el techno triunfaba tanto como hoy lo hace el reguetón; negocios particulares con pintadas de “estafadores” y volver a escuchar la versión de Zombie de The Cranberries en el techno flamenco de Los Sobraos.

Maravilla.

Esa España paranormal que parecemos haber olvidado

Espíritu Sagrado está protagonizada por Nacho Fernández, Llum Arques, Joanna Valverde y Rocío Ibáñez. La genial interpretación de esos actores que no son actores y la disimulada pero trabajada fotografía de Ion de Sosa, son claves a la hora de hacernos creer lo que nos está contando Chema. Ellos, y volver a ver una España que parecía haber desaparecido.

Cuando era muy pequeño, mis hermanos aseguran haber visto desde el balcón luces en el cielo a plena luz del día que giraban como si fueran una noria. De golpe se fueron volando a una velocidad tremenda. La radio habló de ese suceso unos minutos más tarde. El diario La Vanguardia nos lo recuerda.

También recuerdo a mi padre llevando a uno de mis hermanos al curandero para que le arreglara un dolor en el brazo. Tampoco olvido cómo se quedó negra la fachada de la vivienda del curandero cuando este murió.

Da la sensación que esa España supersticiosa y creyente nunca hubiera existido, pero sigue estando tan presente como hace 30 o 40 años. Es muy interesante cuando vemos a la sobrina de José Manuel viendo vídeos sobre Ovnis y situaciones paranormales. La niña, de tan solo siete u ocho años, ha heredado de su madre esa afición por lo extraño. Eso demuestra que tampoco será de extrañar seguir viendo a acólitos de lo paranormal pululando por las calles de aquí a 20 años.

Espíritu Sagrado.
Espíritu Sagrado.

A lo largo de la historia, nuestra sociedad ha sido muy amante de las supercherías. El director Chema García Ibarra, parece hacerle un homenaje a ese sector de la población que seguramente aún no se haya vacunado contra la Covid. Nos ofrece una película divertida a la vez que extremadamente dura y realista sobre la ceguera que provoca la creencia más absoluta.

Espiritu Sagrado es una película más que recomendable y, como ya está ocurriendo, de la que se va a hablar durante mucho tiempo.

Conociendo a Chema García Ibarra

Chema García Ibarra (Elche, 1980). Ha dirigido y escrito los cortometrajes El ataque de los robots de Nebulosa-5ProtopartículasMisterioLa disco resplandece y Leyenda dorada (este ultimo en co-dirección junto a Ion de Sosa), así como el mediometraje UranesEspíritu Sagrado es su primer largometraje.

Chema Garcia Ibarra.
Chema García Ibarra.

Sus películas han sido seleccionadas en festivales como la Quincena de Realizadores de Cannes, Sundance (en tres ocasiones), Berlinale (en dos ocasiones), San Sebastián, Rotterdam, Ann Arbor o BAFICI.

Entre los mas de 200 premios recibidos hay dos menciones de honor en Sundance. Una mención del jurado en San Sebastián. El Meliès de Oro al mejor cortometraje fantástico europeo. Una nominación a los Premios del Cine Europeo. El primer premio en la competición Vanguardia y Género de BAFICI; el premio al mejor cortometraje en Alcine; dos primeros premios al mejor cortometraje en Abycine y el premio al mejor cortometraje en Olhar de Cinema (Brasil).

El ataque de los robots de Nebulosa-5 fue designado como el tercer mejor cortometraje de la década en la encuesta del festival Alcine a cineastas españoles. Todas sus películas han sido incluidas en el top de cortometrajes españoles que realiza anualmente la revista Caiman Cuadernos de Cine.

Se le han dedicado retrospectivas en Transcinema (Lima); Atlanta Film Festival; Rizoma Festival (Madrid); Brest Film Festival (Francia); Festifreak (Argentina); La Sala de los Cineastas (Málaga) y en el Centro Niemeyer (Avilés).

Desde 2015 imparte la asignatura Anti-filmmaking en la Diplomatura en Cine Documental de la ECAM (Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid). En sus clases se estudia la fusión entre ficción/realidad. Los limites de lo narrativo y los usos radicales de la puesta en escena, el sonido, la musica y el montaje.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.