· ·

‘Rainbow’: Paco León y su tan particular como superficial Mago de Oz que podrás ver en Netflix

Después de pasar por el Festival de San Sebastián, Rainbow, la nueva película de Paco León, se estrenará en salas el próximo 23 de septiembre. Posteriormente, el día 30 de septiembre, llegará a la plataforma Netflix. Una apuesta arriesgada. Dado que lleva a cabo una versión muy libre y transgresora de la película musical El mago de Oz de 1939. Un salto temporal que adapta la historia a un presente más subversivo.

Rainbow, la nueva película de Paco León.
Rainbow, la nueva película de Paco León.

El popular actor español se estrenó como director con la película protagonizada por su madre Carmina o Revienta (2012). Tras su éxito, estrenó la segunda parte en 2014 Carmina y amén. Posteriormente, en 2016, vuelve a escribir y dirigir algo totalmente diferente: Kiki, el amor se hace. Una película sobre la diversidad en las relaciones sexuales, desde algunas perspectivas controvertidas.

En el presente año, Paco León vuelve a retomar su papel tras las cámaras y presenta Rainbow. Película que ha tenido su preestreno en el Festival de San Sebastián 2022. Una versión muy personal y transgresora de la aclamada película de culto El mago de Oz (Victor Fleming, 1939). Con una estética muy en la línea de directores como Eduardo Casanova y sus tonos pastel. O Pedro Almodóvar y su cromatismo de la gama de rojos. En este caso, con múltiples colores muy marcados y estridentes. Haciendo hincapié en el verde, el rojo y el amarillo. Colores imprescindibles para hacer referencia a El mago de Oz.

Una apuesta muy arriesgada, que ofrece un resultado atractivo, aunque superficial en el subtexto. El camino de baldosas amarillas de Dorothy se diversifica en una explosión de colores. Aunque estos se exponen de forma demasiado entrópica.

Reparto de Rainbow: muy acertado y con personajes destacados como el de Áyax Pedrosa

La actriz y cantante Dora Postigo encarna a la protagonista Dorothy. Encajando a la perfección en su papel, y llevándolo a cabo de forma sobresaliente. La joven actriz debuta con Paco León demostrando su gran potencial en las artes. Así, el cineasta apuesta por jóvenes actores y actrices que aparecen por primera vez en pantalla. Tarea tan compleja como agradecida. Pudiendo ofrecer así la oportunidad de brillar a nuevas promesas del cine.

Dora Postigo en Rainblow. (c) Concha de la Rosa.
Dora Postigo en Rainbow. (c) Concha de la Rosa.

Este es el caso también del diseñador y cantante nigeriano Wekaforé Jibril. El cual interpreta a uno de los tres personajes esenciales que acompañan a la protagonista en Rainbow. Por otro lado, el ya conocido actor español Luis Bermejo encarna a su personaje de forma soberbia. Saliendo de la zona de confort y dando forma a un personaje extravagante dentro de lo más normativo.

Sin embargo, para terminar de dar sentido al grupo protagonista, es imprescindible el papel interpretado por el rapero Áyax Pedrosa. Este ya hizo un papel en la película Hasta el cielo (Daniel Calparsoro, 2020). Sin embargo, es en la nueva cinta de Paco León donde brilla con luz propia. El salto de la música al cine no ha sido tan descabellado como podría parecer. Dado que el toque de humor que aporta el actor a Rainbow es esencial para mantener a flote la narrativa.

Áyax Pedrosa en Rainbow. (c) Concha de la Rosa.
Áyax Pedrosa en Rainbow. (c) Concha de la Rosa.

Por supuesto, es de obligado cumplimiento el nombrar a dos grandes actrices del cine español como Carmen Machi y Carmen Maura. Las cuales están espectaculares en sus actuaciones – como siempre -. Reseñando especialmente a la actriz Carmen Machi, la cual empieza a salirse de sus papeles comunes en los que la tenían estancada. Algo que ya consiguió con su papel en 30 monedas (HBO, 2020-). Donde demostró lo camaleónica y gran actriz que es, más allá de la comedia vacía.

Rainbow: una explosión de colores, que se quedan la superficie

La película de Paco León es una versión contemporánea del viaje de la joven Dorothy hacia la ciudad Esmeralda. El mago de Oz es trasladado a la actualidad de una forma muy original y transgresora. Respetando ciertos aspectos que perfectamente recuerdan a la película original, e incluso sacan alguna que otra sonrisa nostálgica. Sin embargo, el objetivo del cineasta en Rainbow es muy evidente, dado que quiere que los tonos monocromáticos exploten en la cara de la audiencia como una bomba de colores ostentosos y provocativos.

La expresión en algún lugar bajo el arcoíris cobra más sentido que nunca. Dado que es el colectivo LGTBIQ+ el que utiliza el símbolo del arcoíris, de todos los colores, para representar la mayor diversidad de identidades y orientaciones sexuales.

Sin embargo, esta honorable intención de revisitar El mago de Oz desde una perspectiva más diversa termina resultando superficial. El intento de incluir a múltiples colectivos, pero sin tener en cuenta la interseccionalidad de estos, convierte Rainbow en una amalgama de estereotipos. Aunque con la clara intención de presentar una crítica a esos mismos estereotipos, no deja de reproducirlos.

Rainbow. (c) Concha de la Rosa.
Rainbow. (c) Concha de la Rosa.

El camino de baldosas amarillas hacia aquel lugar que llaman hogar

La búsqueda del valor, el corazón o el cerebro del león, el hombre de hojalata y el espantapájaros se traslada a la época contemporánea. En una sociedad donde es el sistema heteropatriarcal el que oprime a los colectivos. Y son las personas que viven bajo ese yugo las que deben emprender un camino en busca de aquel lugar que sienten su hogar. ¿Dónde está nuestro hogar? ¿Cuál es el rol de una madre y el de un padre? ¿Qué papel y relevancia tienen los vínculos biológicos?

En estas cuestiones reside la mayor virtud de Rainbow. Desde una perspectiva extravagante y excéntrica se reflexiona sobre aspectos que son acuciantes. El concepto de hogar finalmente empieza a transgredirse, abriendo las puertas así a otro tipo de familias, más allá de lo normativo y establecido.

Los caminos se bifurcan, y ya no solo es necesario continuar en la misma senda de baldosas amarillas que nos han enseñado a seguir. Sino que quizás, existe la posibilidad de llegar a aquel lugar llamado hogar, buscando otras vías, de otros colores, que nos hagan la travesía mucho más fácil. Consiguiendo así que sea el viaje el que tenga relevancia, y no la meta.

Foto de portada de Pablo Zamora.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.