Relatos: El punto inmóvil (Desenlace)

Llegamos al final de ‘El punto inmóvil’. Jordi Cadena, director, guionista y productor de películas como Barcelona Sur (1981), Elisa K (2010) o El Miedo (2013). Profesor de guion y dirección en la Universidad Pompeu Fabra. Nos invita a sumergirnos en un tratamiento de guion («guion sin diálogos») sobre un joven artista, Max Mir, al que dos mujeres y una pintura que le cambiarán la vida de una forma que nunca se podría haber imaginado.

Pincha AQUÍ para leer la 1ª parte.

Dale AQUÍ para leer la 2ª parte.

Un clic AQUÍ para leer la 3ª parte.

Pincha AQUÍ para leer la 4ª parte.

Un clic AQUÍ para leer la 5ª parte.

61-BOSQUE. EXT. DÍA.

Max y Claudia caminan por el bosque. Claudia mira a todos lados y cualquier ruido la inquieta. Parece temerosa del lugar y algo nerviosa. Max empieza a hacer fotografías a ella y al paisaje.

Al rato llegan a un lugar que a Max le gusta. Le pide a Claudia que se desnude. Empieza a posar. Adopta diferentes posturas. Max quiere que se ponga en cuclillas escondida entre la maleza. Empieza a hacer fotografías, pero solo oímos el clic de la cámara. Claudia está sorprendida por lo que Max le pide. Parece que quiera volver a dibujar “El punto inmóvil” pero con ella en vez de Paula. Max se muestra muy entusiasmado con el resultado.

Ahora Max saca de una bolsa, que lleva colgando en bandolera, su cuaderno de dibujo y empieza a esbozar lo que antes fotografiaba.

Max se muestra cada vez más entusiasmado con su trabajo.

De repente se oye el ruido del pájaro que habíamos visto antes, aunque esta vez no lo vemos. Parece como si fuera su fantasma el que sobrevolara ahora el bosque. Max y Claudia le buscan con la mirada.

62-BOSQUE. EXT. ATARDECER.

El sol está bajo. Siguen trabajando en otro lugar del bosque. Max solo quiere la postura de “El punto inmóvil”. Claudia, agotada, no discute y obedece. De repente oscurece, el cielo se llena de negros nubarrones y empieza a llover. Corren. Primero a recoger la ropa, después a buscar refugio.

63-JARDÍN CASA DE CAMPO. EXT. ATARDECER.

Max y Claudia llegan corriendo al jardín de la casa de Paula. La casa está visiblemente abandonada. De una de las ventanas cuelga un letrero de “Se vende” también viejo y roído. Max y Claudia rodean la casa protegiéndose como pueden del aguacero. La puerta principal está cerrada. Max intenta forzarla, pero ve que es imposible abrirla. Al girar por una de las esquinas observan que una de las ventanas laterales tiene un vidrio roto. Max se aproxima y con una piedra lo rompe del todo. Abre la ventana y se introduce dentro de la casa. Claudia le sigue.

64-COCINA, RECIBIDOR Y SALÓN CASA DE CAMPO. INT. NOCHE.

Han entrado por la cocina que, aunque ordenada, desprende suciedad y abandono. Al llegar al recibidor Claudia sube las escaleras en dirección al piso superior. Max entra en el salón. Ve los mismos muebles y los mismos objetos de antes, pero llenos de polvo. Max abre las contraventanas para que entre la poca luz del exterior. Mira la lluvia hipnotizado.

65-DORMITORIO PAULA CASA DE CAMPO. INT. NOCHE.

En la habitación de Paula, Claudia, medio desnuda, se seca con una toalla. Descubre ropa limpia de Paula en un armario y se la pone. Ve un gorro con visera que le gusta y se lo prueba. Se mira en el espejo. Parece gustarse.

66-SALÓN CASA DE CAMPO. INT. NOCHE.

Max sigue mirando por la ventana. Ha dejado de llover. Su mirada se fija en alguna cosa que ve a lo lejos. Su rostro pasa de la duda, al miedo y a la estupefacción. En la televisión que se ve a través de la ventana de la casa vecina aparece la imagen de Paula con el gorro que se acaba de probar Claudia.

Mientras Max permanece con la mirada inmóvil mirando a Paula, aparece Claudia por su espalda. Se aproxima lentamente hasta que, a través del reflejo del cristal, su rostro y el de Paula, luciendo el mismo gorro, parecen fundirse en una sola imagen.

Max no se mueve. Parece haberse quedado petrificado. En el reflejo del cristal vemos, ahora, al padre de Claudia mientras le entrevistan en un programa de televisión.

Claudia ve en el suelo la bolsa de Max de la que sobresale el cuaderno de dibujo. Lo coge y mira lo que Max dibujó.  Descubre que todos los dibujos son esbozos de “El punto inmóvil” donde es difícil distinguir si se trata de ella misma o de Paula.

Claudia mira a Max que sigue rígido y quieto, con la mirada perdida, junto a la ventana. No sabe qué hacer. Tímidamente le acaricia los cabellos. Ve en ellos multitud de canas, de cabellos blancos, que antes no tenía. Max sigue impasible, sin moverse. 

Veinte años más tarde.

67-SALÓN CASA CLAUDIA 2. INT. DÍA.

Vemos “El punto inmóvil” colgado de una pared de una casa lujosa. Suena el teléfono que hay encima del mueble justo debajo del cuadro. Descuelga Edgar, atractivo y de unos sesenta años. Habla, tapa con la mano el auricular y grita a Claudia diciendo que es para ella. Apoya el auricular en el mueble y se va. Aparece Claudia, veinte años mayor, con un albornoz y el pelo mojado. Coge el teléfono y habla. No oímos lo que dice su interlocutor, pero Claudia tiene que apoyarse en el mueble para no desvanecerse. Una lágrima se desliza por su rostro. Cuelga, sin decir palabra y da media vuelta. Ahora vemos la totalidad del salón y como Claudia se desploma en el sofá. Empieza a sollozar. Edgar entra en el salón preguntando qué ocurre. Se sienta al lado de Claudia y la abraza. Claudia, entre sollozos, le dice que Max se ha suicidado.

68-TANATORIO. INT. DÍA.

Frente al ataúd lleno de flores y desde un atril adosado a un micrófono, un crítico de arte hace grandes elogios de la trayectoria de Max Mir. Dice que en breve habrá una retrospectiva de su obra. Claudia y Edgar, sentados en primera fila escuchan atentamente. El Tanatorio está a rebosar.  

69-CALLE GALERIA. EXT. NOCHE.

Claudia camina por una calle. Llega a una galería de arte llena de gente. Entra.

70-GALERIA DE ARTE. INT. NOCHE.

Es evidente que es la inauguración de la exposición póstuma de Max Mir. Claudia se pasea entre la gente hasta llegar al cuadro principal que preside la exposición. Se trata de “El punto inmóvil”, el mismo que antes hemos visto colgado en su casa. Mientras se acerca, ve frente a ella una joven que al girarse hace que le de un vuelco el corazón. Es Paula a los veinte y pocos años años. La misma Paula del cuadro.

Paula va hacia la salida y Claudia la sigue hasta que ambas atraviesan la puerta del local. Lo vemos a través de la amplia cristalera de la entrada. Ambas se pierden por una esquina de la calle.

71-CALLE BAR HOTEL. EXT. NOCHE.

La joven Paula llega a la cafetería de un hotel y entra. Claudia la ha seguido hasta allí y se esconde en una esquina para observarla sin ser vista. Ve, a través del ventanal que da a la calle, como un camarero le trae un café. Se lo toma a pequeños sorbos mientras habla por el móvil. Después se levanta y desaparece hacia el interior del hotel.

Claudia espera un rato, pero la joven no aparece. Decide entrar en el hotel.

72-RECEPCIÓN HOTEL. INT. NOCHE.

En la recepción describe la joven Paula al recepcionista y le pregunta si se aloja en el hotel. El recepcionista dice no conocer a nadie con esta descripción. Desconcertada, vuelve a salir a la calle.

73-CALLE HOTEL. EXT. NOCHE.

Claudia, en medio de la acera, no sabe que hacer. Para un taxi. Sube y el coche arranca. Detrás del ventanal de la cafetería del hotel, la joven Paula, de pie, mira como el taxi se aleja.

74-COMEDOR-SALÓN CASA CLAUDIA 2. INT. NOCHE.

Sentados en la mesa del comedor Claudia y Edgar cenan en silencio. Edgar levanta la mirada del plato y le pregunta a Claudia si sabe por qué Max se quitó la vida. Claudia, sin ni siquiera mirarle, sigue comiendo en silencio.

Ahora nos alejamos de ellos hasta llegar a la pared del salón donde estaba colgado “El punto inmóvil”. Está vacía. No nos movemos de la pared vacía mientras vemos los títulos de final.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *