Sitges 2021: ‘Historias para no dormir’ (Parte 1)

Xesco Simón

RTVE, Alejandro Ibáñez Nauta y Amazon Prime, producen la nueva etapa de Historias para no dormir, la legendaria serie de Chicho Ibáñez Serrador. En el Festival de Cine de Sitges se podrán ver los cuatro episodios que componen la serie y han dirigido figuras de nuestro cine como Paula Ortiz, Rodrigo Sorogoyen, Paco Plaza y Rodrigo Cortés.

Historias para no dormir

Los episodios de Historias para no dormir que pudimos ver hoy han sido los de Paula Ortiz y Paco Plaza. Dos propuestas originales e interesantes pero con resultados muy distintos.

Freddy, de Paco Plaza

Freddy es un episodio de meta-televisión ambientado en los 80 y en el que vemos al propio Chicho Ibáñez (interpretado a las mil maravillas por Carlos Santos) dirigiendo una película para televisión llamada Charlie.

El protagonista de esa película es André un actor pardillo, sin talento y enchufado interpretado por Miki Esparbé. Su personaje es un ventrílocuo. Están rodando una de esas pelis de muñecos asesinos que tanto proliferaban en los 80.

Chicho se cansa de André y lo cita en la sala de montaje en la que se encuentra junto al productor para despedirlo. Aunque ya se sabe el ojo para descubrir artistas que tenía Chicho. En el fondo era un prueba para ver cómo reaccionaba André y este reaccionó de la forma equivocada, no luchó por su lugar en la película y se fue de los estudios.

Ya en la calle, Chicho salió a buscarlo y le dio otra oportunidad, pero esta vez habría un cambio. Trabajaría con un nuevo muñeco que justo le acababan de enviar de Italia.

Cuando André conoce al muñeco Charlie, no entiende por qué algo debería cambiar, pero no tardará mucho en descubrir el misterio que guarda Charlie. Un misterio que afectará mucho al rodaje de la película y a su propia vida.

Miki Esparbé en Freddy. Historias para no dormir.
Miki Esparbé en Freddy. Historias para no dormir.

El episodio no tiene desperdicio. Está hecho con verdadero cariño y ánimo de homenajear a la mejor serie de terror de nuestro país. Su factura es impecable. Todos los actores están geniales en sus papeles, especialmente Carlos Santos y Miki Esparbé que nos ofrece su mejor interpretación hasta la fecha. Adriana Torrebejano también nos muestra un personaje muy diferente a lo que nos tiene acostumbrado.

Paco Plaza es uno de nuestros maestros del terror, como bien ha demostrado desde que apareció con El segundo nombre o su Romasanta y especialmente en las obras de los últimos años. Su estilo se ha refinado y cada vez es más sencillo reconocer su autoria.

AQUÍ se puede ver el capítulo original de Historias para no dormir en el que se basa.

Asfalto, de Paula Ortiz

Asfalto nos cuenta la historia de una pareja interpretada por Inma Cuesta y Dani Rovira. Ella está embarazada y queda con su pareja a las 19h para hacerse una ecografía.

El personaje que interpreta Dani Rovira, trabaja llevando comida a domicilio en bicicleta. Todo va bien y parece que va a poder ser puntual con su novia, pero sin previo aviso la bicicleta queda atrapada en el asfalto. Él baja de la bicicleta para ver qué es lo que ha podido ocurrir y también queda atrapado en el suelo. Es como si el asfalto los absorbiera.

Dani Rovira en Asfalto. Historias para no dormir.
Dani Rovira en Asfalto. Historias para no dormir.

Dani le pide ayuda a la gente que hay a su alrededor pero nadie le toma en serio y el asfalto sigue tragándoselo.

Asfalto nace de una buena idea que nos puede recordar a la famosa La cabina de Mercero, pero en este caso el resultado es fallido. El mensaje de su historia nos muestra cómo la ciudad nos puede tragar literalmente. Pero a diferencia de La cabina, el asfalto no funciona como elemento amenazador.

Una cabina telefónica era un elemento muy reconocible de nuestras calles en esa época. Servía para comunicarse y en la historia de Mercero hace precisamente lo contrario, incomunicar. El asfalto no es un elemento lleno de características diferenciadoras y propias, más bien es una masa gris, sin más. Si lo comparamos con coches, camas, muñecos, cabinas, tomates e incluso neumáticos asesinos, el asfalto pierde.

El capítulo de Historias para no dormir en el que se basa.

La historia parece contada en clave de humor y eso tampoco le hace ningún favor. Inma Cuesta no sorprende en un personaje que parece interpretar en piloto automático y Rovira vuelve a hacer ese personaje graciosete y buen tipo al que (por desgracia) nos tiene acostumbrados. Nada destaca en una historia que no engancha y se hace larga por lo predecible y falta de atractivo.

Paula Ortiz es una excelente directora. Sus películas, De tu ventana y la mía y La novia, estan cargadas de la belleza y profundidad que carece este Asfalto.

Saludos furiosos.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *