Entrevista a Mamen Moreu: “En el cómic ya estamos jodidas. Si vienes a pisar espacios, nos vamos a cabrear”

Que de todo lo malo se saca algo bueno, parece ser una verdad como un templo. Al menos este dicho se ha cumplido esta semana en la redacción de Las Furias Magazine. Mientras descubríamos que detrás del personaje de Helena Anillo, en vez de una creadora, estaba el ilustrador Gerard Costa, conocíamos al mismo tiempo a Mamen Moreu y su excelente trabajo. Mamen fue la valiente voz que se alzó en primer lugar y vía Twitter para advertirnos de que detrás de Helena Anillo no había una ilustradora, sino un ilustrador que había ocultado su identidad moviéndose en la ambigüedad durante los últimos años, engañando a sus compañeras de oficio, a sus seguidoras y seguidores y a nosotras mismas.

Comunicado de Gerard Costa como Helena Anillo
Comunicado en la cuenta de Instagram de Helena Anillo que ha sido eliminado.

De Helena Anillo a Gerard Costa. Cómo ocupar un espacio que no te pertenece

Nos gustó el personaje de Helena Anillo cuando hace unos meses contactó con nosotras su supuesta creadora. Decidimos dedicarle una entrevista para conocerla un poco mejor e incluso pensamos que sería buena idea que colaborase publicando algunas de sus viñetas en los perfiles de redes sociales de la revista. En ningún momento fuimos conocedoras de que detrás de Helena Anillo había un ilustrador. Y no es que nos suponga un problema que sea un hombre. Los tiros no van por ahí. El problema es la falta de honestidad. Presentarte como una mujer para aprovechar y ocupar un espacio que no te pertenece y que tanto esfuerzo ha costado (y está costando) ganar a las creadoras.

El objetivo de nuestra revista es contribuir a dar mayor visibilidad al talento de las mujeres en la cultura y las artes. Que Gerard se presentase como una mujer ante nosotras supone un total aprovechamiento por su parte de sus privilegios. Su trabajo nos sigue pareciendo bueno, pero quizá lo hubiera sido más si hablase desde él mismo, desde sus propias experiencias. De nada sirve a la causa feminista ser quien no eres. El uso de seudónimos y personajes en la literatura, el arte o el cine es muy habitual, pero no consideramos ético jugar al despiste haciendo creer que eres una mujer ilustradora cuando esta no es la realidad.

Todas sabemos que a lo largo de la Historia las mujeres creadoras han tenido que parapetarse tras nombres masculinos para poder crear. Uno de los casos más sangrantes en nuestro país ha sido, por ejemplo, el de María Lejárraga por citar tan solo uno de ellos. Que ahora algunos hombres utilicen esta práctica de forma perversa (recordemos el caso de Carmen Mola en los Premios Planeta) para continuar perpetuando sus privilegios, es casi patológico. En cualquier caso, hemos de aclarar que Gerard Costa no se ha lucrado económicamente por su colaboración en esta revista. Aquí la entrevista en cuestión.

¿Cómo se descubrió el pastel? En el Ave con Humor, tuits de Mamen Moreu y unas disculpas que no lo son

El 5 de julio, Renfe reunía a alrededor de 60 humoristas gráficos, ilustradoras e ilustradores para la reedición del libro En el AVE con humor y hacía pública una foto en la que quedaba patente la aplastante mayoría masculina en el gremio. El Diari Ara se hacía eco de la noticia y, casi sin pretenderlo, desvelaba la identidad real de la “creadora” (como siempre se había presentado) del personaje de Helena Anillo con la frase “Gerard Costa explica paciente que firma como Helena Anillo porque es el nombre del personaje que dibuja“. Y de ahí todo lo demás.

La polémica saltó en Twitter cuando la dibujante y guionista de cómics Mamen Moreu alertaba públicamente de la realidad tras Helena Anillo. A Moreu se le sumaron otras compañeras de profesión como Flavita Banana, entre otras, que decidieron difundir el tema exigiendo una disculpa y reflexión pública por parte de Gerard Costa. Incluso en el caso de Flavita Banana, contactaron previamente con el autor para que reaccionase antes de hacerlo público.

En la cuenta de Instagram de Helena Anillo, Gerard Costa publicaba horas más tarde un comunicado en el que revelaba que detrás de Helena no había una creadora. Aunque podría verse como una disculpa, sus palabras “Siento la decepción. No tengo flequillo ni soy azul” han enfadado aún más a sus compañeras. Gerard Costa ha eliminado dicho comunicado de su perfil.

La industria del cómic y del humor gráfico es muy débil en España. Pocos y pocas pueden vivir de ello, y las mujeres han empezado hace muy poco tiempo a acceder a estos espacios prácticamente copados por los hombres. Con una importante carencia de referentes, a la que se suman las dificultades de acceso, las creadoras, especialmente las que se dedican al humor crítico, se mueven en un territorio de arenas movedizas en el que casos como el de Helena Anillo hacen mucho daño. Quizá sin pretenderlo, no lo sé, pero lo hacen.

Y qué mejor que hablar con Mamen Moreu para que nos cuente con detalle qué es lo que ha pasado y conocer mejor su trabajo. Vamos a ello.

La autora, guionista y dibujante Mamen Moreu en la Feria del Libro de Madrid 2022. Fotos: ©Isabel Infantes.
La autora, guionista y dibujante Mamen Moreu en la Feria del Libro de Madrid 2022 con el último cómic recopilatorio de las
aventuras de Dolores y Lolo. Foto: ©Isabel Infantes.

Hablamos con Mamen Moreu

– Imagino que están siendo unos días locos…

Sí. Pensaba que ya iba a poder trabajar tranquila, pero se han publicado algunos comentarios de compañeros que parece que no quieren entender lo que ha pasado…

– ¿Cómo podríamos explicarles la gravedad de este asunto?

Gerard ha jugado con la ambigüedad todo el rato. Si miras sus stories, es verdad que dice “no me llamo Helena”, pero en ningún caso dice “Soy Gerard”, soy un hombre y esto es un personaje; no lo dice. A mí personalmente, cuando se abrió su cuenta de Instagram, me escribió diciéndome que le gustaba mi trabajo y, en todo momento, la traté como una autora. Siempre me dio a entender que era una mujer, por lo que me he sentido engañada como, imagino, que os a pasado a vosotras. Y sus disculpas, la verdad, me han cabreado más. Demuestra que realmente no es consciente de lo que ha hecho mal.

Tuvo la oportunidad de disculparse y la desaprovechó por no querer empatizar con las autoras. Él piensa que siendo hombre, creándose un personaje femenino y mintiendo, está contribuyendo en algo al feminismo. Pero es que no es así… No estamos hablando de seudónimos, estamos hablando de una persona que está aprovechándose al ocupar espacios que no le corresponden.

Va de feminista, pero hay muchas autoras que le estamos diciendo que lo que ha hecho está mal y, en ningún momento, se ha parado a escucharnos.

Mamen Moreu.

– ¿Cuál es el sentir de tus compañeras guionistas de cómic, dibujantes, ilustradoras, etc., ante esta polémica?

La sensación general de todas es que nos parece un insulto hacia nosotras. ¡Claro que un hombre puede hablar de feminismo! Pero no puedes usurpar el lugar de una mujer y su voz. Es como si yo me pongo a condenar el racismo como si fuera una mujer racializada sin serlo. Ellas tienen unas opresiones que yo no tengo y, por tanto, tengo que ser consciente de mis privilegios antes de hacerme pasar por un personaje.

Autorretrato de Mamen Moreu. ©Mamen Moreu.
Autorretrato de Mamen Moreu. ©Mamen Moreu.

En este caso no se ha creado un personaje para apoyar una lucha, ha hablado en nombre de ese personaje. Yo tengo personajes que son mujeres mayores, hombres, mujeres racializadas…, pero no hablo en su voz. Puedes darles voz a esos personajes, pero no ocupar su lugar. No es que no queramos que los hombres hablen de feminismo. Queremos que nos dejen nuestro espacio y que no capitalicen el feminismo.

Podría haber sido más interesante que él hablase desde su punto de vista, por ejemplo, del machismo que sufren muchos hombres por no adaptarse a los cánones que se espera de ellos en la sociedad… Va de feminista, pero hay muchas autoras que le estamos diciendo que lo que ha hecho está mal y, en ningún momento, se ha parado a escucharnos. No se ha parado a preguntar: ¿Qué es lo que he hecho mal? ¿Puedo aprender de esto? Ha sido condescendiente y paternalista. Tenía la oportunidad de escucharnos, disculparse y preguntarnos, pero no lo ha hecho. Todos cometemos errores, pero hay que tratar de aprender de ellos y no cerrarse.

Yo creo que no había mala intención, pero sabía desde el principio a lo que estaba jugando. Si en el mundo del cómic ya estamos jodidas y vienes a pisar espacios, pues nos vamos a cabrear. Esta no es mi lucha, es la lucha de todas las autoras, pero no es una lucha contra Gerard; eso que quede claro. Queremos acabar con este tipo de prácticas; estamos muy hartas.

Y también es importante destacar que casos como este también afectan mucho al colectivo LGTBIQ+ ya que pueden ser objeto de acusaciones de este tipo cuando en realidad podemos estar ante una persona no binaria o trans. Genera, en cualquier caso, crispación y miedo.

– Ya han pasado unos días desde que saltara el asunto y también tenemos que alegrarnos de que gracias a esta polémica te hemos conocido. ¿En qué momento profesional te encuentras?

Publico semanalmente en El Jueves. Llevo publicando en la revista desde 2009; quería hacerlo desde que era adolescente. Desde 2016 tengo una página semanal que guionizo y dibujo en El Jueves. Se llama Dolores y Lolo. La serie trata de una abuela de 80 años que tiene que vivir con su nieta de 27. Acaban viviendo juntas porque la abuela tiene una pensión de mierda y a Lolo la han echado del trabajo. Lolo es vegana, poliamorosa, bisexual y tiene un montón de amigues, personajes muy diferentes y divertidos que conviven con Dolores y sus amigas octogenarias… En esta serie intento hacer mucha militancia a través del humor en torno al feminismo, las luchas LGTBIQ+, las reivindicaciones por los derechos laborales… Estoy especializada en cómic de humor. Me gustan mucho las historias cotidianas que mezclan el humor con el absurdo.

Dolores y Lolo. El Jueves. ©Mamen Moreu.
Una de las páginas de la serie Dolores y Lolo. ©Mamen Moreu.

Publico también con la editorial Astiberri. Ya he publicado tres tomos recopilatorios de la serie Dolores y Lolo y tengo también dos cómic publicados con esta editorial: Resaca y Desastre. Luego también hago encargos para marcas e imparto talleres, charlas y cursos para adolescentes y adultos.

– ¿Crees que las mujeres jóvenes tienen más oportunidades ahora en el mundo del cómic y la ilustración? ¿Lo tienen más fácil que vosotras cuando empezasteis?

Cuando yo era adolescente no había tantas mujeres haciendo cómic. Ahora, gracias al manga, que está súper de moda, hay muchas más chavalas que quieren hacer cómic. No se ve como algo tan underground. Tengo que decir que hay mucho nivel y, además, en el curso que que doy, tengo más chicas que chicos. Ya no se ve tan raro el querer dedicarte a dibujar. De todas formas, todavía no tenemos los mismos espacios que los hombres. Aunque parezca que hemos avanzado mucho, queda mucho por luchar, sino, seguramente no estaríamos hablando ahora…

Ecofeminismo. ©Mamen Moreu.
Ecofeminismo. ©Mamen Moreu.

– ¿Existe un cómic para mujeres? ¿Algunos hombres siguen teniendo reticencias ante las obras firmadas por mujeres?

Esto del cómic para mujeres hace mucho tiempo que quedó atrás. Cada persona tiene su personalidad, su estilo, algunas somos más cafres, otras pueden tener un trazo más fino, pero las historias son las mismas para mujeres y hombres. El cómic para mujeres no existe. Eso es meternos en un gueto. Estoy muy cansada de eso.

– En comparación con países vecinos como Francia o Portugal, ¿crees que existe mucha distancia con los espacios “conquistados” por las mujeres creadoras?

Respecto a Francia, ya no es un tema únicamente de feminismo o de autoras, es más de derechos de los artistas, de los dibujantes. A las autoras y autores de España nos queda mucho por luchar. No solo por el feminismo, sino también por nuestros derechos profesionales en general. Por ejemplo, en Francia se manifestaron hace poco para lograr que se pague a los autores por las firmas en los salones de cómic. Al final se trata de alzar la voz por nuestros derechos. Hay que perder el miedo, porque el miedo, lo único que hace es que se nos cierren puertas.

Además, nosotras, como mujeres, cuando nos quejamos, nos pisan el pie por debajo de la mesa. ¿No te pasa? Yo estoy harta de eso también. Cuando te quejas de algo parece que eres una exagerada o que estás perdiendo el tono. Con este tema de Helena Anillo, también nos ha llegado esto por redes sociales, que si somos unas exageradas, que si pobre Gerard… Por suerte, nos apoyamos entre todas y nos damos soporte; eso es lo más importante.

Una de las páginas del cómic Desastre de Mamen Moreu publicado por Astiberri.
Una de las páginas del cómic Desastre de Mamen Moreu publicado por Astiberri.

– ¿Dónde encuentras la inspiración? ¿En la música, la literatura, el cine…? ¿Cuáles son las condiciones que necesitas para poder crear?

Donde más inspiración encuentro es hablando con mis amigas. Soy una persona muy lectora y también me gusta escribir, por eso también en la literatura encuentro mucha inspiración, aunque, lo que te digo, sobre todo después de la pandemia, hablar con mis amigas es lo que más me aporta, me ayuda a desconectar y me relaja. También escucho mucha música, pero cuando me tengo que poner a escribir y a dibujar necesito silencio absoluto. Cuando coloreo sí suelo escuchar podcasts.

– ¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto que podamos avanzar?

No puedo decir mucho porque es un tema que no está cerrado. Espero sacar pronto algo nuevo con Astiberri.

– Para terminar, una pregunta de recursos humanos. ¿Cómo te ves en cinco años?

Si las pandemias, guerras y crisis mundiales nos dejan, espero que por lo menos como ahora, pero espero que mucho mejor a nivel mental y laboral.

Cuestionario furioso de Mamen Moreu

Película favorita: La verdad es que no soy muy cinéfila, pero te puedo decir cualquiera del Studio Ghibli.

Serie favorita: Favorita no, pero de las últimas que he visto y me ha gustado mucho, ha sido Intimidad. Las actrices, sobre todo, hacen un trabajo espectacular.

Libro favorito: Te puedo decir mejor autoras. Por ejemplo, Carmen Laforet y Elena Fortún. De las más actuales, me quedo con Elisa Victoria y Sabina Urruca.

Cómic favorito: Me resulta muy difícil decirte cómics y más fácil decirte nombres. Mi máximo referente desde que yo tenía 15 años ha sido Albert Monteys. También me gustaría recomendar el trabajo de Irene Márquez, Laura Pérez y, como no, Flavita Banana.

Cantante, grupo o músico favoritx: Escucho de todo. Ahora estoy muy a full con Rosalía.

Artista plástico favoritx: Ángeles Santos. Si no conoces su obra y estás por Madrid, en el Reina Sofía está su cuadro Un mundo que es impresionante; además lo pintó con tan solo 19 años. También Paula Bonet; me encanta todo lo que hace.

Miedo tecnológico: Los miedos prefiero no revelarlos para que no me vengan a joder.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.