Baygón, el mata cucarachas

Lino

Me gustan las librerías, me gusta pasearme por los pasillos e ir mirando los libros hasta que una portada llama mi atención, entonces leo un poco. Si suena aburrido lo dejo donde estaba tal cual, pero si me parece interesante, apunto el nombre y lo busco en la biblioteca.

Antiguamente, los libreros me preguntaban si me podían ayudar. Ya no. Supongo que es porque me ven los zapatos, y saben que un tío que lleva unos zapatos tan reventados no va a gastarse un euro en un libro.

Los zapatos: el espejo del alma

Hace poco leí en algún lado un estudio sobre el calzado que decía algo así: “Los individuos que usan zapatos muy caros pertenecen a personas con altos salarios (el señor obvio ha venido a visitarnos), los llamativos son de personas extrovertidas. Zapatos muy limpios, aunque no necesariamente nuevos, pertenecen a personas limpias escrupulosas y cuidadosas (el señor obvio sigue entre nosotros). El calzado práctico y funcional es de persona agradable. Los botines son para personalidades agresivas y los que optan por zapatos incómodos pero bonitos, son personas tranquilas”.

Yo uso botines, según esta mierda de estudio soy un tipo agresivo. Me levanto por la mañana, me amarro los cordones y salgo a la calle a matar gente.

Hombre violento con botines
Hombre violento y agresivo con botines.

El hecho de que alguien haya podido cobrar por realizar este tipo de estudios es lo que me anima a no dejar de escribir. Si estas personas han logrado ganar dinero escribiendo estas gilipolleces, yo quizás también pueda conseguirlo.

Hay cosas en este “estudio” que son muy obvias, pero no podemos andar por ahí soltando que los que llevan botines son agresivos. Yo me he peleado dos veces en mi vida, una de ellas fue en el colegio y la otra pelea fue con un arbusto, que por cierto, ganó.

Empecé bien, pero me fui desinflando. A mi favor he de decir que ese día estaba borracho y que se notaba que el arbusto estaba curtido en este tipo de peleas callejeras.

Volvemos a las librerías

El otro día paseando por el Fnac encontré un libro que me llamó la atención, se llamaba La Cucaracha y trataba sobre cucarachas que se despiertan siendo humanos. Una versión divertida y distinta de lo que podría ser La Metamorfosis de Kafka, pero a la inversa. La idea me parece cojonuda. Una de las cucarachas del libro era el primer ministro de Reino Unido. Tengo que buscar este libro en la biblioteca.

La cucaracha de Ian McEwan. Baygón, el mata cucarachas
La cucaracha, de Ian McEwan

Este libro me hizo recordar una historia que me pasó hace muchísimo tiempo. Yo tendría unos quince años, era verano, hacía un calor infernal en Sevilla y me acaba de acostar, no creo que fuese más tarde de las 23:30.

Escuché cerca de la cama un ruido, como si alguien arrugara un trozo de papel, encendí la luz de la mesita de noche y allí estaban, dos cucarachas follando.

Esto me cabreó bastante, no porque se lo estuviesen pasando mejor que yo, sino porque me pareció una falta de educación. El piso de mis padres era pequeño, pero para unas cucarachas sería enorme, hubiesen tenido espacio de sobra en cualquier sitio, podrían haberse ido debajo del frigorífico que para ellas sería un campo de futbol techado, pero no, tenían que ponerse a follar en mi cuarto.

Seguramente eran una pareja de esas que se ponen cachondos cuando hay gente mirando.

Al poner que el piso de mis padres era pequeño he pensado que alguien debería de hacer un estudio sobre esto, uno que empezara por decir: Las personas con alto poder adquisitivo viven en casas grandes situadas en barrios buenos, y los pobres viven en pisos pequeños en barrios chungos.

Por cierto, ¿Os habéis dado cuenta la cantidad de pisos enanos en barrios de mierdas que tienen televisores enormes? ¿Puede ser porque contra más grande sea la televisión más puede sacarte de tu realidad? Un 3D a lo bestia.

Esto es una teoría que me acabo de inventar sobre la marcha, pero me he dicho, ¡coño! voy a escribirlo no sea que haya que hacer un estudio sobre esto.

Tengo un colega que vive en un piso de 40 metros cuadrados y tiene un televisor de 20 metros, esto es una exageración, pero por pocos metros. Seguro que cuando ve un capítulo de la serie Cuéntame cómo pasó y Antonio Alcántara le saca dos palmos. Es acojonante.

Imanol Arias en la peli de Antonio Alcántara. Cuéntame.
Imanol Arias en la peli de Antonio Alcántara. Cuéntame.

Volvemos al tema de las cucarachas, tengo que centrarme más, empiezo a escribir sobre libros y acabo hablando de tamaños de pisos y televisores.

Baygón: la campeona del barrio

Como iba diciendo, la luz no molestaba a las cucarachas, al revés, se volvían más activas. Pero me equivoqué, no estaban follando, se estaban peleando, bueno, realmente una se defendía como podía y la otra era una asesina en potencia que acabó por arrancarle la cabeza.

Era una hija de puta sanguinaria. Con esas cualidades podría haber sido una buena humana. La guardé en una caja de zapatos y le metí un trozo de lechuga. Dos días después ya tenía concertadas tres peleas en el colegio, a 20 duros cada una.

Ganó las tres peleas, la voz se corrió y Baygón, que fue el nombre que le puse, se hizo famosa en el barrio. Le daba de comer lechuga y pan de molde mojado en leche, le metí tres piedras dentro de la caja de cartón y las movía de un sitio a otro. Se estaba poniendo muy fuerte. A mi madre le daba asco, pero le hicimos un pequeño traje para que no fuera por ahí en pelotas.

Pasó el tiempo y yo seguía ganando dinero con sus peleas. Primero fueron monedillas pero luego pasamos a los billetes. A las pocas semanas me compré una bici y al mes una moto. Llegados a este punto uno pensará. A este tío se le ha ido la olla y nos está metiendo una trola brutal sobre una mierda de cucaracha, y es verdad, no os voy a mentir, en realidad sí que estaban follando. Por lo menos hasta que les estampé un botín de persona agresiva sobre sus cabezas. Luego las recogí y las tiré al váter.

©ToothyBJ. Baygón, el mata cucarachas.
©ToothyBJ

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *