‘Zack y Miri hacen una porno’: Snoochie Boochies (parte 8)

Sergio Márquez

Zack y Miri hacen una porno (2008) de Kevin Smith, debió ser su explosión definitiva en taquilla. En lugar de ello, se convirtió en una travesura sin malicia, pero de bochornoso resultado. ¿Cómo pudo el director de joyitas indies tales como «Clerks” o “Chasing Amy” terminar haciendo una peli sobre dos amigos que follan delante de una cámara para pagar el alquiler? Intentaremos explicarlo de la manera más furiosa posible.

 Al final de la década de los 2000 parecía que Kevin Smith no tendría que esforzarse más por alcanzar cierta relevancia mainstream, sino que el mainstream lo había alcanzado a él. El éxito de “Virgen a los Cuarenta”, “Lío Embarazoso” y “Supersalidos” confirmaba lo que “American Pie” sugirió en su momento: que las comedias explícitas estaban de moda y aseguraban beneficios. Se diría que este era el escenario perfecto para el lucimiento de Kevin, que llevaba más de una década produciendo historias picaronas y elocuentes.

 Tanto fue así, que cuando le propuso “Zack y Miri hacen una porno” a Harvey Weinstein (su eterno mecenas) este aceptó distribuirla sin pestañear. Las expectativas en torno a esta película eran las más altas de la carrera de Smith. Y más cuando Seth Rogen (el niño bonito de la comedia de por aquel entonces) aceptó unirse al reparto en el papel protagonista. En la compañía Weinstein se frotaban las manos al mismo tiempo que les aparecía en los ojos el simbolito del dólar.

 Qué equivocados estaban…

Zack y Miri hacen una porno
Zack y Miri hacen una porno

Hora de follar

 El argumento de la película es sencillo. Es invierno, y Zack y Miri (interpretada por Elizabeth Banks) son dos amigos de la infancia que comparten una casa en un pueblo de Pittsburgh, Pensilvania. Por alguna razón que se me escapa (puesto que ambos trabajan y viven en una zona que no es precisamente pobre) no tienen dinero para pagar ni el alquiler ni las facturas. Desesperados, deciden (según no sé qué lógica) que la solución a sus problemas pasa por rodar una película pornográfica.

 Para ello, toman dinero prestado de Delaney, compañero de trabajo de Zack. Juntos, reúnen a un desternillante reparto de deshechos sociales y gente rarita en general para actuar en su film. También alquilan una nave en desuso para utilizarla como set de rodaje. Después de esto ¡bum!, ya están listos para grabar “Star Whores”, una parodia sexual de la popular saga de ciencia-ficción.

 La cosa se tuerce cuando una empresa de demoliciones derriba el local. Estafados, y sin más dinero del que tirar, los personajes tocan fondo. Entonces, Zack tiene la brillante idea de rodar por las noches en la misma cafetería en la que trabaja. De modo que eso hacen.

Zack y Miri hacen una porno
Zack y Miri hacen una porno

 En la segunda noche de rodaje, toca la escena en la que los dos protagonistas se acuestan. En un giro de acontecimientos que no sorprende a nadie, lo que debía haber sido una simple transacción sexual para pagar los recibos se convierte en una muestra de los verdaderos sentimientos que Zack y Miri se profesan (en los que, incomprensiblemente, no habían reparado antes).

 ¿Dará fruto este romance, o se quedará en una efímera impresión postcoital? Para descubrirlo tendréis que ver la película. O no.

 Sin faldas y a lo loco

 ¿En qué estaría pensando Kevin Smith? En “Clerks”, “Chasing Amy”, “Dogma”, e incluso “Clerks IIhabía demostrado que tiene capacidad de sobra para contar una historia significativa, aun revestida de comedia y con su humor habitual de “culo, caca, pedo, pis”.

 Incluso en películas menos profundas, siempre le había dado una justificación a la vulgaridad, ya fuera para argumentar alguna idea acerca de las relaciones personales (“Mallrats”) o para hacer comedia (“Jay y Bob el Silencioso Contraatacan”). “Zack y Miri hacen una porno”, sin embargo, da la impresión de ser un festival de penes, culos y tetas un tanto gratuito. Y no me confundáis con un remilgado, por favor. No tengo nada en contra de la desnudez en el cine (a nadie le amarga un dulce), pero me gusta que tenga un por qué.

Zack y Miri hacen una porno
Seth Rogen y Elizabeth Banks en Zack y Miri hacen una porno

 Supongo que Smith quiere hacer un comentario acerca de la industria pornográfica desde el punto de vista humano, o algo así. En cualquier caso, opino (y me duele decirlo) que fracasa estrepitosamente. Tampoco le achaco ningún tipo de perversidad. La película no objetualiza a nadie (excepto, quizá a Jason Mewes) y no deja de ser una gamberrada inocente que no falta al respeto o la dignidad.

 Por otro lado, creo que afea la bonita relación de amigos que tienen Zack y Miri al principio del film. Y esto me sorprende viniendo de un director que ha hecho de la amistad uno de los temas centrales de su filmografía.

 Sé que el trato entre un par de amigos puede derivar en algo distinto. Pero la película no justifica este cambio en absoluto. Hasta entonces Zack y Miri se habían tenido cariño desde pequeños, y llevaban mucho tiempo compartiendo el mismo techo. ¿Acaso un polvo de un par de minutos delante de una cámara les ha hecho cambiar de sentir? El afecto que se tenían antes me parece mucho más entrañable y realista. Porque es complicado, pero sí, un chico y una chica pueden ser mejores amigos sin que haya de por medio un interés sexual.

Seth Rogen y Elizabeth Banks
Seth Rogen y Elizabeth Banks en Zack y Miri hacen una porno

 Hola, Vero, aprovecho para mandarte un saludo desde aquí.

‘Hold Me Up

 Hablar tan mal de una película de Kevin Smith me produce malestar general, así que me dispongo a resaltar algunos aspectos positivos.

 La canción que suena cuando Zack y Miri se acuestan otorga a la escena un peso emocional del que de ninguna otra manera podría tener. “Hold Me Up” es un tema inédito hasta entonces de la banda grunge Live. Tanto me chifla, que esperé hasta el lanzamiento de la edición conmemorativa del veinticinco aniversario del disco “Throwing Copper” para tenerla en CD. Me parece un pepino.

Hold me up in the palm of your hand.

Lying to you is a river of sin.

Your metaphores, your silent calls,

your feelings are too real.

Let them spew, a fall from grace

would do us good today…”.

 La bomba.

 Igualmente, la actuación de Jason Mewes interpretando a Lester the Molester (uno de los improvisados actores porno contratados por Zack y Miri) es, con diferencia, lo más gracioso de la película. Por primera vez en su carrera, Mewes no encarna a la primera mitad del dúo compuesto por Jay y Bob el Silencioso, ausente en este film.

 Seth Rogen y Elizabeth Banks caen bien hasta sin querer, y son divertidos por naturaleza. Como Zack y Miri, sin embargo, no gozan de demasiadas ocasiones para brillar.

 Jeff Anderson también juega un papel distinto al de “Clerks” y “Clerks II”, dando vida a Deacon, el cámara de la cinta pornográfica, ni la mitad de ingenioso que Randal Graves.

 Como última curiosidad mencionaré a Traci Lords, legendaria actriz porno en la vida real que interpreta a “Bubbles” (una mujer que sopla pompas de jabón con la vagina). Lords dio el salto al cine convencional a finales de los 80, y se hizo famosa junto a Johnny Depp en “Cry Baby”. Hoy en día sigue ejerciendo como actriz y es una celosa activista por los derechos LGTB. Así que bien por ella.

La pandilla de Zack y Miri hacen una porno.
La pandilla de Zack y Miri hacen una porno.

Patrullando el futuro

Pese a todo esto que os comento, lo cierto es que he visto “Zack y Miri hacen una porno” más veces de las que me gustaría admitir.

 La película se estrenó en octubre de 2008, recaudando menos de la mitad de lo que se esperaba. Las críticas tampoco fueron amables, como no es de extrañar, y dejaron a mi admirado Kevin Smith con las piernecillas templando.

 Pero el director tenía suficiente crédito acumulado como para que un gran estudio le diese otra oportunidad para conquistar a las masas. Poco después de “Zack y Miri hacen una porno” se puso a trabajar en “Cop out” (“Vaya par de polis”, en español). Y esta película resultó ser mucho mejor, ¿verdad? ¿Verdad?

 Oh, Dios…

Pasa por AQUÍ para ir a ‘Clerks’: Snoochie Boochies (Parte 1)

Pincha AQUÍ para ir a ‘Mallrats’: Snoochie Boochies (Parte 2)

Pincha AQUÍ para ir a ‘Chasing Amy’: Snoochie Boochies (Parte 3)

Dale AQUÍ para ir a ‘Dogma’: Snoochie Boochies (Parte 4)

Dale AQUÍ para ir a ‘Jay and Silent Bob Strike Back ’: Snoochie Boochies (Parte 5)

Pasa por AQUÍ para ir a ‘Jersey Girl ’: Snoochie Boochies (Parte 6)

Pasa por AQUÍ para ir a ‘Clerks II ’: Snoochie Boochies (Parte 7)

Dale AQUÍ para ir a ‘Cop Out’: Snoochie Boochies (Parte 9)

Pincha AQUÍpara ir a ‘Red State’: Snoochie Boochies (Parte 10)

Pincha AQUÍ para ir a ‘Tusk’: Snoochie Boochies (Parte 11)

Dale AQUÍ para ir a ‘Yoga Hosers’: Snoochie Boochies (Parte 12)

Dale AQUÍ para ir a ‘Jay & Silent Bob Reboot’: Snoochie Boochies (Parte 13)

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *