Las mejores pelis de terror de todos los tiempos (Parte 1)

Xesco Simón

Se acerca Halloween, y sabemos que queréis pasar miedo. Seguro que estáis haciendo vuestra lista de pelis de terror para ver reunidos bajo la luz de una vela y no tener valor ni para ir al baño.

Hemos pensado que quizá necesitéis ayuda, así que os vamos a mostrar nuestra propia lista.

Hemos excluido las que pertenecen al subgénero vampiros y zombis, ya que hace poco que os hablamos de ellas. Pero si lo que buscáis va de muertos vivientes y colmillos, aquí os dejamos los enlaces para que no tengáis que buscar.

Mejores pelis de vampiros AQUÍ

Mejores pelis de zombis AQUÍ

Comencemos:

The Exorcist (William Friedkin, 1973)

Una película que aún causa pesadillas. Linda Blair consiguió que nunca podamos olvidar su cara llena de vómitos y sangre. Desde entonces se han hecho muchas películas sobre exorcismos, pero ninguna ha logrado trasladarnos el miedo de sus protagonistas como lo ha hecho esta. ¿Aún no la has visto? Ahora es el momento.

Angst (Gerald Kargl, 1983)

La película que marcó el cine de Gaspar Noé. Seguimos los quehaceres de un serial killer hasta el final de sus consecuencias. El protagonista (espectacular interpretación de Erwin Leder) parece no poder controlar sus impulsos asesinos, da la sensación de que son ellos los que lo controlan a él.  Cine de terror hiperrealista que no podréis olvidar.

L’aldilà (Lucio Fulci, 1981)

Rebautizada en España como ‘El más allá’, la peli de Fulci nos lleva directamente al infierno. En el sótano del hotel en el que ocurre la acción está la puerta hacia los lugares más horribles que puedas imaginar. Muchos creen que es una película de zombis, y sí, hay muertos vivientes, pero no es solo eso. No apta para personas con aracnofobia.

Idí i Smotrí (Elem Klimov, 1985)

No, no nos hemos equivocado de lista. ‘Ven y mira’ es cine bélico soviético y una de las películas con las que ha pasado más miedo un servidor. Los niños protagonistas de la cinta, sus ojos, lo que ellos llegan a ver y lo que vemos nosotros, es una experiencia muy difícil de olvidar.

Eraserhead (David Lynch, 1977)

Opera prima del maestro Lynch. Adentrarse en la mente del genio nunca fue más perturbador y pesadillesco. A través de la vida del personaje interpretado por Jack Nance somos testigos del nacimiento de su deforme hijo y de su relación con la mujer del radiador. Maravilla no apta para todos los gustos.

Funny Games (Michael Haneke, 1997)

El amor por la tortura, el placer de la dominación, el engaño, los prejuicios, el exceso de confianza. De todo eso habla Haneke con su película. Para sus protagonistas son juegos divertidos, para las victimas es otra cosa. Tú decides en qué lado ponerte. Si escoges simplemente ser espectador, en esta película también serás observado.

A Tale of Two Sisters (Jee-woon Kim, 2003)

Una historia de fantasmas contada con una delicadeza sublime. Su banda sonora, interpretaciones, producción y diseño son excelentes. Cine artesanal. No creas todo lo que vas a ver, puede que solo esté en tu cabeza, o en la mente de la protagonista. Aunque quizá no sea así y todo es tan terrorífico como real.

A Serbian Film (Srdjan Spasojevic, 2010)

Un film tan original, arriesgado y atrevido que seguramente no te dejará acabar la peli. Cine polémico que entabla el debate de si todo vale en el cine o no. ¿Dónde está el límite de lo que se cuenta? ¿Quién pone los límites de lo que se puede ver o no? Sí, la película es mucho más fuerte de lo que puedas imaginar, pero es cine, son actores, maquillaje y todo está escrito. La vida puede ser peor.

C’est arrivé près de chez vous (Remy Belvaux, André Bonzel,Benoit Poelvoorde, 1992)

Aquí la llamaron ‘Ocurrió cerca de su casa’. Mejor película en Sitges. La peli, nos enseña la vida de un serial killer. Su día a día. Las cámaras de unos documentalistas lo siguen a todos lados grabando todo lo que dice y reflexiona y, como no, también sus crímenes. Todo vale para rodar un documental, ¿no? Benoit Poelvoorde como el psicópata está espectacular. Imprescindible.

The Wailing (Na Hong-jin, 2016)

Terror rural coreano. Perturbadora película sobre los misterios que esconde un pequeño pueblo. Un anciano ermitaño que hace poco que llegó a la comunidad, hará crecer las supercherías de los ciudadanos. La película tiene muchas formas de dar miedo, asesinatos, posesiones, contagio, la perdida de cordura… Es perturbadora, original y sobrecogedora, tienes que verla.

Cannibal Holocaust (Ruggero Deodato, 1980)

¿Es un documental o todo es ficción? Hay un poco de todo, cosas que ocurrieron de verdad, y otras que no. Atrévete a averiguar qué lo fue y qué no. No tiene mucha historia, pero ni falta que le hace. La película es para los fuertes de estómago. No ver después de comer.

https://www.youtube.com/watch?v=HUDTPw-eSVs&ab_channel=subtitlesarchive

Kill List (Ben Wheatley, 2011)

Excelente película que recuerda a otras cintas que aparecerán en esta lista. Kill List les da una vuelta de tuerca lo suficientemente interesante para disfrutarla sin tener en cuenta sus referencias. Peli sobre un sicario en paro que recibirá un encargo que ni él ni nosotros podremos olvidar.

The company of wolves (Neil Jordan, 1984)

¿Y si los cuentos no fueran tan inocentes como nos los imaginamos? Neil Jordan da su versión de cuentos sobradamente conocidos por todos. No querrás contárselos a tus hijos a la hora de dormir. Desde que la vi, dejé de mirar con los mismos ojos a las personas con una sola ceja. Cuando la veáis entenderéis por qué lo digo.

Grave (Julia Ducournau, 2016)

Excelente película sobre el canibalismo. Una joven estudiante de veterinaria con una familia completamente vegetariana comenzará a tener interés por la carne humana. Sabemos que en la pubertad y adolescencia debes descubrir quien eres, pues precisamente ese es el viaje por el que acompañaremos a nuestra protagonista.

Wrong Turn (Rob Schmidt, 2003)

Seguimos con los caníbales, esta vez en un bosque de West Virginia. La peli parece convencional, grupo de jóvenes que se pierde en coche… pero después el filme nos regala escenas los suficientemente salvajes y terroríficas como para ganarse estar en esta lista. En España la conocimos como Km 666 y tuvo muchas secuelas.

Repulsion (Roman Polanski, 1965)

El mejor Polanski nos acercó a la mente perturbada de una joven y angelical Catherine Deneuve. Poco a poco vemos como su personaje llega al destino final de sus tormentosas pesadillas y pensamientos. Ese destino es sobrecogedor y nos enseña lo fácil que es cruzar la línea de la locura.

House of 1000 Corpses (Rob Zombie, 2003)

La opera prima de Zombie es una ida de olla fascinante. Nos presenta a la familia de psicópatas más carismática de los últimos años, a la altura de la familia de leather face. Cine gore de calidad con un ritmo frenético que no nos deja ni respirar. Su paleta de colores, y la variedad de muertes que suceden en esa casa de los horrores nos dejará con ganas de más. Así que animaos a ver también su secuela: The devil’s Reject.

The Texas Chainsaw Massacre (Tobe Hopper, 1974)

Hablando de leather face… Aquí está su película. Clásico del terror instantáneo. Todo lo que ocurre y se ve en esta película es terrorífico, sacado de una mente más que retorcida. Y pensar que está basada en un asesino real da más miedo todavía. Cambió en nuestro imaginario para toda la vida lo que visualizamos cuando escuchamos una sierra eléctrica. El final es imborrable.

The Shining (Stanley Kubrick, 1975)

Seguimos con los clásicos. Kubrick decidió hacer terror y vaya si lo hizo. Adaptación de una de las mejores novelas del maestro Stephen King. Jack Nicholson y Shelley Duvall van a cuidar un hotel en la montaña con su hijo. Su hijo no será el único niño del hotel. El personaje de Nicholson no consiguió escribir un libro, pero nos hizo pasar miedo. Mucho.

The Fly (David Cronenberg, 1986)

El maestro Cronenberg nos regala la mejor interpretación de Jeff Goldblum como un científico que busca la teletransportación. Su personaje acaba sufriendo una de las mejores transformaciones que se han visto en el cine a causa de una mosca que se coló en la cápsula teletransportadora.

Haute Tension (Alexandre Aja, 2003)

Nada es lo que parece en la genial película de Alexandre Aja. Cécile De France interpreta (de forma magistral) a una chica que huye de un asesino obsesionado en matarla. La huida es desesperada y el desenlace es brutal. Al comienzo, la escena en la que aparece el asesino es soberbia.

Misery (Rob Reiner, 1990)

De nuevo la culpa es de Stephen King. La peli habla del fanatismo y de la imposición de la fuerza a la fragilidad. James Caan y Kathy Bates están increíbles. Hay un trastorno que hace que algunas madres enfermen a sus hijos o padres ancianos para así poder ir al médico y reconfortarse de lo buenas cuidadoras que son. Misery también tiene un poco de eso.

Cube (Vincenzo Natali, 1997)

Visionaria película en la que un puñado de personajes están atrapados en un cubo sin poder salir. El cubo tiene trampas horribles con las que puedes morir. Una genialidad de película que puedes ver infinidad de veces y que no ha perdido ninguna de sus virtudes. No apta en periodo de confinamiento.

Don’t Look Now (Nicolas Roeg, 1973)

En España, Amenaza en la sombra. Obra maestra del terror en la que un matrimonio que acaba de perder a su hija hace un viaje a Venecia por motivos de trabajo, restaurar una iglesia. Tendrán encuentros con personajes extraños que parecen conocer cosas sobre ellos o su hija. Puede que incluso con su hija.

May (Lucky Mackee, 2002)

Terrorífica cinta que juega con el mito de Frankenstein. Su actriz protagonista, Angela Bettis, hace la interpretación de su vida. Una chica a la que le encanta coser, las casas de muñecas y jugar con ellas. En pleno descubrimiento sexual necesita conocer a su pareja perfecta y vaya si lo hace. Muy recomendable.

À l’intérieur (Alexandre Bustillo y Julien Maury, 2007)

Una de las películas más fuertes y terroríficas que he podido ver. Peli de pocos personajes en una casa. Uno de ellos es una chica embarazada. Imaginad y os quedaréis cortos. Una de las mejores opciones para Halloween o para cualquier otro día en el que queráis sufrir.

Halloween (John Carpenter, 1978)

Mike Myers aparece en el día de Halloween para matar, matar y matar. Su música, y la careta de Myers ayudan a pasar miedo. El primer slasher de la historia. Todo un clásico indispensable en cualquier reunión de noche de pelis de miedo. Sustos por doquier y adolescentes asesinados a cuchilladas. Os gusta, ¿no?

Clic AQUÍ para ir a: Las mejores pelis de terror (PARTE 2)

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *