‘Supergirl’ de Bilquis Evely: la mujer del mañana

Sergio Márquez

Supergirl está de actualidad últimamente.

El pasado día 19 de febrero, el director argentino Andy Muschietti anunció el casting de la actriz de origen colombiano Sasha Calle para interpretar al personaje en la película The Flash. Cuatro meses después, hemos podido echarle un primer vistazo a su aspecto a través de unas fotos tomadas (a lo jíbiri) durante el rodaje.

Sasha Calle como Supergirl en The Flash.
Sasha Calle como Supergirl en The Flash.

Todo parece indicar, sin embargo, que Calle encarnará a una versión distinta de la Supergirl clásica, que para eso ya está Melissa Benoist. La actriz tejana lleva seis temporadas dándole vida a Kara Zor-El. Luminosa y divertida como la propia Benoist (suspiro), la serie Supergirl es un producto de entretenimiento legítimo que, además, ofrece un mensaje positivo a sus espectadoras más jóvenes.

Melissa Benoist como Supergirl en la serie de HBO.
Melissa Benoist como Supergirl en la serie de HBO.

En lo que respecta a los cómics, Supergirl lleva años siendo un personaje recurrente en las viñetas de la editorial DC. Además de jugar un papel esencial en grandes eventos tales como Crisis en tierras infinitas, también goza de historias de gran calidad en solitario. La última hija de Krypton es un ejemplo de ello, así como Renacimiento, o Los asesinos de Krypton.

A estos títulos se suma Supergirl: woman of tomorrow, cuyo primer número salió a la venta el 15 de junio de este mismo año.

Echémosle un vistazo.

Primer número de Supergirl: woman of tomorrow.
Primer número de Supergirl: woman of tomorrow.

La dibujante del mañana

Nada más abrirlo, nos quedamos embobados con el dibujo de Bilquis Evely, estrella (ya os lo adelantamos) de esta generosa grapa de 32 páginas.

Bilquis Evely.
Bilquis Evely.

Esta joven artista, nacida en São Paulo en 1990, lleva ya unos cuantos años asombrando en el mundo del cómic con su dominio de los lápices. Su estilo recuerda al de ilustradores americanos de principios y mediados del siglo XX como Charles Dana Gibson o Joseph Christian Leyendecker, salpimentado por influencias del cómic europeo y el manga.

A Supergirl le aporta una mezcla de la fantasía empleada en el Universo Sandman con las tablas superheroicas que adquirió en Wonder Woman, Detective Comics, y Batman Black & White. El resultado entusiasma, desde el diseño de los paisajes extraterrestres hasta la expresividad de los personajes (que lima, de hecho, algunas de las asperezas del guion).

La historia está narrada en primera persona por una tal Ruthye que se refiere a su yo más joven y a las circunstancias que propiciaron su encuentro con Supergirl. Natural de un planeta bañado por la luz de un sol rojo, presencia el asesinato de su padre por un tal Krem.

El dibujo de Bilquis Evely también puede recordar a el de P. Graig Russell ¿no os parece?
El dibujo de Bilquis Evely también puede recordar a el de P. Graig Russell ¿no os parece?

Como ninguno de sus hermanos mayores quiere hacer nada al respecto, Ruthye decirse tomarse la justicia por su mano. Siguiendo las huellas de Krem, llega hasta el otro lado de la llanura en la que vive. Ahí, entra en una posada y busca a alguien que le ayude a vengar la muerte de su padre a cambio de la valiosa espada que lleva consigo.

Y es aquí donde entra Supergirl.

Western extraterrestre

Si os suena de algo esta historia es que habéis leído Valor de ley o, al menos, habéis visto alguna de sus adaptaciones cinematográficas. El argumento es prácticamente calcado al de la famosa novela de Charles Portis, al menos hasta este punto.

 Supergirl acaba de cumplir 21 años, la edad legal para consumir alcohol en Estados Unidos. Su metabolismo kryptoniano, sin embargo, le impide emborracharse bajo la radiación de un sol amarillo como el nuestro. De modo que coge a Krypto, su perro, y hace un corto viaje a bordo de su nave hasta el planeta de Ruthye.

Aun desprovista de sus poderes (y con una buena caraja encima) Kara pega una paliza a un individuo sin escrúpulos. Ante semejante despliegue, Ruthye suplica su ayuda para encontrar y matar al asesino de su padre. Supergirl empatiza con ella, pero su estricto código moral le impide llevar la misión a cabo.

Ruthye y Supergirl.
Ruthye y Supergirl.

La niña, sin embargo, insiste, y persigue a Kara y Krypto de vuelta a la nave. Entonces son sorprendidos por el propio Krem, el cual les ataca con flechas. Pese a estar bajo un sol rojo, Supergirl es un rival formidable. Aun sangrando copiosamente, derrota al villano. Este, sin embargo, escapa corriendo y se interna en la nave. Esta cierra sus compuertas y despega, entendemos que preprogramada para volver a la Tierra.

Así, Kara se queda varada en un planeta extraño, malherida, y sin forma aparente de volver a casa.

Felices 21 años, Supergirl

El guion de este cómic corre a cargo de Tom King, del que ya hablamos en el artículo sobre Mister Miracle.

La propuesta de Supergirl: woman of tomorrow, resulta interesante, y el currículum de King invita al optimismo. En su intento por hacer al personaje de Kara más atrayente y actual, sin embargo, la representa de una forma bastante poco característica. Vomitando en un cubo y soltando palabrotas, recuerda más a la Melissa Benoist de Jay y Bob el Silencioso: el reboot que a la imagen clásica que tenemos de Supergirl.

Pese a que esto sea cierto, no queremos pecar de puretas. Los cambios, si se hacen con criterio, no tienen por qué ser malos. De modo que ejerceremos paciencia y permaneceremos a la espera. No en vano, aún quedan siete números más para el final de la historia.

Al igual que ocurría con la primera entrega de Wondergirl, tendremos que esperar un poco para poder leer las nuevas aventuras de Kara Zor-El en español. Entre tanto, podemos hacernos con su primer capítulo en inglés, en formato digital.

Become a Patron!

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *