· ·

‘Creatura’, de Elena Martín: lo que nadie se atrevió a contar sobre la represión sexual

Este viernes llega a los cines Creatura, segunda película de Elena Martín Gimeno, la actriz, directora y guionista que ya nos encandiló con su Julia Ist, una película que comparte más de lo que podría parecer con Creatura.

Si la primera le da una vuelta de tuerca a lo que uno piensa sobre las experiencias de una estudiante de Erasmus y nos habla de temas como la soledad, la madurez o la introspección, Creatura hace lo propio sobre la sexualidad femenina, o, mejor dicho, sobre la sexualidad, ya que también expone la masculina.

Su mirada está lejos de la complacencia o los lugares comunes de un tema como este. Elena Martín mira donde nadie quiere o se atreve a mirar y nos muestra desde un lente tan cristalino y honesto como el mar de los paisajes de L’Escala que salpican la película, el dolor que genera la represión sexual.

Póster de Creatura.
Póster de Creatura.

Creatura: tres miradas, una mujer

La película nos presenta a Mila (Elena Martín Gimeno) y Marcel (Oriol Pla), dos treintañeros que deciden mudarse de Barcelona a la casa de vacaciones de Gerard (Alex Brendemühl) y Diana (Clara Segura), los padres de Mila.

Mila y Marcel parecen ser una pareja moderna que trabaja en remoto y disfrutan de la tranquilidad de un pueblo de la Costa Brava como L’Escala, pero su sexualidad está lejos de la modernidad urbanita que aparentan. Está lejos de ser sana. Mila se castiga y enferma por sus impulsos sexuales y Marcel se llena de inseguridades y complejos, pero, como siempre, todo tiene un principio.

Gracias a los recuerdos de la Mila de treinta años, podremos entender mejor el origen de los problemas sexuales que aún hoy sufre y lucha por comprender.

En ese mismo escenario costero, Creatura nos mostrará cómo fue la niñez y la adolescencia de Mila. Seremos testigos de la curiosidad y el aprendizaje vicario de Mila cuando tenía cinco años (Mila Borràs) y de su despertar sexual a los 15 (Clàudia Dalmau). Elena Martín consigue transportarnos a los 90 y a los 2000 en un riguroso ejercicio de fidelidad de unos tiempos para algunos y algunas ya muy lejanos.

Lo bien escogida que está la música, y el cuidado vestuario y arte, son esenciales para conseguirlo, pero donde sorprende es en su capacidad para que los personajes hablen como se hacía en ese tiempo y lugar. Lo consigue sin caer en el tópico o la artificiosidad. Sin duda, los diálogos del guion, firmado junto a Clara Roquet, son precisos, naturales y extremadamente realistas en cada una de las épocas. Cabe destacar cómo consiguen hablar en el lenguaje mágico de una niña de cinco años.

Elena Martín en Creatura.
Elena Martín en Creatura.

Creatura, una película de la que se hablará durante mucho tiempo

Elena Martín se acerca al cine de Joaquim Trier en Thelma o La peor persona del mundo no solo por la forma de tratar la feminidad. La excepcional fotografía de Alana Mejía o la maravillosa música de Clara Aguilar, consiguen que recordemos, para bien, el cine del director noruego. Pero no se queda ahí. Su obra, independientemente de sus referentes, es personal y claramente identificable.

Me gustó especialmente su forma de mostrar el mundo onírico de algunos recuerdos o de los propios sueños. La presentación del personaje de Mila con 15 años en el mar viendo a sus amigos jugar y bailar frente a ella, me puso la piel de gallina. Creatura es una película de una belleza notable, no solo por sus exteriores, la composición de sus imágenes es preciosa.

Elena Martín construye un film bello a la par que complejo. Su meticuloso montaje de recuerdos y sueños consigue que aprendas cómo es Mila prácticamente a la misma vez que ella. O mejor aún, que aprendas cómo eres tú.

Seas hombre o mujer, es imposible no sentirse identificado con lo que nos cuenta Creatura. Es imposible que no te remueva del asiento. Que no te haga recordar. Que no viajes por los recuerdos de tu propia vida junto a Mila.

¿Quién no ha sentido o siente la represión de la que habla la película? ¿Quién no ha sufrido los prejuicios patriarcales de una sexualidad que nos han mostrado como pecaminosa y culpable? ¿Quién ha vivido alejada o alejado de la oscura sombra cristiana y puritana de la sexualidad, aun perteneciendo a familias progres, cultas y burguesas como las de Creatura?

Elena Martín hace que busquemos las respuestas a esas preguntas. Plantea cuestiones interesantísimas al respecto, como, ¿por qué la fisicidad del cariño de los padres a sus hijas cambia cuando estas se hacen mayores?

El punto de vista de la directora muestra, pero no juzga, quiere que seas tú la que hagas ese trabajo. Si quieres. No se coloca en posiciones de buenos y malos, de blanco o negro. Su gama de grises es compleja y profunda. Quiere que, como su protagonista, recordemos. ¿Cuándo comenzamos a sentir algo relacionado con nuestro sexo? ¿Cuándo nos masturbamos por primera vez? ¿Cuándo nos pusimos o nos pusieron la primera etiqueta sobre cómo afrontábamos nuestra sexualidad? ¿Alguna vez seremos libres de esa represión? ¿Seremos sinceras con nosotras o nosotros mismos en algún momento?

Clàudia Dalmau en Creatura.
Clàudia Dalmau en Creatura.

El maravilloso reparto de Creatura

No puedo pasar por aquí sin destacar el espectacular trabajo del reparto de la película. Elena Martín está muy bien como la Mila de 30 años, pero lo mejor de su interpretación lo encontramos en su valentía, compromiso, libertad y generosidad a la hora de afrontar su personaje.

Oriol Pla, está genial, como de costumbre. Su personaje sufre una serie de conflictos internos que Oriol nos transmite desde esa verdad a la que él se abraza sin miedo ni reparos.

Alex Brendemühl y Clara Segura están geniales como los padres de Mila. Su complicidad, sus miradas y su capacidad para que sepamos lo que piensan sus personajes en todo momento, es maravillosa.

Marc Catanyà y Carla Linares interpretan a los padres de Mila cuando ella tiene cinco años. Conocía el buen hacer de Carla, que aquí vuelve a hacer un delicioso y emocional trabajo, pero me ha sorprendido Marc. Esta es su primera película, antes lo pudimos ver en la tv-movie El cas dels catalans. Las escenas de Mila de pequeña con Marc recuerdan, y mucho, a Aftersun, y es que, es innegable el parecido de Catanyà con Paul Mescal. Ojo a sus futuros trabajos.

Pero si hay dos actrices que se deben llevar todos los laureles por sus interpretaciones, son Clàudia Dalmau y Mila Borràs. Clàudia interpreta a Mila con 15 años, y construye a su personaje desde un lugar tan honesto, tan real, que apabulla. La etapa coming-of-age es muy compleja y Clàudia consigue que veamos en ella todo el proceso de crecimiento, deseo, descubrimiento y frustración. Una de sus últimas escenas junto a Brendemühl, es auténticamente demoledora y ella está soberbia.

Mila Borràs consigue esa naturalidad infantil tan difícil de describir y tan fácil de detectar cuando la ves en una actriz como ella. Su trabajo es magnético.

Mila Borràs y Marc Catanyà en Creatura.
Mila Borràs y Marc Catanyà en Creatura.

Creatura, la confirmación de una carrera imparable

Sí, Creatura es una de las películas del año, sé que la frase ya está muy manida, pero es así. La nueva película de Elena Martí Gimeno le cambia el vestido a ese género tan prolífico en nuestro país como es el drama social y nos entrega una película con algunas pinceladas de cinta de terror o thriller que nos hará plantearnos un buen puñado de preguntas que ya teníamos guardadas, pero aún sin responder.

Creatura es el estreno que no te debes perder este fin de semana, una cinta que no da vergüenza recomendar, una película adulta, valiente, arriesgada, divertida, artesanal que, desde su potente comienzo, no te soltará durante mucho tiempo.

Elena Martín. Foto de Pol Rebaque.
Elena Martín. Foto de Pol Rebaque.

Sobre Elena Martín Gimeno

A caballo entre el teatro y el cine, Elena Martín Gimeno es una actriz, guionista y directora barcelonesa. Su ópera prima como directora, en la que también actuaba en el papel protagonista, Júlia Ist, se alzó con la Biznaga de Plata a Mejor Película y Mejor Directora en Zonazine del Festival de Málaga. Como actriz ha protagonizado Suc de síndria (Premio Goya al Mejor Cortometraje), Con el Viento (Berlinale Forum) o Las amigas de Ágata (Festival D’A). Entre otros, ha participado como guionista en la serie Veneno (Atresmedia) y como directora en las series Vida Perfecta (Movistar+) y En Casa (HBO Max).

Con Creatura, Elena Martín ha hecho historia al recibir el prestigioso premio a la mejor película europea de la Quincena de Cineastas de Cannes, siendo la primera vez en la que lo gana una película española. Estamos seguras de que, tanto ella, como su película, seguirán haciendo historia.

Saludos furiosos.

Comentarios

en este artículo

Aún no tenemos comentarios. ¡¡Puedes ser el primero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *